domingo 17/10/21

Manifiesto liberal de Oxford (1947). Salvador de Madariaga. Lo ominoso en 2017. Federico Jiménez Losantos

Redactado por la Conferencia Internacional Liberal y Progresista celebrada en el Wadham College de Oxford, abril 1947

I

Nosotros, liberales de 19 países, reunidos en Oxford, en una época de desorden, pobreza, hambre y temor provocados por dos guerras mundiales; Persuadidos de que esta situación del mundo es, en gran parte, debida al abandono de los principios liberales; Expresamos nuestras convicciones en esta Declaración:

1. El hombre es, ante todo y, sobre todo, un ser dotado de la facultad de pensar y actuar bajo su propia autonomía, y de la capacidad de distinguir entre el bien y el mal.

2. El auténtico fundamento de la sociedad es el respeto a la persona humana y a la familia.

3. El Estado es solamente el instrumento de la comunidad. No debe arrogarse ningún poder que entre en conflicto con los derechos fundamentales de los ciudadanos y con los requisitos esenciales de una vida creadora y responsable. Estos requisitos son:

- Libertad de la persona, garantizada por una administración de la ley y de la justicia

independiente;

- Libertad de conciencia y de creencias;

- Libertad de palabra y de Prensa;

- Libertad de asociación y de no asociación;

- Libre elección de profesión;

- Oportunidad para una educación plena y pluriforme, según las capacidades individuales, con independencia del origen o de las riquezas;

- Derecho a la propiedad privada y a la iniciativa individual;

- Libertad de elección de los consumidores y oportunidad para la explotación total de las

riquezas del suelo y de la industria humana;

- Seguridad frente a los riesgos de enfermedad, desempleo, incapacidad profesional y edad;

- Igualdad de derechos del hombre y de la mujer.

4. Estos derechos y estos requisitos sólo están garantizados en una auténtica democracia. La democracia auténtica es inseparable de la libertad política y se fundamenta en el consenso consciente, libre e ilustrado de la mayoría, expresado a través del sufragio libre y secreto, respetando al mismo tiempo las libertades y las opiniones de las minorías.

II

1. La supresión de la libertad económica lleva inexorablemente a la desaparición de la libertad política. Nos oponemos a esta supresión, ya sea debida a la propiedad o el control del Estado o a monopolios, cártels y trusts privados. Sólo aceptamos la propiedad del Estado respecto de aquellas empresas que caen fuera del ámbito de los objetivos de la iniciativa privada o en las que ya no existe el juego de la competencia.

2. El bien común debe prevalecer y quedar garantizado frente a los abusos de poder de los grupos de interés.

3. Es esencial una mejora constante de las condiciones laborales, de la vivienda y del medio ambiente de los trabajadores. Los derechos, deberes e intereses del capital y del trabajo se complementan mutuamente. Las instituciones de asesoramiento y colaboración de empleados y empleadores revisten una importancia vital para el florecimiento de la industria.

III

El servicio es complemento indispensable de la libertad. Todo derecho incluye un deber. Para que las instituciones libres sean eficaces, todos los ciudadanos deben tener clara conciencia de su responsabilidad moral frente a los demás y deben participar activamente en las tareas de la colectividad.

IV

Sólo podrán abolirse las guerras y restablecerse la paz mundial y la prosperidad económica si todos los países cumplen las siguientes condiciones:

a. Sincera adhesión a una organización mundial que agrupe a todas las naciones, sean grandes o pequeñas, bajo una misma ley y unos derechos. Esta organización debe estar dotada de poder suficiente para imponer el cumplimiento estricto de todas las obligaciones internacionales libremente asumidas.

b. Respeto al derecho de todos los pueblos de disfrutar de las libertades humanas fundamentales.

c. Respeto a la lengua, las creencias, las leyes y costumbres de las minorías nacionales.

d. Libre circulación de ideas, noticias, bienes y servicios entre los pueblos, así como libertad de desplazamiento dentro de y entre todos los países, sin limitaciones de la censura, barreras comerciales proteccionistas ni restricciones en el cambio de divisas.

e. Desarrollo de las regiones retrasadas, en colaboración con sus habitantes, en interés tanto de estas regiones como del mundo en su conjunto.

