viernes 14/5/21

La inspiración siempre tiene nombre propio

inspiracion

Pues sí. La inspiración tiene nombre propio, y son nombres de personas. De esas personas a las que se les suele obviar o ningunear, sobretodo cuando las cosas les van bien, y a las que se tiende a relacionar sus buenos resultados o su buen hacer con la "manoseada" buena suerte.

 

Y es que, lo que ocurre habitualmente, es que raramente nos fijamos en las cosas positivas que hacen, porque la reacción más fácil y cómoda de una persona viendo a otras que obtienen éxito es sentir envidia, algo que le conduce a responder de manera equivocada en la mayoría de las ocasiones, en lugar de analizar que cosas están haciendo de manera diferente e inspirarse en su ejemplo para intentar alcanzar ese nivel.

 

Están quienes toman el ejemplo positivo como elemento de inspiración y se comprometen aún más con sus propias metas, y están quienes intentan desprestigiar el éxito de los demás buscando factores externos o internos que hayan podido favorecer sus logros.

 

En definitiva, hay personas que se preocupan más por sentir envidia de los demás que por ser más productivos ellos mismos. Imaginar que pasaría si toda esa energía gastada en sentir envidia y resentimiento fuese dirigida a tomar ejemplo y ponerla a trabajar a favor.

 

El que haya una persona que esté obteniendo éxito, no desprestigia para nada nuestro trabajo. No puede condicionar nuestros objetivos. Normalmente el concepto "Envidia" no suele venir reflejado en ninguna línea de las Cuentas de Explotación (CEX) que un líder o gestor de equipos y de unidad de negocio suele gestionar.

Al contrario, cuantas más personas tengan éxito, mucho mejor, porque así podremos observar que es posible hacer las cosas de otra forma. Ningún líder puede justificar sus resultados en los triunfos del vecino. De hecho, como dije en un articulo anterior, las excusas no deben formar parte del vocabulario de un líder.

 

"Un líder real es el que se preocupa por generar un valor útil, positivo y perdurable para los demás, y no el que se excusa en los resultados del otro para justificar los suyos propios".

 

Debemos de ser capaces de considerar que el éxito de otra persona también es el nuestro propio, si somos capaces de ver todas las oportunidades que se abren ante nosotros. Seamos capaces de tomar lo mejor de los demás y ponerlo a trabajar a nuestro lado. Y si tenemos que preguntar a alguien lo que está haciendo para conseguir esos magníficos resultados, ¡¡hagámoslo!!, no pasa nada, no es un signo de debilidad, al contrario, es un síntoma de fortaleza, ya que, si otro puede hacerlo, nosotros también.

 

El líder que se inspira en los demás tiene una ventaja importante. Y es que a sus aptitudes y actitudes le añade un valor extra positivo que le hace reforzarse aún más para progresar y llegar a ponerse al nivel que ni siquiera el mismo sabe que tiene, y todo porque pasa más parte de su tiempo sintiendo y gestionando envidias, que transformándolas en inspiración.

 

 

José Lorenzo Moreno López

 

#liderazgo #motivación #actitud #inspiración

 

Comentarios