sábado 12/6/21

Historias de mi vida liberal. Desarrollo político de la oposición de 1959 a 1977 2ª parte

Se inicia el proceso conocido como Transición española, en el que los grupos moderados de centro derecha van confluyendo progresivamente en torno al Centro Democrático, que lancé en marzo de 1976, luego UCD, Grupo Federal de la Democracia Cristiana, desparecido más adelante, y Alianza Popular, fundada por Manuel Fraga Iribarne, más tarde aliada con el Partido Liberal, del que hereda la gaviota que yo había creado y, después, el Partido Popular.

Con el nombramiento de Adolfo Suárez como presidente del gobierno las expectativas de la oposición no mejoraron mucho. Éste, también se negó a apoyar la Ley de Reforma Política que se sometió a referéndum a finales de 1976, preconizando la abstención activa. El gobierno, apoyado por el rey y sectores sociales de imposible cuantificación, preconizaba la reforma. La oposición, repleta de siglas y con apoyos igualmente inciertos, la ruptura.

A pesar de ello, los primeros meses de 1977 fueron de una febril actividad y contactos entre gobierno y oposición. La llegada clandestina de Santiago Carrillo a España, su detención y su puesta en libertad fueron seguidas con expectación. Las manifestaciones opositoras, contramanifestaciones de los ultras, atentados y secuestros de ETA y el GRAPO pusieron el proceso de la transición al borde del colapso, pues se temía un golpe de estado de los militares nostálgicos del franquismo apoyado por el búnker.

La prueba de fuego fue la legalización de los partidos políticos, que se obtuvo sin más problemas para la mayor parte de ellos, como el PSOE, que sufría una escisión entre el partido histórico (mayoritarios en el exilio) y el renovado (estos últimos más apoyados en el interior y convalidados por la Internacional Socialista); el PSP (en torno a la figura de Enrique Tierno Galván); los nacionalistas vascos (PNV) y catalanes (ERC, que no contaba con la figura de Josep Tarradellas, President en el exilio, repuesto en el Palau de la Generalitat en una jugada maestra de Suárez, y la CDC de Jordi Pujol y Unió Democrática de Catalunya, convalidado por la internacional demócrata cristiana).

A su vez, hubo grupos que acabaron siendo fagocitados por la UCD, coalición promovida por el gobierno y vencedora de las siguientes elecciones, como la Democracia Cristiana, excepto la facción de Joaquín Ruiz Giménez y José María Gil Robles, que no se integró y no obtuvo ni un sólo diputado, y partidos socialdemócratas y liberales como los de Enrique Larroque y Bernardo Rabassa que no se integró, y los que sí, Joaquín Garrigues Walker, Ignacio Camuñas, Francisco Fernández Ordóñez y otros menores.

Había, además, cientos de partidos muy atomizados. Las reuniones se eternizaban, pues los partidos marxistas eran más de 60 y, como todos tenían que hablar, nos daban las 4 de la mañana sin llegar difícilmente a ninguna conclusión. Destacaba por su vozarrón el comunista Ramón Tamames y por su listeza Ignacio Camuñas, que solía llegar a lo último, normalmente con algún escrito, lo que hacía que muchas veces se llevara el gato al agua. Las dificultades con la tramitación de la petición de legalización del PCE, cuyo expediente iba saltando entre instituciones gubernamentales y judiciales, acabó por decisión del gobierno en la Semana Santa de 1977, aprovechando los días festivos, y fue aceptada a regañadientes por la mayoría de los militares. Sólo algunos partidos de extrema izquierda o vinculados a ETA no fueron legalizados.

La famosa rueda de prensa de Carrillo aceptando la bandera rojigualda puede considerarse como el punto final de la oposición al franquismo y el comienzo del nuevo periodo, con elecciones libres y la redacción de la Constitución de 1978, en la que predominó el consenso. Hablaremos en su momento de los Documentos Ollero (de Carlos Ollero, catedrático monárquico, que en 1976 logró el consenso de muchos en torno a la figura del rey) y del llamado “Manifiesto de los 32”, en los que participé y que dieron paso a la llamada “ruptura pactada”, con lo que no se llegó al enfrentamiento con Suarez