Invitamos a todos los hombres y mujeres que hacen suyos estos ideales y estos principios a colaborar con nosotros en el empeño de que sean aceptados en todo el mundo.

          Esto escribió en colaboración con liberales de todo el mundo, mi mentor Salvador de Madariaga que:

    Nació el 23 de julio de 1886 en la ciudad gallega de La Coruña, en el seno de una familia numerosa, pues tuvo diez hermanos, y de larga tradición militar, ​ hijo del coronel Darío José de Madariaga​ y de María Ascensión Rojo; ​ su padre le enviaría a Francia a estudiar ingeniería hacia 1900.  Estudió en el Collège Chaptal, la École polytechnique y la École nationale supérieure des mines de París, ​ hasta conseguir su graduación en 1911.4​ Ya durante su etapa de formación en Francia había sentido que su vocación se inclinaba hacia estudios literarios, pero la presión paterna hizo que siguiese estudiando hasta conseguir el título de ingeniero; llegó a considerar su trabajo y su vocación como «enemigos declarados».  Tras graduarse, volvió a España, desempeñándose como ingeniero de la Compañía de Ferrocarriles del Norte y trabajando como articulista en Madrid. ​ En 1912 contrajo matrimonio con la escocesa Constance Archibald​ y en 1914 ingresó en la Liga de Educación Política, de la que también formaron parte Ortega y Gasset, Azaña, Fernando de los Ríos, Américo Castro, Araquistaín, Luis Bello o Ramiro de Maeztu.  Hacia estas fechas empezó su correspondencia postal con Miguel de Unamuno, con quien mantuvo una relación de aprecio y respeto. ​ Durante la Primera Guerra Mundial, residió en el Reino Unido, donde escribió propaganda aliadófila en castellano por encargo del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, gracias a ser recomendado por Araquistaín.

      En marzo de 1920 falleció con sólo treinta y tres años su hermano Emilio, escultor. ​ Al finalizar la guerra, Madariaga trabajó como ingeniero de minas en España, además de escribir para el suplemento literario del Times y para el Manchester Guardian ​ y, en 1921, conseguiría un puesto permanente en la Sociedad de Naciones —tras asistir a una conferencia organizada por esta en calidad de asesor temporal, en la que habría impresionado con sus capacidades. En años posteriores seguiría ascendiendo dentro de la organización, hasta abandonarla en 1927​ para convertirse en 1928 en profesor de lengua española, en la Universidad de Oxford, puesto que desempeñó durante tres años y que abandonó descubriendo que carecía de vocación para él.​ En mayo de 1931​ el gobierno provisional de la República lo designó, sin previo aviso, embajador de España en los Estados Unidos​ y en las elecciones generales de ese mismo año, en junio, fue elegido diputado por La Coruña, con la FRG/ORGA, de nuevo sin contar con su beneplácito;​ con un total de 68 783 votos.​ Durante el periodo republicano volvió además a la Sociedad de Naciones​ y ejerció como embajador en Francia (1932-1934)20​ y como ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes y ministro de Justicia en el tercer Gobierno de Alejandro Lerroux (1934).​

    En el contexto de la invasión japonesa de Manchuria, Madariaga mantuvo una posición opuesta a los intereses nipones, lo que le hizo ganarse el apodo de «Don Quijote de la Manchuria», aunque los planes para establecer un arbitraje internacional terminarían fracasando;​ y cuando se produjo la invasión italiana de Etiopía, se posicionó en contra de los intereses expansionistas de Mussolini.​ Durante el segundo bienio republicano, criticó tanto la insurrección obrera en Asturias de 1934 como el encarcelamiento de Azaña en Barcelona;​ su relación con este último fue ambivalente: Madariaga le profesaba admiración, pero esta no era correspondida por Azaña.

