martes 20/4/21

Estrella Digital

Persigue tu porqué

Pandemia y amor
Pandemia

Ha pasado un año y estamos vivos, algo que el año pasado por estas fechas no hubiéramos podido garantizar, pero si lo pensamos detenidamente es un gran logro personal de cada uno de nosotros.

Adaptarnos a la nueva situación no ha sido fácil, hemos tenido que cambiar nuestra forma de vida, de trabajo, cuando lo hemos podido mantener, además de afrontar la enfermedad nuestra o de personas queridas e incluso su muerte, pero a pesar de la dificultad lo hemos conseguido.

Es verdad que estamos cansados y cualquier cometido nos requiere un esfuerzo mucho mayor que antes, la apatía ha llamado a nuestra puerta, pero tenemos que saber que es un mecanismo de autodefensa que es normal que se desencadene en un momento como el actual, pero tenemos que ponernos en acción para salir de ahí, una situación de desánimo disminuye nuestras defensas y eso incrementa enormemente nuestras posibilidades de enfermar.

La buena noticia es que está en nuestras manos vencer la apatía, tomando la decisión de cambiar nuestros pensamientos, decisiones y acciones en nuestro día a día, del “yo” al “nosotros”, adoptando una actitud de apoyo a las personas que tenemos cerca, intentando comprenderlas, estemos o no de acuerdo con ellas, cuidándolas o escuchándolas con empatía. El dar sin esperar nada a cambio es otra de las armas clave para recuperar nuestra alegría.

Es importante ser cauteloso con las expectativas a corto y medio plazo en cosas que no dependan exclusivamente de nosotros. Si hubiéramos puesto nuestra ilusión, nuestro foco en irnos a la playa de vacaciones estos días, ahora mismo, nos encontraríamos con una gran contrariedad que afrontar y en la situación anímica que nos hayamos, supondría lo mismo que correr la San Silvestre sin habernos preparado. 

El no saber cuánto tiempo vamos a tener que vivir así, nos genera angustia, por eso lo mejor es concentrarnos en establecer metas a corto plazo dirigidas a mejorar nuestro comportamiento, habilidades, detectar nuestros talentos, nuestro propósito y poner en marcha acciones que nos permitan alcanzarlas. Lograr vencer los retos que la vida ponga en nuestro camino aumentará nuestra autoconfianza y la satisfacción de ser mejores personas.

La libertad interior nadie nos la puede arrebatar y es la que confiere a la vida intención y sentido. Nosotros somos los que decidimos lo que queremos ser. Ante una misma situación hay personas que reaccionan aceptándola y construyendo en positivo y otras renegando. ¿Cómo prefieres verte? Esa es tu decisión.

Mantener la esperanza en un futuro mejor, trabajando para alcanzarlo desde nuestro “ser” nos ayudará a superar la adversidad y a crecer mucho más de lo que puedes imaginar.

Decía Nietzsche “Quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo”

Ese porqué será el que te dará la fuerza para levantarte, seguir y conseguir tu razón de vivir.

https://www.linkedin.com/in/myriam-gonzalez-navarro

Comentarios