“Ley de Asociaciones Políticas”, “Estatuto de Asociaciones Políticas” y “Derecho de Asociación Política” fueron los nombres que recibieron durante la transición española los distintos intentos de aperturismo durante el franquismo final y las fases de la transición española anteriores a la convocatoria de las elecciones de 15 de junio de 1977. Se pretendía evitar el nombre de “partidos políticos”, que inequívocamente reflejaría la pretensión de crear un sistema multipartidista que superara el unipartidismo del Movimiento Nacional franquista, que pretendía englobar la totalidad de las expresiones de la vida pública e incluso privada, y que desde el Decreto de Unificación de 1937 sólo permitía la existencia de un partido político que englobaba a todos los que apoyaron el Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936, Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, al que ni siquiera era aceptado designar con la palabra “partido”. La expresión elegida para el nuevo mecanismo de participación, “asociaciones políticas”, era lo suficientemente ambigua como para permitir todo tipo de interpretaciones.

Aunque la Ley Orgánica del Estado de 1966 se podía interpretar como una apertura de posibilidades en ese sentido (de una forma críptica preveía encauzar dentro de los Principios del Movimiento el contraste de pareceres sobre la acción política como una de las atribuciones del Consejo Nacional del Movimiento), no se emprendió ninguna iniciativa en los años siguientes que permitiera concretarlas.

La actividad política partidista durante el franquismo discurría por cauces informales, expresándose en las denominadas “familias del franquismo”, entre las que el propio Franco distribuía alternativamente parcelas de poder (azules o falangistas, católicos  la mayoría de los procedentes de la CEDA, los propagandistas de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, y a partir de los años 50 los tecnócratas vinculados al Opus Dei , monárquicos  unos juanistas, otros carlistas o requetés, y finalmente otros juancarlistas  y militares  presentes en todas las familias ). 

Disponían incluso de medios de comunicación afines (diario Arriba, diario Ya, diario ABC, diario El Alcázar, diario Pueblo) y a pesar de la común coincidencia en lo conveniente del mantenimiento del Régimen, sus discrepancias y puntuales enfrentamientos eran notorios (generando algunos sonoros escándalos, como Matesa, por ejemplo), pero obviamente ni tenían mecanismos de competencia electoral ni estaban abiertas a la oposición (a excepción de algunos grupos marginados: los intelectuales del llamado “Falangismo Liberal”, los esporádicos y contradictorios contactos de Juan de Borbón con su consejo privado y dirigiendo el tema desde Estoril, donde le visité en compañía de Joaquín Satrustegui, o algunas figuras bien integradas social y políticamente que acudieron al llamado “Contubernio de Múnich” de 1962, y que alcanzaron más protagonismo por su represión que por la entidad real de su actividad opositora). Tales eran los límites de la denominada Democracia Orgánica.

Asesinado Carrero Blanco, el único que podía controlar con mano férrea la situación, inicialmente, fue el último presidente del gobierno de Franco, Carlos Arias Navarro, quien declaró su intención de impulsar las asociaciones políticas en su discurso denominado “Espíritu del 12 de febrero de 1974”. A pesar de la rectificación posterior, consecuencia la oposición radical del denominado búnker (los partidarios de mantener intacto el sistema político franquista, que se expresó en un artículo de José Antonio Girón de Velasco  el “gironazo”, 28 de abril de 1974, diario Arriba ), y de la coyuntura revolucionaria, que se estaba viviendo simultáneamente en Portugal con el último gobierno de Marcelo Caetano, con el que conviví por estar trabajando en Portugal y Angola, destituido por el golpe que dio el Mariscal Spinola desde Luanda, en donde estaba empeñada una guerra sin solución con el frente de liberación (Revolución del 25 de abril o de los Claveles), se promulgó el Decreto Ley 7/1974 de 21 de diciembre del Estatuto de Asociaciones Políticas (Estatuto Jurídico del Derecho de Asociación Política) muy restrictivo.