    El inicio de la guerra civil le sorprendió en Toledo, ​ tras lo cual se exiliaría en el Reino Unido, previo paso por Ginebra. ​ Ese año fue uno de los nominados al Premio Nobel de la Paz, propuesto por el historiador y político danés Peter Rochegune Munch. Durante el conflicto, Madariaga se carteó con el ministro de Exteriores británico Anthony Edén con el objetivo de buscar una intervención del Reino Unido en el conflicto que diera lugar a un acuerdo de paz, de forma infructuosa. ​ Allí se convirtió en un opositor a la dictadura militar franquista. En abril de 1947 participó en la reunión de Mont Pèlerin, Suiza, junto a Milton Friedman, Karl Popper, Lionel Robbins, Ludwig von Mises, Walter Lippman y Michael Polanyi, entre otros, de la que surgiría la llamada «Sociedad Mont Pelerin», agrupación que lucharía contra el keynesianismo y el Estado social y que es la referencia del liberalismo, hoy presidida por el español Pedro Schwartz.​ También fue primer presidente de la Internacional Liberal, uno de los asistentes al Congreso de La Haya de 194838​ y cofundador del Colegio de Europa en la ciudad belga de Brujas.​ En 1952 fue nominado al Premio Nobel de Literatura​ y, de nuevo, al de la Paz. ​ Fue presidente de honor de la revista Ibérica, donde publicó numerosos artículos, ​ y del Congreso por la Libertad de la Cultura, ​ que editaba la revista Cuadernos.

      En 1962 fue uno de los principales organizadores de la reunión de diferentes sectores antifranquistas en el marco del Congreso del Movimiento Europeo en Múnich, reunión que el régimen denominó «Contubernio de Múnich».​ En 1968 obtuvo el «Premio Mariano de Cavia» por el artículo «La espada y el espíritu» que fue cuando le conocí y me ofreció entrar en el liberalismo, En noviembre de 1970​ ya con ochenta y cuatro años, contrajo matrimonio en segundas nupcias​ con su secretaria Emilia Rauman Szeleky,​ de origen húngaro,​ y en 1973 obtuvo el premio Carlomagno por «una vida dedicada a una labor y un pensar europeísta de excelente cuño».​

     Residente en Suiza desde 1972, donde le conocí en 1968, hasta su fallecimiento. Tras la muerte de Franco volvió a España, en 1976, asumiendo formalmente su sillón en la Real Academia Española, con un discurso titulado: De la belleza de la ciencia, ​ pues había sido electo en mayo de 1936, ​ y en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Después de recibir la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio en julio de 1978; ​ el 13 de diciembre de ese mismo año falleció en la ciudad suiza de Locarno. ​ El 13 de octubre de 1991 sus cenizas fueron arrojadas, junto a las de su esposa, a las aguas del océano Atlántico, frente a su ciudad natal, La Coruña. Salvador de Madariaga tuvo dos hijas con la escocesa Constance Archibald: Nieves e Isabel de Madariaga. Fue además tío de la historiadora María Rosa de Madariaga​ y tío abuelo de los políticos socialistas Luis y Javier Solana Madariaga. ​Consiguió llegar a lo más alto de los peldaños de la escalera. Escribió numerosas obras de las que destacan sus notables ensayos sobre España y su futuro en el mundo. Liberal por excelencia es el icono en el que siempre me he mirado. y del que he deseado seguir sus pasos. Ahora ya es tarde y debo conformarme con estas líneas autobiográficas.

        En 2003 valoraba la riqueza incómoda, sin valores y sin ilusión en el futuro de España no se puede andar el camino y sólo desde la profunda insatisfacción se puede alcanzar el proceso creativo que nos llevará a la España del siglo XXI, a aquella en la que todos nos sintamos partícipes de un intangible: el ser de España.

       Hemos comenzado el año del EURO (2003); "España va bien"; la creación de empleo es notable; la afiliación a la Seguridad Social aumenta; las Bolsas crecen y crecen. Todo es "ilusión" económica y la tendencia de los índices al consumo se dispara, generando más y más riqueza. En este ambiente general, se tiende a disculpar, por la satisfacción de la riqueza obtenida, aquellos otros "pecadillos" que envuelven al ser de España, y que parecen males menores ante el "deprisa, deprisa" de la expansión.

   Pues bien, me siento INCÓMODO ante tanta riqueza y augurio mercantil. El sentimiento de "LO OMINOSO" me invade cuando algunos de esos "pecadillos" me golpean brutalmente a la cara desde la realidad absoluta.

    Es OMINOSO contemplar el dominio absoluto de los Jefes de Partidos Políticos, ayunos de democracia y de política, auténticas "empresas" de lo político. "Quien se mueve no sale en la foto".

