martes 13/4/21

Estrella Digital

Vocación mallorquina. Hogar Balear. Mi casa "Romandre" en Puerta de Hierro. La calle de mi padre en 2021 en Palma

Ser Mallorquín en Madrid, a los 79 años y no regresar a la “roquete” a pasar la jubilación, significa en el fondo, no querer dejar de subir la escalera, que es lo que estoy realmente haciendo, al escribir estas memorias autobiográficas, por el esfuerzo que supone pedirle a mi memoria, la información y ser capaz de encontrarla en escritos sueltos y documentos que he guardado hasta el más mínimo detalle, miles de fotos, recortes de prensa, artículos etc., me han permitido entrar en el ordenador los datos con los que ahora puedo escribir estas líneas.    

      Fui presidente del Hogar Balear (Casa regional de Baleares) en lo tardíos 80. La presidenta honoraria era doña Carmen Delgado de March, en los que desarrolle la afiliación y las reuniones, especialmente en el Palacio March de Madrid, aunque tuvimos una fiesta especial en S´Avall, su finca mallorquina. Fomenté el espíritu regional y conocí a muchas personas interesantes y aunque Juan March, hijo de Carmen, participaba con frecuencia, por alguna oculta razón, nunca quise tener negocios con el Grupo March, por lo que no me aprovechó mucho, la relación amistosa.

     Su creador Juan March Ordinas, que nació en 1882, fundó Banca March en 1926. Antes, se había casado con Leonor Servera Melis, hija de Bartolomé, que fuera el mayor accionista del Banco Popular de Manacor. Juan March inició su singladura como empresario comerciando con ganado. Acusado de contrabando en diversas oportunidades, Juan March Ordinas fue uno de los principales artífices del 18 de julio. Con la victoria de los nacionales dejó atrás sus problemas legales. También desempeñó un importante papel financiero en ayuda de los aliados durante la II Guerra Mundial. Murió en 1962 en un accidente de coche. De su matrimonio con Leonor Servera Melis nacieron los hermanos Juan y Bartolomé.

     Juan March Servera, nacido en Santa Margalida en 1906, se casó en 1934 con Carmen Delgado Roses, que murió 25 años después de su marido, en 2008 y que fue nuestra presidenta de Honor. Sustituyó a su padre al frente del grupo March. Su hermano Bartolomé, nacido en 1917, se casó con Maritín Cencillo González-Campo. Creó la Fundación Bartolomé March Servera, con sede en Palma, tuvo cargos de máxima responsabilidad en el grupo y fue vicepresidente de Banca March. En los años 80 vendió su paquete accionarial en la entidad bancaria a su hermano.

       Juan March Servera tuvo cuatro hijos: Juan que es con quien más me he tratado, Carlos, Leonor y Gloria, que ostentan hoy el 100% de Banca March. Carlos es aún el presidente, cargo que dejará en manos de su hijo Juan March de la Lastra, que se casó con María Herrero Pidal, hija de Ignacio Herrero, bisnieto del fundador de la Banca Herrero.

     Esta escalera sí que alta, es más es una saga, más que el producto de la ambición de un mallorquín como yo, que es en lo único que puedo asemejarme, pues del fundador Juan March, mucho se ha escrito sobre sus ilícitas actividades para ser millonario. Su palacio en Palma, cerca de la catedral, hoy sede de la Fundación es de admirar. Aunque recientemente el alcalde del PSOE José Hila le ha quitado la placa de su calle, como ha hecho con mi padre, Gabriel Rabassa Oliver acusándoles de franquistas, Juan March si lo fue, pero no así mi padre, por lo que he tenido que enfrentarme al ayuntamiento consiguiendo al final como mínimo la revisión de la calle de mi padre

