martes 11/5/21

Estrella Digital

Enhorabuena, Tezanos, nadie cree ya en el CIS

elecciones madrid

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) lo ha vuelto a hacer. La encuesta preelectoral de José Luis Tezanos para la Comunidad de Madrid ha acaparado estos días muchos titulares, pero no precisamente por los resultados que arroja. Ésta vez no ha sido noticia por desligarse completamente del resto de sondeos publicados ni por perjudicar claramente al centro derecha –que también–, sino por algo mucho más gordo, esto es, por ofrecer unas cifras erróneas, mal calculadas. Así lo han advertido un buen número de expertos demoscópicos, que han alertado de un fallo en el cálculo del número de escaños que corresponde a cada partido. Estos analistas recuerdan que en unas elecciones con circunscripción única y con muchos diputados en juego la relación entre votos y escaños es proporcional, por lo que no puede ser que Podemos, con el 8,7 % de los votos, obtenga 10 escaños, y Vox, con el 5,4 %, obtenga 9. Bien hecho el cálculo, la izquierda lograría 70 escaños y la derecha 66, y no empatarían ambas a 68, como indica el CIS.

 

Este error ha sido visto por muchos medios de comunicación como algo deliberado, urdido por Tezanos para movilizar el voto de los socialistas el próximo 4 de mayo, mucho menos motivado que el del PP según los datos del propio sondeo. Expertos como Miguel Díaz, director de ‘Electomanía’, no se atreven a sacar conclusiones y recuerdan en declaraciones a LA RAZÓN el prestigio del CIS, “la encuestadora con la muestra más amplia y con desgloses profundos, ya no solo respecto al voto sino también respecto a las preocupaciones de los españoles”. El analista sí reconoce que meteduras de pata como ésta emborronan el buen hacer de la institución, y señala que con el empate entre los bloques de derecha e izquierda “se ha intentado jugar con el efecto bomba informativo”.

 

Esta polémica se suma a la larga lista de escándalos que el organismo público ha protagonizado desde la llegada de Tezanos. Hasta ese momento cabe recordar que gozaba de una excelente reputación, a lo que contribuyó el hecho de que sus anteriores presidentes fueran especialistas respetados que siempre mantuvieron su imparcialidad y profesionalidad. El CIS es además una institución única en Europa, que destaca por la amplitud de la muestra de sus sondeos y por haber sido un fiel reflejo del sentir ciudadano en cuestiones políticas y económicas en los últimos veinticinco años.

 

El nombramiento en 2018 de José Luis Tezanos, ex miembro de la Ejecutiva del PSOE, como presidente, ha ido dinamitando poco a poco la excelente trayectoria de este organismo que, por cierto, pagamos todos los españoles. En la publicación de sus primeros barómetros ya se observaba una inclinación del nuevo presidente de beneficiar a la izquierda y, en concreto, a su partido, además de arrojar resultados que en nada coincidían con los de sondeos elaborados por institutos privados. Otra cuestión harto criticada han sido los cambios en la metodología, como incluir en las encuestas preguntas dirigidas, romper las series históricas y cambiar el orden de las preguntas. Sobre este tema también se ha pronunciado el director de ‘Electomanía’, Miguel Díaz, que afirma que el problema no es la introducción de nuevos métodos, sino que éstos no se explican. Asegura, además, que en cinco meses Tezanos pudo hacer una modificación nueva cada mes. Esta variabilidad es grave porque afecta especialmente a las series históricas, elemento clave para que los expertos analicen con rigor la evolución de los datos en el tiempo.

Comentarios