    Es OMINOSO el control de la comunicación y de la noticia, de lo "mediático", en la que las voces discrepantes del "tono general" o del "consenso" de intereses son acalladas e ignoradas.

    Es OMINOSO observar cómo la sociedad civil no consigue emerger frente al todopoderoso Estado burocrático, que invade sistemáticamente todas las esferas de control, a pesar de la aparente privatización de las grandes empresas estatales. El control de las Cajas de Ahorro y las Cámaras de Comercio son un buen ejemplo de ello.

      Es OMINOSO que las masas aborregadas sigan las consignas de los primeros y de los segundos, huérfanas de capacidad crítica y de las más mínimas voluntades de contestación.

     Es OMINOSO el "cacicato" que el Sistema Autonómico ha establecido, promotor y organizador de auténticas "mafias locales" en lo político y en lo económico, que además ha extendido las garras del Estado, multiplicando las burocracias y el control administrativo. Son mini Estados que controlan mejor por su cercanía. Con ellos, la necesaria autonomía municipal ha quedado absolutamente menoscabada.

    Es OMINOSO el control que la Ley Electoral da a los Partidos Políticos sobre el voto del ciudadano, anulando la capacidad creadora y generadora de nuevas soluciones, que pudieran promover nuevos partidos con soluciones e ilusiones distintas para la sociedad española.

    Es OMINOSA también la desunión y la falta de espíritu en común de los distintos pueblos de España en la aventura común que es EUROPA, y en la que el unimos sin duda traerá más beneficios para el ser de España y de los españoles todos.

   Es OMINOSO aceptar el papel que parecen adjudicamos de servicios o de producción agrícola, olvidando el espíritu empresarial que ha sido en la Historia el motor de la riqueza de los pueblos. Holanda contra el Conde Duque de Olivares y el poder de la España de su tiempo; Inglaterra contra el mundo entero; USA, el poder descollante desde el Siglo XIX. Hoy, España está sin estrategia empresarial en Europa y sigue sin ella.

    Es OMINOSO, por fin, ver que después de veinticinco años la Transición sigue sin decir basta. ¡vamos ya a empezar a construir entre todos!

    Esta es la RIQUEZA INCÓMODA que no me deja dormir, ya que mis sueños están llenos de violentos y trúhanes, de mentirosos y ladrones, de "pancistas" y gentes sin honor. Los valores y el orgullo del deber cumplido son los que mejor ayudan a andar el camino, ¡despertad! si la riqueza os incomoda!

     En 2003 filosofaba, asimismo, sobre el cerco al ESTADO CONSTITUCIONAL DE 1978. Ya que la “Casta” no estaba dispuesta a acabar con la Transición, emprendiendo las necesarias reformas de un texto constitucional, que ha demostrado hasta la saciedad, primero, que en general no se la respeta, para empezar por el propio poder ejecutivo, que la viola constantemente, subyugando al poder judicial y por supuesto al legislativo.

     Este último, sujeto a tan férrea disciplina que no haría falta que se reunieran tantos diputados, ni en el nacional, ni en los autonómicos. Con que se reunieran los jefes de los partidos, o sus portavoces y votaran se habría acabado el problema, porque en toda la Transición muy pocos se han rebelado, terminando desde luego con su carrera política. En segundo lugar, ni los ciudadanos somos iguales ante la Ley, ya sea por causa autonómica o por el tamaño de la circunscripción, ni capaces de terminar con un “impeachement” con tanta corrupción, financiación ilegal, abuso de poder de los partidos de la “Casta” incluidos los claramente terroristas, escándalos mil, desde la que pesca en ruin barca, al jefe del Galeón. Todas ellas razones más que suficientes para terminar con este Estado de cosas.

