martes 22.10.2019

Joyas Ocultas: Shack, un sonido y una droga

Los hermanos Michael y John Head, integrantes de las banda Shack.
Los hermanos Michael y John Head, integrantes de las banda Shack.

Hay una parte de mí que se pregunta si realmente debería escribir sobre Shack. Soy la clase de persona a la que le gustan los secretos, el conocimiento reservado a unos pocos. Te sientes parte de una organización secreta, como un tipo de secta. Y cuando conoces a un compañero de ésta, no tardas en crear vínculos. Por otro lado, sería una gran pérdida no compartir la música de este cuarteto de Liverpool con tanta gente como fuera posible.

La historia de Shack trata de dificultades, una terrible suerte y básicamente una desafortunada indiferencia hacia un talento increíble. Formado de las cenizas de The Pale Fountains en 1987 por Michael Head y su hermano pequeño John, lanzaron su primer álbum, ‘Zilch’, producido por su amigo Ian Broudie de The Lightning Seeds, en 1988. Las reseñas fueron mediocres y las ventas tirando a pobres debido a la discutible sobreproducción en ciertas partes del disco. Sin embargo, en canciones como ‘Realization’, se puede escuchar ya lo que estaba por venir.

En el momento del lanzamiento de su primer disco, algo estaba germinando en la música británica a tan solo 55 kilómetros de la ciudad natal y baluarte de Shack; Manchester se convertía en ‘Madchester’, el éxtasis y The Stone Roses llegaron a las calles. Michael Head encontró un sonido y una droga que transformaría la música de Shack en algo que sobrepasaba con creces lo 'indie'.

shack-la-locomotive-paris-1990-7

Shack volvió al estudio en 1991 para grabar lo que muchos calificarían como su mejor álbum, ‘Waterpistol’. Un hermano más orgánico y acústico de ‘Fools Gold’ de The Roses. Este debería haber sido un nuevo comienzo, pero lo que vino después hizo que los siguientes cuatro años se convirtieran en un vacío musical para Michael Head: drogas y depresión. ‘Waterpistol’ se convirtió en un legendario álbum perdido.

Un incendio en el estudio de grabación destruyo los originales (y lo que pensaron que eran las únicas copias) del álbum. Por suerte, el productor Chris Allison se había llevado consigo algunas copias de las cintas en un viaje por América. Esto fue antes de la era de internet, y no fue hasta que Allison volvió a Inglaterra cuando se enteró de lo sucedido. Increíblemente, se dio cuenta de que había dejado todas las cintas que quedaban en el coche de alquiler que utilizó en Estados Unidos, y sorprendentemente consiguió recuperar éstas un tiempo después, pero por desgracia no a tiempo para salvar al grupo. Las cintas no fueron lo único que se quemó. Como consecuencia del fuego la compañía discográfica fue a pique y el grupo acabo por disolverse. El álbum cayo en el olvido, y Michael Head se dio a la heroína. Ese debía haber sido el final de la historia. 

Avanzamos hasta 1995, el 'Britpop' es ahora indiscutiblemente la mayor de las tendencias, y la compañía independiente alemana Marina decide involucrarse y lanzar ‘Waterpistol’. En esta ocasión las críticas fueron espectaculares, pero de nuevo no se vendió del todo bien, incluso con Noel Gallagher reconociendo a Michael Head como el mejor escritor musical del mundo.

mick-head-2

‘Waterpistol’ no era 'Britpop', y en ello residía el problema en esta ocasión. Su naturaleza sofisticada, íntima y reflexiva no encajaba con ese estado de ánimo eléctrico y seguro de sí mismo del momento. No había sitio para la conmovedora y gentil ‘Time Machine’, o la embaucadora y otoñal belleza jazzista de ‘Undecided’

Los hermanos Head no se quedaron totalmente parados tras la ruptura de Shack en 1991. En 1992 participaron en giras con Love de Arthur Lee, un músico que ambos veían como su héroe, y en 1996 lanzaron ‘The Magical World of the Strands’ bajo el nombre de Michael Head and the Strands con un sorprendente reclamo de la crítica.

Michael Head aun peleaba contra sí mismo cuando Shack volvió a juntarse para grabar ‘HMS Fable’ en 1998. ¿Qué se puede decir sobre la música y las drogas? Los opiáceos liberan la conciencia, y con ella las facultades para funcionar entre los límites de lo aceptable, destruyendo todo a su alrededor. Pero también te permite expresar emociones a un nivel completamente diferente, más allá de los límites que la vida injustamente pone. Escucha ‘The Streets of Kenny’. Una caótica misión para alguien colocado. Fluye en la mente de Head mientras acepta su terrible, pero hermoso anhelo por escapar. No puedes escribir algo así estando sobrio. ‘Lend some Dough’ entra explícitamente en la maníaca mente de un adicto con síndrome de abstinencia. Aun con todo, Head logra convertirlo en una preciosa historia veraniega, hasta que rompe en una extraña secuencia de sueños.

Esta vez, fue bien reconocido por las críticas y finalmente algunos fans más. Sigue llamando a la puerta hasta que alguien te abra. La cara de Michael Head aparecía en las portadas de varias revistas musicales de renombre. Tanto Uncut como NME incluyeron HMS Fable entre los 10 mejores albums del año.

shack-nme

El siguiente disco, ‘Here´s Tom with the weather’, fue recibido muy favorablemente e incluye canciones como ‘On the Terrace’ y ‘Miles Apart’, que, aunque son totalmente diferentes, ambas cambian de la melancolía a la alegría sin esfuerzo; al igual que The Beatles.

Pero, aún sigues sin haber oído hablar de ellos, ¿verdad? Entra en Amazon e intenta comprar ‘Waterpistol’. El CD ronda los 50 euros, y unos 100 euros el vinilo. En 2005, Noel Gallagher estaba decidido a hacer lo correcto, llevándoles a su propio sello (Sour Mash Records). El resultado fue ‘On the corners of Miles and Gil’, un guiño a Miles Davis y Gil Scott Heron. Otro gran álbum. Éste fue seguido de un recopilatorio de grandes éxitos (Time Machine) en 2007. El grupo se disolvió en 2010.

Un muy deseado reencuentro de The Pale Fountains tuvo lugar entre medias, tocando en un par de conciertos y después silencio… pero extraordinariamente éste cuento de hadas tiene final feliz.

Michel Head está limpio, tiene un nuevo grupo y actualmente toca y compone. Busca en Google ‘Michael Head and the Red Elastic Band’. Sigue su música, y ya decides tú si vale la pena.

follow_lamusica_logo_v2_pequeño

Joyas Ocultas: Shack, un sonido y una droga
Comentarios