lunes 2/8/21

Porsupuestos Generales del Estado

enmieda presupuestos

198 votos en contra, 150 a favor, y  ninguna abstención. Éste es el resultado de la votación celebrada el pasado jueves, 12 de noviembre, en el Pleno del Congreso de los Diputados a  las siete enmiendas a la totalidad presentadas al Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021. Primer trámite salvado por el ejecutivo socialista sanchista,  y no será el último en ser sorteado con la complicidad de la cuadrilla que le arropó en la investidura –maldita sea nuestra suerte-.

          Yo no estoy sorprendido, pero sí profundamente alarmado y preocupado –desde hace meses-, por la deriva que está teniendo España hacia un futuro incierto, amargo y verdaderamente trágico y aciago. Solamente los necios y los ciegos son los que no han sido capaces de darse cuenta de lo que era una evidencia, hoy certeza, de lo que estaba por llegar cuando se constituyó el gobierno socialcomunista de Sánchez e Iglesias. El año 2020 será amargamente recordado en la historia de nuestra Patria por doble motivo: por una parte, por la virulencia de la pandemia del coronavirus y sus secuelas económicas y sociales; por la otra, por la irrupción en la escena política de una coalición frentista, radical y profundamente sectaria al frente de una nación desnortada y desorientada, anonadada y traumatizada.

          Tiempos muy difíciles tendremos que vivir y sufrir hasta el final de la legislatura en curso. El aquelarre antiespañol no ha hecho más que comenzar. La batería de iniciativas y propuestas previstas por nuestro ínclito presidente son numerosas y de enorme calado ideológico. Algunas ya están anunciadas, otras están en la cartera de los independentistas, acólitos de ETA y comunistas de marcas varias. Los servicios prestados no son gratuitos, no hay lealtad en los apoyos dispensados, hay un autentico mercadeo político. España está en venta, a precio de saldo, no importa la humillación, solo interesa la demolición del régimen instaurado.

          Decía anteriormente que no me sorprende todo lo que está sucediendo en nuestro suelo patrio, al que algunos quisieran convertir en un erial estéril. ¿Qué se puede esperar de un partido heredero y testaferro del legado de la banda criminal ETA? ¿Alguien puede mostrar su extrañeza al comprobar las políticas marxistas de Podemos, tan dadas al elogio de gobiernos autoritarios de corte bolivariano? ¿Cabe la incredulidad en el ataque a España y a su monarquía por parte de los republicanos independentistas? ¿Alguna vez ha habido en la historia política mundial un socialista monárquico? ¿Es posible sentirse decepcionados por la insolidaridad oportunista de los nacionalistas de aquí, o de allí? Más que preguntas son interrogaciones retóricas cuyas contestaciones son sobradamente evidentes. Por favor, dejemos de ser mojigatos, cándidos, ingenuos y tontos. 

Las credenciales presentadas en Moncloa eran de sobra conocidas si uno se toma la molestia de leer y escuchar sus reclamaciones, históricas e identitarias en algunos casos. Pero seré más directo en mi reflexión, por lo hecho y comprobado ¿La respuesta dadivosa, generosa y rumbosa de Sánchez les ha descolocado? Si es así, espero que la ingenuidad de paso a posturas más decididas y abiertas en contra de este dislate aberrante. El estado de shock ya se debería haber superado.

No existe un  Gobierno del Reino de España que represente al conjunto del pueblo español, es una infamia indefinible otorgarle nuestro reconocimiento. Ni defienden el Reino, ni defienden a España. Una coalición multicolor ha ocupado el poder con el único denominador común de proceder a un derrocamiento del orden establecido. A mí no me sorprende,  ya que en el ADN de las huestes del infame senescal  está perpetrar este ataque miserable y traidor.

          La edad oscura ya comenzó y, si no se reacciona de inmediato, se prolongará durante años. La campaña no ha hecho más que comenzar y ya se aprecian los primeros síntomas del tributo pagado a cambio del aposentamiento en el poder. En Navarra se han producido los primeros movimientos. María Chivite, presidenta socialista de la Comunidad Foral, ha llegado a un repugnante acuerdo con EH Bildu Nafarroa para la aprobación del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Navarra de 2020. ¿Ustedes creen que esto es gratis? En absoluto, el peaje pagado será costoso, de momento la propina del acercamiento de los presos etarras a la Comunidad vasca es una realidad.

 Los acuerdos cerrados empiezan a materializarse de forma humillante para las asociaciones de víctimas del terrorismo, por descontado para todo español de buena fibra. Las concesiones y mercedes serán aún mayores en otros territorios a los bilduetarras, no les quepa la menor duda. Con deshonor, faltando a su palabra –que dicho sea de paso no vale nada-, Pedro Sánchez compra voluntades renunciando a la integridad propia de un buen gobernante. Carece de honestidad,  dignidad, pundonor, recato y reputación. Incumpliendo con su deber actúa sin recato ni decoro, sin vergüenza y distinción. Se postra a los pies de los defensores de discursos tintados en sangre inocente. Espero que la historia le niegue la gloria que, desde su narcisismo insoportable, busca con denuedo y  esmero.

          Después de las elecciones autonómicas en Cataluña, previsiblemente a celebrarse el próximo mes de febrero, se verán las consecuencias de los apoyos independentistas  catalanes. También a estos corsarios de la anti España se les están haciendo concesiones y se les abonarán cuantiosas prebendas y mercedes. El mayor Josep Lluís Trapero Álvarez vuelve a su antiguo cargo como responsable de los Mossos d´Esquadra. Solo ha faltado condecorarle por su  lealtad al orden constitucional y a la corona. El apoyo a las exigencias de los rufianes y compañía son verdaderamente obscenas y desleales a España. No tengo la menor duda de quién gobernará en tierras del Condado con el inquebrantable apoyo socialcomunista. En tanto, los chicos de Puigdemont se pasean de plató en plató, de tribuna en tribuna, de país en país, mancillando y ultrajando el buen nombre de nuestra Patria. Sus afrentas son miserables, impías y humillantes. ¿Hasta cuando debemos callar y soportar este desgraciado ultraje?

          No puedo dejar de manifestar mi nausea al recordar, con estremecimiento de dolor, a la lenguaraz ministra de Hacienda, María Jesús Montero, jalear y enardecer a sus tropas mercenarias al termino de la votación en el hemiciclo. Decía desde la tribuna: “No importa con quién, importa el qué”. Señora ministra –lo digo así por obligada cortesía-, nunca los medios empleados  justifican un fin. En este caso, además, como agravante incurre el hecho de que los medios y los fines son despreciables, viles y abyectos. La bajeza, el envilecimiento y el servilismo al que se han llegado son innobles y carentes de toda dignidad por mucho que usted entone cánticos de victoria.

Comentarios