     Naturalmente, la ciudadanía, que se va enterando de lo que vale un peine, ha empezado ya la Revolución contra este omnímodo poder, al principio tímidamente, pero cada vez con más potencia, estrechando el cerco, atreviéndose a más y más, por lo que yo les diría a los partidos que espabilen, si no quieren que les echen, por las progresivamente malas. Me han hecho pensar, leer y cartearme con Jesús Huerta de Soto, Lorenzo Soriano, Manuel Muela, Violeta Yanguela, Luis Guzmán Justicia, Enrique Calvet Chambón, Juan Armindo, Victorio Sánchez, Günter Zevallos, Marcelo Castro Corbat, Juan Alfaya, Eduardo Liria, Ignacio Echaniz, que me envía los artículos de Fernando García de Cortázar, Inma Castilla de Cortázar y muchos otros amigos míos, más o menos afortunados, en sus mails en Internet y en sus publicaciones, que han culminado con un cruce de ideas, acerca del “escrache”, que entiendo que es lo último de lo último, en métodos ciudadanos de presión, hacia el poder estatuido.

Libros Blancos en:

 1998. Lab Leti” el futuro de la alergología en España”, Lab Pharmacia-Upjhon “El Futuro del Glaucoma En España” Lab Knoll- Made “El Dolor en España Neobrufen 2010” 1999. Lab. Dupont Pharma “Programa Sustiva contra el VIH”, Lab Novo Nordisk “Prevención de diabetes en España DDD”, Lab Novartis “La Onicomicosis en España”, Lab Zambon “El Dolor en España. Espidifen”. Lab UCB “La alergia en España”, Lab Nutricia” La desnutrición parenteral en España”.2000. Lab Zambon “Control dolor 2000.Noches de Opera” Lab Hoechst” Hipertensión 2000”. Lab Astra Zeneca “La jaqueca en España”, PET “Oncología 2000”. Lab Roche” costes sociales y económicos de la obesidad en España (año 2000) y de sus patologías asociadas: diabetes, hipercolesterolemia, dislipemia y patologías cardiovasculares en pacientes con imc ≥ 28 y en obesos mórbidos imc ≥ 35-40. 2001. Pans&Company” Boccatta 2001”, Agencia de Medios Carat “La Publicidad del Nuevo Siglo. El Entorno Tecnológico”. Lab Roche “Reembolso Xenical”. Lab Zambon “Uso racional de la antibioticoterapia en vías urinarias bajas”. 2002. Lab Órganon “La Depresión en España”, Zambon Control Dolor 2000. Lab Aventis Pasteur MSD “Vacunas VPH”

2003.” Macro Estudio Prospectivo Delphi sobre COSTES SOCIALES Y ECONÓMICOS DE LA HEPATITIS C, Pegintron, de Schering Plough.”, Lab Tendencias para el periodo 2004-2010 el papel de las alternativas fitoterápicas en el desarrollo de la especialidad”. Lab Menarini. “Herpes en España”. Lab Servier “Insuficiencia Venosa Crónica en España”, Lab FAES Enfermedad Inflamatoria intestinal”, Lab Rovi “El papel de la Fitoterapia en la menopausia”. 2004 Lab Tedec Meiji “El futuro en España de la antibioticoterapia en las infecciones respiratorias”. Lab Zambon “Artrosis y su futuro en 2005-10”, Lab Aventis Pasteur MSD” la distribución de productos farmacéuticos en frío en España”

    De este X tramo de mi escalera, fijo la finalización, en el atentado del 11 de marzo de 2004, de los trenes de Atocha. Esto iba a acabar con el gobierno de José M.ª Aznar que ya había dimitido, pensando regresar más tarde supongo, y dejando el gobierno que teóricamente iba a ganar con facilidad en manos de Mariano Rajoy, en las elecciones del 14 de marzo de 2004.

   Nunca te fíes si dejas el poder, normalmente, es para siempre, pues la naturaleza tiende a tapar los agujeros de la Historia, lo mismo me ha ocurrido a mi, en las sucesivas presidencias de Asociaciones y Clubs que he tenido en mi vida.

  . Hay que decir que en 2003 estaba en el culmen de mi historial profesional, con mis empresas funcionando a pleno rendimiento. No podía imaginar que la etapa del miserable Zapatero, acabaría no solo con España, sino conmigo y mis ambiciones, aunque ya no tendría ocasión por mi edad 63 años, de levantar la cabeza, otra vez, enfrentándome en cinco años al cierre de mis empresas y actividades profesionales. La Jubilación a los 68.

