Más cojonera que nunca, se acabó lo de ser sólo el logo de las cadenas, de aguantar lo que me pongan sin rechistar

'Llorard' Piqué, fuera de la selección española de fútbol

Piqué y Lopetegui.
Piqué y Lopetegui.
'Llorard' Piqué, fuera de la selección española de fútbol

Estaba tan deprimida con la oferta televisiva de los lunes, con un Bertín Osborne que ya aburre a las ovejas (salvo que tenga a una Paz Padilla de turno que haga las gracias por él, y no era el caso de la sosita de Ana Torroja), con un García Ferreras que amenaza con aparecer todos los días y a todas horas en La Sexta mientras dure el conflicto catalán, que va para largo además, y con 'Ministerio del Tiempo' con uno de esos capítulos que Olivares no ha sabido ni cómo desarrollar ni cómo terminar, que decidí poner las radios deportivas, a ver si me entretenían un poco más. 

Craso error. Lo único que hicieron fueron ponerme de mala leche, por no decir algo peor. Y todo porque allí estaba, primero en la Ser y después en la Cope, el señor Julen Lopetegui, el 'último favor' que hizo Ángel Maria Villar al fútbol español, después de darle a dedo el cargo, debe ser que por aquello de ser vasco como él (en su currículum como entrenador tiene como 'logros' el haber bajado al Rayo Vallecano, el no haber subido al Castilla y el no haber ganado ningún título con el Oporto, club acostumbrado a hacerlo).

Pues allí estaba el guipuzcoano y no hablando de fútbol sino ejerciendo como abogado defensor de Gerard Piqué, 'Llorar' Piqué para todo el mundo desde el pasado fin de semana. El técnico indicaba que "le he visto bien y por eso está con nosotros. Está con ganas y motivado y esperando que todo el mundo echemos agua fría a tanta agua hirviendo y tanta situación desagradable".

Preguntado por Juanma Castaño si el jugador también había echado 'agua fría a tanta agua hirviendo' con su tuit de por la tarde, criticando las cargas policiales en Cataluña, Julen precisó que "no, no he estado muy pendiente de los tuits. Las declaraciones que salgan de aquí tienen que ser de lo que nos ocupa. Sé que la situación es desagradable pero pido un poco de raciocinio a todo el mundo".

El presentador de El partido de las 12 de la Cadena Cope le preguntó entonces si "¿no es incongruente esas declaraciones con tener el escudo de España en el pecho?", y el pizpireto seleccionador (creo que hasta yo habría clasificado con esa plantilla a España para el Mundial de Rusia) afirmó que "yo tengo mi opinión pero me la reservo porque tengo una responsabilidad por encima de eso", pero, como siempre suele ocurrir en estos casos, terminó culpando a los de siempre, "sí tengo la sensación de que no nos van a ayudar mucho los medios teniendo en cuenta el cariz de la situación".

Menos mal que esta vez no dio con el 'pelota' de Manu Carreño, que, como suele ser norma de la mayoría de periodistas deportivos, en la Ser le había dado más palmaditas en la espalda que Junqueras a Puigdemont el pasado fin de semana. Castaño sí demostró su profesionalidad y le respondió que "no, perdón Julen, porque eso sí nos atañe directamente a nosotros. ¿Cómo le vamos a llorar si es él quien en su cuenta de Twitter habla exclusivamente del conflicto catalán? ¿O ha puesto un tuit Piqué hablando de Albania? [...] Julen, este país está viviendo una situación mucho más importante que un partido de fútbol. Y la gente en Alicante va a reaccionar y va a ser muy desagradable".

Ahí se terminó todo. Afortunadamente para Julen. Cómo le dijo Castaño, sólo habrá que esperar hasta el viernes para ver si el populacho sube el pulgar hacia arriba o hacia abajo. A Piqué, el mismo que insultó a la Guardia Urbana por ponerle una multa de tráfico a su hermano ("esta multa la va a pagar tu padre. Sois unos chulos y me tenéis envidia por ser famoso"), parece que nadie le ha enseñado todavía que hay unos códigos intangibles que exigen un mínimo de respeto a las leyes. Él, como todos los nacionalistas, se siguen creyendo que lo suyo es suyo y lo de los demás, de todos, y que siempre pueden hacer lo que mejor les convenga en cada momento. 

¿Por qué sigue Piqué en la selección española si realmente, por los tuits que escribe, pone tanto en tela de juicio las leyes españolas? ¿Por qué no es coherente con sus pensamientos, tan lícitos como los de cualquiera, y, hasta que haya selección catalana, no se limita a jugar con su club? A este paso hasta una mosca como yo va a tener que creer que dichos populares como que 'los catalanes son agarraos' o que 'la pela es la pela' son ciertos. Que 'Llorar' Piqué quiere amasar cuanta más fortuna pueda ahora, incluyendo las primas de la selección, para cuando lleguen las vacas flacas y los discos de Shakira no se vendan.