jueves 27/1/22

Que la disciplina te acompañe

Imagen Unplash
Imagen Unplash

La disciplina es un conjunto de normas cuyo cumplimiento de manera constante conduce a un determinado resultado, y como tal, una elección personal que podemos tomar cada vez que tengamos la necesidad de hacerlo. Disciplina es entender que hay que hacer lo que sabemos que hay que hacer, durante el tiempo que tengamos que hacerlo.

La disciplina es un valor fundamental, y bastante ninguneado de un tiempo a esta parte, que nos hace optimizar al máximo todos nuestros recursos de una manera provechosa, además de optimizar el tiempo a través de acciones generadoras de valor y sumamente provechosas, no sólo para nosotros, si no también para quienes nos rodean.

Cuando comprendemos todos los beneficios que la disciplina pueda aportar a nuestra vida, es cuando realmente se vuelve todo lo efectiva que puede llegar a ser, porque en esos días en los que la motivación, la ilusión y el entusiasmo están un poquito ausentes, que los hay, es cuando el infinito poder de la disciplina nos sacará las castañas del fuego, y nos permitirá continuar nuestro camino sin que apartemos la vista de nuestros objetivos. Y eso será de manera automática, ya que al tenerla interiorizada, la aplicaremos de manera natural.

La disciplina es algo que en algún momento determinado tendremos que aplicar de manera forzada, por lo que, si anteriormente no hemos decidido que forme parte de nuestra vida, tal vez alguien nos la impondrá por alguna circunstancia en particular, y entonces la experiencia será mucho más amarga al no conocerla ni estar acostumbrados a tratar con ella. Por eso es muchísimo mejor conocerla de primera mano, para después afrontar cualquier realidad puntual, bajo nuestras propias condiciones.

Haciendo de la disciplina un elemento más en nuestro día a día, somos nosotros quienes marcamos nuestras propias reglas de conducta y funcionamiento personal, algo que nos abre un magnifico abanico de opciones para tomar decisiones, aplicar acciones, y aprovechar algunas oportunidades, que sin ella, ni tan siquiera seriamos capaces de ver. Donde enfoquemos nuestros objetivos, la disciplina será una pretoriana a nuestro servicio, y nos acompañará en todo el trayecto hacia su consecución.

Si algo hay a tener en cuenta, es que disciplina y hábito son dos términos totalmente diferentes, ya que disciplina es actuar desde la creencia de un valor positivo y personal que nos complementa en todo momento, mientras que hábito es hacer una serie de cosas para conseguir un resultado, y que en la mayoría de las ocasiones no nos gusta hacer. La disciplina es algo natural. El hábito, en cambio, es algo forzado.

En cuanto puedas, intenta que la disciplina comience a formar parte de tu vida, porque de ese modo aprovecharás su infinito poder, y sean cuales sean tus objetivos, personales y profesionales, estarás mucho más cerca de conseguir alcanzarlos.

José Lorenzo Moreno López

#liderazgo #motivación #management #actitudpositiva

Comentarios