       Ciertamente hoy me arrepiento de no haberme dado cuenta de que la época de Zapatero nos iba a llevar a la mayor crisis que España ha sufrido en el transcurso de mi vida. Mi amigo Federico Jiménez Losantos le ha llamado miserable como yo, por su comportamiento en el tema Venezuela en 2017, a la vez que sus actividades políticas en España para que se apruebe la Ley de Memoria histórica, una vergüenza que implicaría la perdida de la libertad de prensa en relación con la época de Franco. Es historia ¡imbécil! y la historia no se puede enterrar, y muchos de nosotros la hemos vivido en persona largos años, yo desde el 41 al 75, suficiente. Un tiempo que tuvo sus inconvenientes, aunque también sus ventajas, y eso que yo he sido siempre antifranquista, pero no estoy ciego a la historia.

Federico Jorge Jiménez Losantos (Orihuela del Tremedal, Teruel, 15 de septiembre de 1951) es un periodista, publicista, escritor, locutor y empresario español. Desde septiembre de 2009, es director y presentador del programa radiofónico Es la mañana de Federico, de la cadena esRadio (también se emite en Intereconomía Televisión), y columnista del diario El Mundo. Es copropietario, editor y colaborador del diario digital Libertad Digital y director y colaborador de la revista La Ilustración Liberal. Su padre fue zapatero y desempeñó el cargo de alcalde. ​ Su madre era maestra de matemáticas y él era nieto de maestros.

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza y, en 1971, se trasladó para cursar la especialidad de Filología Española en la Universidad de Barcelona. Se licenció con una tesina sobre las acotaciones a los esperpentos de Valle-Inclán, dirigida por Joaquim Marco. El tribunal, presidido por José Manuel Blecua le otorgó un sobresaliente por unanimidad. ​ Estudió psicoanálisis con Óscar Masotta, y fue uno de los fundadores de la Biblioteca Freudiana de Barcelona, así como de la universitaria Revista de Literatura. En enero de 1978, junto con Alberto Cardín, fundó y dirigió la revista de pensamiento sobre política, filosofía, literatura y psicoanálisis Diwan, que fue considerada por el diario El País como «la revista cultural más importante, abierta y viva del momento». Ayudó a divulgar en España la obra del filósofo François Lyotard, con su edición crítica de Discurso, figura, en 1979.

      Ese mismo año obtuvo el I Premio de Ensayo de la editorial El Viejo Topo por su obra La cultura española y el nacionalismo. No obstante, con posterioridad, esta editorial se negó a publicarle el libro Lo que queda de España porque, según El Viejo Topo, estaban en un proceso de restricción del número de títulos a publicar. Luego la editorial añadiría que algunos capítulos eran «impublicables». La Ajoblanco, que competía en el mercado con El Viejo Topo, fue finalmente la que se encargó de publicar el libro. La obra fue presentada por Francisco Umbral y contó con el apoyo del diario El País, incluidos el apoyo de Javier Pradera y de Juan Luis Cebrián. El libro volvería a editarse en 1995.

     Lo que queda de España criticaba al nacionalismo catalán y defendía los derechos culturales de los hispanohablantes. Esto dio inicio a una larga polémica que culminó, tiempo después, con el Manifiesto de los 2.300.

     Durante el franquismo, militó en dos organizaciones clandestinas de la izquierda antifranquista: la Organización Comunista de España (Bandera Roja), de ideología maoísta, y en el Partit Socialista Unificat de Catalunya, de ideología comunista.

       Colaboró en revistas y grupos artísticos (Grupo Trama) de extrema izquierda. No obstante, fue reorientando sus posiciones a raíz de un viaje a la República Popular China en 1979, del cual sacó la impresión de que la realidad no coincidía con los valores de la ideología en la que militaba. Ya en la Transición, entró a militar en el Partido Socialista de Aragón (un partido fuera de la órbita del PSOE, perteneciente a la ya extinta Federación de Partidos Socialistas), que obtuvo un diputado (Emilio Gastón) en las Cortes Constituyentes. Finalmente, Jiménez Losantos se presentó como candidato por el Partido Socialista andaluz. Cataluña era una región que había tenido una gran inmigración andaluza. Losantos basó su discurso en la defensa de los derechos culturales y cívicos de todos los españoles inmigrantes. Según su discurso, estos no estaban bien defendidos por el PSOE-PSC ni por el PCE-PSUC. Según él, esos partidos habían desprotegido a los obreros andaluces porque estaban influidos por el nacionalismo catalán. El Partido Socialista de Andalucía obtuvo dos escaños.