         Debo de destacar, mi amistad con Margarita Retuerto Buades, muerta en 2005, a la que conocía de hacía años en el Hogar. Era una hija de padre militar, General jurídico de Aviación y de Margarita Buades, mallorquina hermana de Antonio, presidente de la Cámara de Comercio de Palma de Mallorca y dueño de una fábrica de grifería, en la que puso a trabajar a mi íntimo amigo de la infancia; Yaki Carré que cometió el error de casarse con su hija. Era muy ambicioso, y había hecho la carrera de ingeniero con sobresalientes cum laude. Creyó ya, haber llegado a lo alta de la escalera, y no se le ocurrió otra cosa que consumir drogas y liarse con su cuñada, su suegro le echó de la empresa y el acabo arrastrándose por Barcelona donde vivía una tía suya bibliotecaria, Siempre, tuve la preocupación de que pidiera mi ayuda, su madre no le dejaba ni entrar en casa, pues le robaba para drogarse, y una hermana mía, enfermera, le encontró, terminal, en el Hospital de Son Dureta. Es evidente, que había ido de sobrado por la vida, y se cayó de la escalera destrozando su vida y apenando a los que le apreciábamos. Es curioso ver como deprime e fracaso de los conocidos o amigos, parece propio y se arrastra por la vida, sin olvidarse jamás.

           Margarita Buades, política del PP, se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (1962-67) y estudió un Máster en Comunidades Europeas y Derecho Comunitario en la Universidad Politécnica de Madrid (1991). Abogada de profesión y con varios títulos en derecho comunitario, aeronáutico, urbanístico, sanitario y derecho humano, publicó diversos trabajos y consolidó su carrera a través de una gran trayectoria en cargos con responsabilidad institucional. Aparte, realizó tareas de docencia en varias universidades. Fue jefe de la secretaría técnica del Grupo Parlamentario Popular del Congreso de los Diputados (1978-82) y adjunta segunda (1983) y adjunta primera (1989) del Defensor del Pueblo. Ocupó (1993-94) el cargo de Defensora del Pueblo de forma interina y, una vez cesada por la designación de Fernando Álvarez de Miranda, recuperó su puesto de adjunta primera en el que permanecería hasta 1996. Miembro electo (1995) de la Comisión Internacional de Juristas y miembro de su Comité Ejecutivo y de la Asamblea de la Sección Española. Fue la primera directora europea del Instituto Internacional del Defensor del Pueblo.

     Era una gran amiga y me pedía constantemente consejo, incluso me hizo hacerle un Libro Blanco cuando estaba de defensora del Paciente de la Comunidad de Madrid. La recuerdo visitándome en mi salón y pidiéndome asesoramiento, lo que no dejaba de gustarme aunque creo que ella era realmente más capaz que yo.

      Madre de tres hijos, vio su vida personal marcada por dos enfermedades: el diagnóstico de Alzheimer que recibió su marido a los 56 años (era piloto de Iberia), lo que lo hizo más trágico, y el diagnóstico propio de cáncer. La enfermedad de su marido la llevó a colaborar con la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer, de la que fue vicepresidenta. En relación con el Alzheimer, Margarita publicó también un libro para compartir la experiencia y plantear los problemas éticos que, como cuidadora, se había planteado. Margarita murió el día 2 de diciembre de 2005, a los 61 años, cuando ocupaba el cargo de Defensora del Paciente de la Comunidad de Madrid (en 2002 había sido nombrada primera Defensora del Paciente de dicha Comunidad).

      Margarita, siempre viva, escribí en 2005, y otros dolores...Abogada de los Pobres, ha llenado de luto nuestros corazones mallorquines que, aunque encallecidos por la ausencia de la tierra, no dejan de amar, «Mon cor estima una arbre...», y un árbol como Lo Pi de Formentor era Margarita, Muchos fueron los vendavales que la azotaron, sin que por ello perdiera su energía vital; el principal; su marido, muerto de Alzheimer un todavía joven piloto de líneas aéreas, a quien ella cuidó durante los años en los que, a su vez, un maldito cáncer corroía sus entrañas.