Posteriormente, llegó el gobierno de Adolfo Suárez (nacido en Cebreros en 1932), amigo del rey. Estudió Derecho en las universidades de Salamanca y Madrid. Funcionario de la Secretaría General del Movimiento, fue nombrado gobernador civil de Segovia en 1968, ocupó la Dirección General de Radiodifusión y Televisión de 1969 a 1973 y fue presidente de la Empresa Nacional de Turismo de 1973 a 1975. Al aprobarse la Ley de Asociaciones Políticas, promovió la asociación política Unión Democrática del Pueblo Español (UDPE), de la que fue presidente. Hasta esa época no se había caracterizado por una posición aperturista y tampoco destacó en este sentido durante su primera etapa gubernamental.

Elegido Adolfo Suarez frente a López Bravo y Federico Silva, de la terna  propiciada por Torcuato Fernández Miranda (segundo gobierno de la monarquía de Juan Carlos I), propició la Ley 21/1976 de 14 de junio sobre el Derecho de Asociación Política, y un Registro de Asociaciones Políticas, que para el 2 de octubre publicitó haber recibido 22 solicitudes, de las que se habían aceptado diez (con nombres que evocaban todo el espectro político: Frente Nacional Español  Falange Española de las JONS , Unión Nacional Española, Asociación Laborista  Partido Laborista , Defensa Agraria Social  Partido Agrario Español , Unión del Pueblo Español, Partido Popular  no confundir con Alianza Popular, coalición inscrita el 9 de octubre , Frente Institucional  Partido Social Regionalista , Nueva Izquierda Nacional, Partido Socialista Demócrata Español), mientras que nueve se encontraban pendientes o en tramitación (entre las que había de extrema derecha  Fuerza Nueva, de Blas Piñar , de derecha o centro  Partido de Acción Nacional, Unión Demócrata Cristiana  y de izquierda  las distintas facciones del PSOE ). Las tres solicitudes que incorporaban el nombre de Falange se rechazaron por existir ya un partido con ese nombre, como preveía la ley (el inscrito por Raimundo Fernández Cuesta). No había presencia ni del Partido Comunista de España, ni de partidos de extrema izquierda o nacionalistas periféricos (aunque sí uno denominado Unión Catalana), ni liberales.

El Grupo Tácito fue un grupo de intelectuales, políticos y periodistas españoles, muchos de ellos provenientes del franquismo, que en la década de 1970 apostaron por una salida democrática al Régimen franquista y que tuvieron influencia en distintos sectores vinculados al sistema, estando activos durante el periodo de la transición española entre 1973 y 1976. De hecho, el 77 se integraron en UCD, frente a Ruiz Giménez y Gil Robles que fueron por su cuenta en el equipo federal de la democracia cristiana, fracasando en las elecciones de 1977, cosa que ya les había avisado yo cuando constituimos el Centro democrático en enero de 1977.

Se consideran fundadores del grupo Tácito a Alfonso Osorio (posteriormente vicepresidente del Gobierno con la UCD), Fernando Álvarez de Miranda (luego Presidente de las Cortes) y Abelardo Algora, cuando en 1973, en el Colegio Mayor Universitario San Pablo de Madrid, encabezan una iniciativa que aglutinaba a políticos y periodistas, que comenzaron a publicar artículos en una veintena de periódicos de España bajo el seudónimo de “Grupo Tácito”, en los que aportaban las ideas democristianas (y más tarde también las liberales) para superar el Régimen dentro de un proyecto reformista, no rupturista, próximo a lo que serían después las tesis de Unión de Centro Democrático. El proyecto surgió dentro de algunos miembros de la dirección de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas.

El grupo se apoyó en la Editorial Católica, el diario Ya y en la agencia de noticias Colpisa, además de un grupúsculo de empresas creadas expresamente para sortear las prohibiciones asociativas del Régimen. Sus miembros más conocidos fueron, además de Abelardo Algora y Alfonso Osorio, Eduardo Carriles, Íñigo Cavero, Leopoldo Calvo Sotelo, Landelino Lavilla, Jacobo Cano, Alejandro Royo Villanova, Marcelino Oreja Aguirre, José Luis Álvarez, Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona, José Giménez Mellado, Fernando Álvarez de Miranda, Andrés Reguera Guajardo, José Manuel Otero Novas, Juan Carlos Guerra Zunzunegui, Gabriel Cañadas, Joaquín Satrustegui (liberal monárquico), Gabriel Peña, José María Sanz Pastor, Juan Muñoz, Ignacio Gómez Acebo, Juan José Franch y Óscar Alzaga.

