lunes 2/8/21

Liderar el cambio en femenino

Este mes de marzo está dedicado a la mujer, gran oportunidad para poner en valor la grandeza de serlo. Vivimos en un tiempo de cambio, en el que las mujeres podemos ser las protagonistas, si somos capaces de darnos cuenta que nosotras, con nuestros valores, nuestras habilidades y nuestros talentos podemos liderarlo

Mujer ejecutiva
Mujer ejecutiva

El amor es uno de nuestros grandes activos, como decía Mahatma Gandhi: “El amor es la fuerza más humilde pero la más poderosa de la que dispone el mundo”. Vivimos en una sociedad en la que mucha gente ha olvidado lo que significa amar y la realidad es que todos necesitamos que nos quieran. Nosotras educamos a nuestros hijos mediante el ejemplo diario lo que significa amar (intención de entender, cuidar e influir, pero también corregir, establecer límites y exigir cuando la situación lo requiera) siendo sus referentes, tenemos que enseñarles a quererse y para ello es imprescindible que nos queramos nosotras. 

La generosidad, ese valor que ponemos en acción nada más levantarnos por la mañana, cuando pensamos la comida que les gustará más a nuestros hijos, los llevamos al colegio, nos levantamos a medianoche cuando la pesadilla o la fiebre irrumpe en nuestras vidas, el médico, los deberes etc. Nuestra vida es un “DAR” continuo, pero esa disposición a “DAR sin esperar nada cambio” es realmente lo que nos puede llevar a alcanzar el éxito. Nadie alcanza el verdadero éxito sin esfuerzo, que se lo digan a Carolina Marín. 

Cuando amamos y somos generosas con las personas, conseguimos su confianza que es el verdadero fundamento del liderazgo. La coherencia en nuestras acciones entre lo que decimos y hacemos, el trabajo diario hacia la excelencia personal y profesional es lo que nos convierte en verdaderas líderes, por lo que SOMOS no por lo que TENEMOS.

Confiar en nosotras mismas, es nuestro mayor reto. 

Ser conscientes de nuestras capacidades. 

Comprometernos con nuestro propósito que incluya el ámbito personal y profesional. Trabajar la inteligencia emocional, relacional, social, la empatía, la comunicación en positivo, la proactividad, aprender a negociar, tomar decisiones, estrategia, gestión del tiempo, querer aprender, son herramientas indispensables para lograr la excelencia personal y profesional. 

Cuidar nuestra salud es esencial, debe ser nuestra prioridad.

Crear nuestra red de contactos, desde el “DAR sin esperar nada a cambio”. Ayudando a crecer a las personas y haciéndolas brillar, hará que logremos nuestro propósito de vida y la felicidad.

Comprometernos con el liderazgo, está en nuestras manos, dando un paso al frente y actuando.

La gratitud es una de las mayores virtudes de una líder. El mes de marzo es un buen momento para dar las gracias a todas las mujeres que nos han dejado, sin saberlo, eran verdaderas líderes.

Gracias por enseñarnos a amar

Gracias por enseñarnos la importancia de la generosidad, ayudando a crecer y a brillar a otras mujeres.

Gracias por enseñarnos a ser valientes y a superar las adversidades de la vida.

Gracias por vuestro ejemplo del día a día, a pesar de ir corriendo a todas partes y no daros la vida, nos recibíais con una sonrisa.

Gracias por confiar en nosotras e impulsarnos a que consiguiéramos nuestras metas.

Gracias por ayudarnos a que lográramos desarrollar nuestros talentos y nuestros propósitos de vida.

Hoy las mujeres tenemos una gran responsabilidad, seguir su estela para lograr ese cambio social que nos permita vivir en igualdad. 

Myriam I. González Navarro

Comentarios