     De ello, escribió un libro, que presentó en «La Casa encendida», y encendida estaba ella por una luz interior que la hizo brillar, como jurista en el Consejo General del Poder Judicial, como partícipe en las Naciones Unidas, el Consejo de Europa, el Parlamento Europeo, el Comité Nacional contra el Racismo, y el del 50 Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, Medalla de Oro de la Cruz Roja y Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort. En definitiva, una «Personalidad Mallorquina» a la que debería tributarse en les Illes, los adecuados homenajes en su memoria. Una flor siempre viva, es y será para todos aquellos que tuvimos la fortuna de ser sus amigos. El Partido Popular contaba con ella entre sus filas, y es y será uno de sus personajes más destaca dos.

        En 1989, me hice una casa estilo mallorquín en la Urbanización de Puerta de Hierro de Madrid, casi mil metros de casa y mil quinientos de parcela, que es donde vivo ahora. Había subido un último tramo de la escalera, y la podía utilizar y de hecho así lo hice, no solo para vivir sino para dar fiestas y atraer clientes y amigos que me siguieran ayudando a progresar tanto en Bernard Krief como en Tecnosistemi e Intelsis, y en todos mis otros negocios, a la que denominé “ROMANDRE”, manifestando que la poesía del alma mallorquina, del que suscribe, le llevó a trasladar su isla a Madrid a Puerta de Hierro, edificando una casa ”Romandre” que le recordaba sus aventuras mozas, cuando íbamos a los pueblos, desde Son Bennásar en Felanitx, a la fiestas locales quedándonos a residir( Romandre del latín rimaneo), aunque por poco tiempo y convivir con los “festeros”, mis obligaciones laborales( Universidad, empresas, actividades políticas liberales, de la “llar” Balear) y mi familia, mi esposa Rosario también mallorquina y mis hijos, Gabriel, Alicia, Margarita, Dulce y Bernardo me obligaban a morar en “Romandre” en Madrid. Preferí Madrid a Paris, donde me quería mi socio Bernard Krief, pero no me gustaban los parisinos, aunque me hubieran acogido bien, las numerosas veces que estuve allí.

   Aun así, no olvidé dedicar a mi isla mi actividad, creando la fundación Europea Dragan en 1968 en Palma, y la Asociación para el Desarrollo Social Económico y Cultural de las islas Baleares, el Partido Liberal, el Club Liberal de Palma, los clubs rotarios y la Fellowship de Mariners de la IYFR y los múltiples artículos publicados en la “Ultima Hora”, especialmente muchos domingos en Brisas, “ Mallorca a mano alzada” con cientos de artículos ilustrados del trabajo realizado por mi abuelo para la defensa artillera de la isla, glosando los dibujos y panorámicas que hizo por encargo del Ministerio de la Guerra.

     Eso, me ayudo a conocer mejor mi isla, de la que había emigrado desde los tempranos veinte años, para hacer carrera, primero en Barcelona, luego en Madrid, en Paris, Zagreb, en Chicago, en Lisboa y Sao Paulo, cruzando la tierra en múltiples periplos, de los que regresaba a la Isla para pasar los veranos, hasta que cansado, de lo complejo de los viajes, me reinstalé en Jávea ( parejo paisaje al mallorquín), para poder navegar primero en mi velero Libertad, y más tarde en el Llaud “Rel”, un Myabca de 41 pies, que todavía conservaba hace tres años, y con el que además de ir a Ibiza en numerosas ocasiones,  di la vuelta rotaria a la isla de Mallorca en 1995, asombrándome especialmente el recorrido por la costa noroccidental, por la belleza de sus paisajes “mon cor estima un arbre mes vell que l´olivera, mes poderós que el roure…..”.