La actividad del Grupo Tácito se puede considerar activa hasta 1976, cuando Adolfo Suárez asume la presidencia del gobierno, y se precipita el proceso de reforma política y el debate previo sobre reforma o ruptura. El grupo se mantuvo homogéneo hasta el otoño de 1973, cuando el propio Osorio se mostró contrario a un proceso que no fuera la reforma de las Leyes Fundamentales, descartando cualquier ruptura. Después, otro momento crítico fue cuando, el último presidente de gobierno del franquismo, Carlos Arias Navarro, presentó el proyecto de tímida legalización de asociaciones políticas, el denominado “Espíritu del 12 de febrero” en 1974, que constituyó el máximo aperturismo del franquismo sociológico.

Si bien la inmensa mayoría de los miembros se mostraron contrarios a la Reforma Arias por considerarla muy insuficiente, Tácito abrió a partir de ese momento una brecha con una parte notable de los aperturistas más próximos al franquismo, como Manuel Fraga, que más tarde sería el eje sobre el que pivotaría el centro derecha y sobre todo el actual Partido Popular. Federico Silva (que había participado en los inicios del grupo), Laureano López Rodó y los vinculados al Opus Dei Fernández Miranda e Íñigo Cavero, absolutamente contrarios al proyecto de Arias, abandonaron Tácito también, al menos formalmente.

En general, estos movimientos se verían reflejados año y medio más tarde con las dos formaciones políticas de la derecha española: Unión de Centro Democrático y Alianza Popular (Fraga), que respondían al perfil de esta división.

A principios de 1975, meses antes de la muerte de Franco, las tensiones en Tácito se presentaron cuando se debatió la posibilidad de crear un partido político al amparo del Estatuto de Asociaciones de 1974. Este debate, junto con los contactos llevados a cabo por Tácito con el bloque que representaba en aquel momento Manuel Fraga, la Junta Democrática, el Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español y el Partido Socialista Obrero Español, crearon una situación de total inestabilidad en la que, en ocasiones, el grupo estaba al borde de la desaparición por la renuncia de sus miembros, y en otros momentos participaban en su seno hombres como Fraga y Juan José Rosón, que habían rechazado en varias ocasiones su participación. Es el tiempo en el que las alianzas personales y grupales están marcadas por el inmediato horizonte de un proceso democratizador que se adivina. Los encuentros con el entonces príncipe Juan Carlos de Borbón y con su padre Juan de Borbón en Portugal, desvelaban que la muerte de Franco abriría un proceso democrático.

Muerto Franco y declarado rey de España y jefe del estado Juan Carlos I, Tácito se mostró siempre favorable al monarca. El nombramiento de Adolfo Suárez como presidente del gobierno, un hombre desconocido y ajeno a Tácito, provocó reacciones de sorpresa no exentas de disgusto. A la vez, Suárez se rodeó de algunos de los tácitos más destacados para ministros clave como Osorio, Calvo Sotelo, Landelino Lavilla o Marcelino Oreja. Las alianzas posteriores y la legalización de los partidos políticos representaron una nueva etapa y el fin de Tácito. A ello hubo que añadirle los llamados “azules”, como Rodolfo Martín Villa, que en número mayor de 70 coparon los primeros puestos de las listas cerradas de UCD con el resto de los componentes del CD (una vez quitado Areilza de la presidencia, por cierto, del llamado PP gracias a la traición de Pio Cabanillas, Alfonso Guerra Zunzunegui y José Pedro Pérez Llorca , constituido en enero de 1977 y presentado por mí mismo como presidente del Comité de Organización en el mes de marzo de 1977 en el Teatro Principal de Alicante.

El Grupo Tácito no estuvo exento de problemas con el franquismo, aunque muchos de sus miembros habían sido o eran altos cargos de la Administración General del Estado. La brigada político social pasaba información de sus movimientos a la presidencia del gobierno. En varias ocasiones fueron censurados sus artículos, o cerrado el diario Ya (por ejemplo, en 1975 por el artículo “Los sucesores”) o censuradas las editoriales de los propios medios de comunicación. Tácito se mostró también a favor de los condenados en el proceso de Burgos, lo que le valió la investigación de la vida personal, familiar y laboral de muchos de sus miembros.

Comentarios