    Estos parlamentarios (que eran, casi, los únicos diputados que se expresaban en español en el Parlamento de Cataluña se centraron en la defensa del derecho de la población hispanohablante de Cataluña a conservar su lengua, a su juicio conculcado, sin abordar otros temas.

    El hecho de haberse presentado como candidato por el Partido Socialista Andaluz lo llevó a un enfrentamiento dentro de la revista Diwan con Alberto Cardín, que defendía la independencia política de la revista. Este incidente provocó el fin de su colaboración en el diario El País y pasó a incorporarse a Diario 16 de la mano de Fernando Sánchez Dragó. Diario 16 estaba dirigido por Pedro J. Ramírez. Esta publicación sacó el 25 de enero de 1981 el Manifiesto de los 2300, en el que se defendía la igualdad de los derechos lingüísticos en Cataluña entre el español y el catalán.

     Poco tiempo después, el 21 de mayo de 1981, fue secuestrado por la organización terrorista independentista catalana Terra Lliure (que no anunció públicamente su existencia hasta el 24 de junio). Tras recibir un disparo en una rodilla y ser abandonado atado a un árbol, fue liberado por la policía el mismo día.  Después del suceso, Jiménez Losantos y otros firmantes del Manifiesto, como Amando de Miguel, Carlos Sahagún y Santiago Trancón, abandonaron Cataluña. Años después (el 31 de enero de 2007) en una entrevista para la televisión (La noche de Quintero, en TVE-1) declaró, refiriéndose a los que le habían disparado: «a lo único que me negué es a que liquidaran a los que me dispararon, y eso que me lo ofrecieron».

    En 1982, se estableció en Madrid y pasó de colaborar en El País a hacerlo en Diario 16. En 1984-86 estuvo conmigo en el partido reformista, donde ambos fracasamos con Roca.  Simultaneaba esta labor con sus clases de literatura en el Instituto Lope de Vega. En 1986 ascendió a jefe de opinión en dicho diario y fue columnista en Cambio 16. En 1987 fichó como columnista por ABC, diario decano de la prensa madrileña.

     A principios de los años noventa empezó a colaborar en la cadena de radio Antena 3. Con la aparición de la televisión privada en España, empezó a colaborar en Antena 3 Televisión, donde dirigió programas culturales como La Historia de los Judíos Españoles. Fue comentarista político del noticiario de Luis Herrero y, más tarde, de la sección Fuego Cruzado, de Informativos Telecinco. En 1992 se disolvió el grupo de comunicación formado por Antena 3 Radio y Antena 3 Televisión, quedando el primer medio en manos del grupo PRISA. Esta operación fue bastante polémica. Ante ello, un grupo de periodistas, entre los que estaban José María García, Antonio Herrero, Luis Herrero y el propio Federico Jiménez Losantos, entraron en la cadena radiofónica COPE. El antenicidio (como ellos lo denominan) y las posteriores acciones ante los tribunales han marcado siempre una política editorial crítica y agresiva con el grupo PRISA y también con los sucesivos gobiernos del PSOE. En 1998, tras la muerte de Antonio Herrero en un accidente de buceo, Luis Herrero se hizo cargo del programa La Mañana y Jiménez Losantos quedó al frente del programa nocturno La Linterna. Tras la marcha de Luis Herrero en 2003, pasó a dirigir y presentar el matinal, programa que elevó a uno de los mayores índices de audiencia de la radio española.

     Meses más tarde, Luis Herrero se presentaría a las elecciones al Parlamento Europeo dentro de las listas del Partido Popular. En 2005, Herrero se reincorporó al programa matinal de Jiménez Losantos en calidad de contertulio.

       En abril de 2009 la COPE (para algunos, obedeciendo órdenes de determinados sectores del PP que se sentían molestos con Jiménez Losantos) le propuso abandonar la presentación de La Mañana para presentar La Linterna de 10 a 12 de la noche. Jiménez Losantos no aceptó y decidió seguir su actividad radiofónica en una nueva emisora esRadio, del grupo Libertad Digital, junto con César Vidal, también recién salido de su programa de la COPE, y Luis Herrero, quien regresó a la radio tras su paso por el Parlamento Europeo.  Como complemento a su incesante actividad radiofónica, Jiménez Losantos promovió en el año 2000 la publicación de un nuevo diario exclusivamente electrónico, Libertad Digital, del que actualmente es editor.