       Acabo de leer en el periódico Última Hora, una entrevista a Román Pinya, sobre los prolegómenos de la Universidad Balear, citando al Estudio General Luliano creado por mi padre y a quien se ve en una fotografía, pero no se le menciona y la Fundación europea Dragan de quien dice que hizo estudios y cursos que yo organicé, pero tampoco me menciona.! ¡Nos tendrá envidia el tal Román! Cosa muy frecuente en las Islas

  No moraba en Mallorca, pero Mallorca moraba en mí, pues mi casa madrileña, recuerda las mansiones rurales de los nobles mallorquines, arcos perialtados, balaustradas, tejas árabes y amplios alares, fachadas simulando piedra tosca, en arenisca, ventanas “coronella”, puertas y cierres con mallorquinas verdes, amplio porche con farolas colgadas de vidrio soplado, y en su pared una magnifica Virgen de Lluch en cerámica, enmarcada en piedra tosca bajo la cual figura la poesía que le dedico a la casa el “coret” padre Bartolomé Matheu:

 

  O DULCIS VIRGO MARIA

  Verge de Lluc: Beneiu

  aquesta llar nostra y vostra

  Voldriem fos com un niu

  d´aucellets, I clara mostra

  de l´encant que es viure junts

  en fe, amor y esperança

  fent filigranes i punts

  per teixir la benanança

  Donau-nos béns y salut

  Al llarg de de tota la vida

  Siau-nos mare y escut

  en tot soscaire i ferida

   Mare.Mumare. Heu sentiu?

  Volem esser un cald niu

  I un brunznt eixam d´abelles

  Aquí y allá les estrelles

 Amen. Amen. Aixi sia

  Oh dolça Verge Maria

   Esta dedicación, precedida de una misa, y la bendición de la casa, para alguien algo alejado de la iglesia como yo, pero responsable como presidente en ese momento de la “Llar Balear” de Madrid, removió y sigue removiendo mis entrañas, pues la poesía es la música de las palabras, y estas, centradas en la patrona de Mallorca, son realmente un auténtico puente, que me permite seguir estando en Mallorca en la distancia, a pesar de no poder oler a “murta”, aroma que extrañamente, más me hace añorar la “Roqueta”. Desde “Romandre” en Madrid, creo estar tocando la tierra, disfrutando el mar y hablando con sus gentes como lo hago con mi esposa “salant” y en mallorquín de “xarrer” de carretero. En realidad, estoy ya allí, aun no estando, ventajas, de poder transportar conmigo mis ideales.

Mi mayor disgusto lo acabo de tener estos días en Marzo de 2021, lo que me ha obligado a escribirle una carta abierta al Alcalde José Hila , pues le ha quitado la placa de la calle que el mismo inauguró en 2009, acusándole de ser franquista, cosa que ya tenía que saber el día que glosó su panegírico ante mi familia y yo mismo, como promotor cultural de gran renombre por lo que había hecho por su ciudad y por Mallorca.

Según la Wikipedia  con muy mala leche y en vernáculo : Gabriel Rabassa Oliver fou un promotor cultural mallorquí, pare de Bernat Rabassa, president del Club Liberal Español a Madrid y del pintor Manuel Rabassa. Treballà com a mestre d'escola, després de la guerra civil espanyola fou delegat d'«ex-cautivos», responsable de les Milícies de Falange Española a les Illes Balears i delegat de Cultura del Movimiento Nacional. El 1951 fou secretari general de l'Estudi General Lul·lià, al qual hi va atraure com a col·laboradors entre altres a Francesc de Borja Moll. Més tard fou director de l'Escola de Formació Professional que el règim franquista obrí a l'antiga Casa del Poble de Palma, i de l'Escola Sindical d'Hostaleria, la primera a les Illes Balears. El 1998 va rebre a títol pòstum el Premi Ramon Llull.

     Es sorprendente que lo que le define como promotor cultural, que fue su actividad profesional, naturalmente ocurrida en vida de Franco, y desde la estructura del Movimiento Nacional, de la que fue Secretario General Adolfo Suarez sin que nadie le reproche nada, pues desde el Movimiento Nacional con la ayuda de Juan Carlos I el trajo a España a la democracia, sin que nadie intente quitarle el titulo al aeropuerto Madrid Barajas dedicado a su nombre.

   Mi padre hizo la guerra como Alférez Provisional de milicias(cadáveres efectivos, les llamaban pues avanzaban al frente de sus soldados, en su caso en el Frente de Aragón, en la batalla del Ebro), y se hizo en esa primera época falangista, como idealista que era, y cuando termino la guerra intento seguir en la milicia que le licenció, se vio obligado a estudiar magisterio, ya que la contienda le impidió terminar sus estudios de derecho, daba clases de gimnasia también, y educaba a los analfabetos de marina de la base de PortoPi,

      Fue delegado del Movimiento, por sus antecedentes, pero sin sueldo alguno, siendo padre de seis hijos, dos varones y cuatro niñas, durante la época del racionamiento, en que las pasamos canutas. Empezó su ascenso profesional, cuando se le confiaron, unas ruinas del antiguo Estudio General, para que si pudiera, lo reconstruyera, lo que hizo como Secretario General de una Fundación privada, sin sueldo en principio, creando una catedra de Lulismo, acordando con las universidades de Barcelona, y San Francisco de California ,realizar cursos de verano para extranjeros, en cuya organización se integró como profesional, y después de muchos años de lucha consiguió que la Universidad de Barcelona, le concediera organizar lo que se llamaban cursos comunes de la licenciatura de Filosofía y Letras y como en la isla no había Universidad, fue a partir del Estudio General Luliano que se creó la mencionada entidad, que tuvo una vida   independiente y parece que fructífera.

     Al mismo tiempo le dieron la posibilidad de crear la Escuela Taller Virgen de Lluch, organizándola en pocos años y con éxito. Mucho más tarde consiguió que le autorizaran a crear la 1ª Escuela de Hostelería de Baleares, cosa en la que también tuvo éxito, ayudando a crear la de Madrid, luego la del Burgo de las Naciones en Santiago de Compostela y dada ya su fama Internacional, se responsabilizó de crear la Escuela Panamericana de Hostelería en Quito (Ecuador) por lo que estuvo un año fuera de su tierra, ocupándome yo del futuro de la familia.

    A su regreso a la isla, y ya mayor, continuó su labor filantrópica, es decir ya jubilado creando la llamada Cofradía del arroz, que conseguía reunir alrededor de 1500 personas en Cenas, para conseguir la paz en el Mundo, al igual que Rotary o el Skal Club de turismo, Un buen día creó la Asociación de amigos para la reconstrucción y promoción de los Molinos de Mallorca, que se dedicó a estudiarlos y reconstruirlos, y que tanto embellecen el Plá de Palma. Terminando con una exposición en el Casal Balaguer que le costó la vida porque acabó muy deteriorado, casi con 80 años, teniéndose que operar de una hernia de estómago, operación en la que desgraciadamente falleció. Fue su sucesora Matilde Mulet, la que solicitó al ayuntamiento la concesión de la calle que el Ayuntamiento regido por el PSOE le concedió y fue Vd Sr. Hila, actual Alcalde quien vino a la inauguración en la que hizo la laudatio, cantando sus virtudes y el hecho de que ya tenia a titulo póstumo el premio Ramon Llull del Consell aplaudiendo a rabiar como se ve en las fotos, Vds sabían lo que había sido la vida de mi padre, ya 2009, por lo que no puedo entender, porque ahora le retiran ese último homenaje a un hombre que tanto hizo por Palma y por Mallorca, por lo que había sido cuando era joven, en la que sin cometer ningún delito, solo trabajar, se labró una reconocida fama de trabajador y de éxito brillante y apreciado por todo el mundo. Un hombre que me infundió los principios del Liberalismo, que me llevaron personalmente, a llegar a ser de la plataforma democrática antifranquista y Presidente del Partido Liberal en las elecciones de 1979 y liberal aun hoy, que soy Presidente del Club Nuevo Liberalismo S.XXI. y del Club Liberal 1812 de Madrid.

Vocación mallorquina. Hogar Balear. Mi casa "Romandre" en Puerta de Hierro. La calle de...
Comentarios