       En 1999 abandonó tras una década la redacción de ABC y pasó a formar parte de la nómina de colaboradores de El Mundo, donde sigue publicando lunes, miércoles y viernes la columna «Comentarios liberales». Recíprocamente, su exdirector, Pedro J. Ramírez, ha colaborado también en sus programas radiofónicos matinales, incluido el de la COPE, como tertuliano. Desde 1998, asimismo, es editor de la revista de pensamiento La Ilustración Liberal. Jiménez Losantos se define como liberal, en el sentido clásico del término. Es considerado por sus defensores una referencia para toda una nueva corriente de autodenominados «jóvenes liberales» que se identifican con la línea editorial de Libertad Digital 

    Sus detractores consideran que el nuevo liberalismo, que Jiménez Losantos representa es en realidad otra forma de denominar a la ultraderecha de la que Jiménez Losantos actuaría como portavoz. Gentes de izquierdas y de derechas (estas suelen ser las vinculadas fuertemente al Partido Popular, una minoría suelen encontrarse entre sus detractores. Por ello, periodistas como Luis del Olmo o Iñaki Gabilondo, o el humorista Andreu Buenafuente expresaron su rechazo a Jiménez Losantos cuando éste recibió el premio Micrófono de Oro. ​

      En la actualidad, Losantos critica la pasividad interesada ante procesos que atentan, en su opinión, contra el espíritu de la Constitución de 1978 en lo que se refiere a la igualdad de todos los españoles ante la ley. Considera esta igualdad en peligro debido a la aprobación del nuevo estatuto de autonomía de Cataluña, que hace algunas referencias a ésta como una nación dentro de España (de ahí que acuse a José Luis Rodríguez Zapatero de practicar políticas que llevan a la «reducción a cenizas del régimen constitucional de 1978»).

      Es también uno de los exponentes más destacados de las teorías en torno al atentado del 11 M que ponen en duda la instrucción judicial, denominadas habitualmente teorías conspirativas. Son defendidas por sus partidarios como un intento de búsqueda de la verdad. En su opinión, el atentado «se perpetró para echar al PP del poder y cambiar de raíz la historia de España». Jiménez Losantos, durante una charla con los lectores de Libertad Digital, ante una pregunta de un participante anónimo que describía a Zapatero como «terrorista» por «legalizar a partidos terroristas para presentarse a unas elecciones» y «reunirse con ellos para hablar en secreto», manifestó que «Zapatero tiene una responsabilidad enorme y creciente en el 11-M» ​​.

      Rajoy ha demostrado con los hechos que el PP no ha aprendido nada de su fracaso en la tregua-trampa. La Derecha ha vuelto a demostrar que el guion de El silencio de los corderos se escribió pensando en ella. No es fácil que Rajoy admita un error, según vamos viendo. Pero es que el del debate sobre el estado de la nación es peor que un mal día y mucho más que un error. Era, es y será siempre un crimen. La eutanasia pasiva de una fuerza política no es aceptable cuando implica la eutanasia activa contra la nación. El PP no puede aceptar pasivamente que se consume el pacto ETA-PSOE pensando que más tarde o más temprano se vendrá abajo y las masas ovinas lo llamarán gimoteando al poder. En vez de venirse abajo se les puede venir encima. Y del liberticidio y el españicidio no se libra absolutamente nadie. Ni del PP ni de España.

      Jiménez Losantos tiene muchos detractores, algunos de los cuales han lanzado en ocasiones ataques y descalificaciones contra él. Disfruta también de numerosos defensores y seguidores muchos de ellos anónimos, que son los que han colocado su programa entre los más escuchados de la radio española y los que compran sus libros por miles (su último libro agotó 30 000 ejemplares el mismo día que se puso a la venta). Suelo escuchar su radio y sus programas de mañana porque son interesantes y suelen decir verdades como puños.

Manifiesto liberal de Oxford (1947). Salvador de Madariaga. Lo ominoso en 2017....
Comentarios