domingo 17/10/21

El debate liberal en el Ateneo de Madrid en 2009. Imade. “La Pepa”. Cristobal Montoro

Me preguntaba, en el mismo Ateneo, en el previsto debate el 23 de febrero 2009, si se podía hablar de crisis social: ¿Crisis social? ¿Qué crisis social? Un liberal no puede hablar propiamente de una crisis social, ya que si lo social no está en crisis permanente no puede existir progreso, ni cambio, ni innovación, ni devenir hacia el futuro, ya que los “clichés” y los “estereotipos” son la negación misma de la libertad, por lo que siempre debemos de plantearnos, preguntas y dudas de si una determinada situación respeta el derecho a la libertad individual o si la constriñe, impidiendo el ejercicio cotidiano de la misma.( De hecho la crisis económica apenas empezaba y se ha extendido casi hasta 20014 en que se empezó una paulatina recuperación)

   Esta manera de pensar, ácrata, en toda la extensión de la palabra, es sobre todo una filosofía que, en su aplicación práctica, está más cerca de las ideas de Proudhom que de las de Bakunin, donde los grupos sociales colectivistas debían, en forma asamblearia, tomar sus decisiones colectivas, que regían su comportamiento.

     No es muy lejana a esta forma de comportamiento la democracia, que, a través del Congreso de los Diputados, del Senado y de los Parlamentos Autonómicos se dedican a legislar siguiendo el hilo del devenir social, en una permanente lucha entre “conservadurismo” y “progresismo”, ambos entre comillas, pero que nos hacen avanzar a estructuras sociales distintas, al menos en apariencia. “Todo tiene que cambiar para que nada cambie”, del mítico viscontiano “Gatopardo”, del “Caos al Cosmos”, en un intento de armonizar lo individual con lo social, que en los albores de la humanidad creó en Mesopotamia la ciudad de Ur, dando inicio al sedentarismo, y consiguientemente al mercado, imprescindible para armonizar lo rural (la producción alimenticia) con lo urbano (la producción industrial y de servicios).

     La lástima es que poco hemos avanzado en esta lucha por la vida, porque sólo hay un sistema eficaz y más barato para equilibrar los mercados (oferta y demanda); y no hablo sólo de economía, hablo también de sociedad, pues hay un mercado del amor, otro de la generosidad, otro de la política, otro de la educación, y así hasta el infinito, de los intercambios entre humanos.

     En 1964 publiqué en el Diario Pueblo un artículo que se llamaba: “Amor y procreación”, con la afirmación y pronóstico de que la píldora anticonceptiva iba a revolucionar la estructura de la familia en España, ya que dejaba en manos de la mujer la decisión de tener o no tener hijos, y la igualaría a los hombres, posteriormente, en la oferta laboral, científica y tecnológica.

       Curiosamente, en el mismo periódico venía como noticia principal: “Los Obispos españoles apoyan en bloque al Papa y a su encíclica Humanae Vitae”. Hoy ya han tragado, como no podía ocurrir de otra forma, pues no podían restringir esa libertad, hasta entonces en manos del hombre, que imponía su voluntad, en lo que ahora se llama “violencia de género”. Hasta entonces, la célula social llamada matrimonio había constituido por muchos siglos el soporte de la sociedad, principalmente rural que, necesitada de mano de obra, hacía preferir los varones a las hembras, aunque también para otros menesteres de los que nos ocupamos cíclicamente para resolver nuestros problemas: las guerras. De hecho, en la historia de España sólo no hay guerra desde 1939, aunque queda algún retazo en el colaboracionismo de la II Guerra Mundial, y en alguna que otra intentona más reciente: Irak o Afganistán.

        De forma que la crisis social, o de cambio, afecta especialmente a esa célula, y en su actividad parece que la sociedad pervive y evoluciona, es decir, los hijos, y el mundo en el que estos se desarrollan, es decir, la Educación, que debemos analizar como primer escalón de la Organización social. Educar viene de educere, como Pedagogía viene de Paidós gogos, es decir, llevar al niño, pero el problema es: ¿adónde? Y aquí las cosas han cambiado, pues antes estaba claro que en las estructuras aherrojadas en las que se movía la sociedad, debían ser los “contenidos” el sujeto de la educación, en tanto que las corrientes, entre comillas, “progresistas”, nos hablaban de afectividad, solidaridad, y últimamente de Educación para la Ciudadanía.

    ¿Qué quieren ustedes que les diga? Pues ni tanto ni tan calvo. Pues hacer amorosos analfabetos funcionales, no parece ser un buen resultado, y el Plan Bolonia de la Comunidad Europea, en busca de un mejor y mayor “conocimiento” de los universitarios, acostumbrados a décadas de “laissez faire”, ha sido mal recibido por la juventud, nuestro siguiente problema. Juventud a la que se le vende como supremo valor el “disfrutar”, el hedonismo, ante todo, que ha llevado a España a vivir de prestado las últimas décadas, endeudándose exteriormente, y no esforzándose lo suficiente para ser competitivos, ya que no estábamos dispuestos a trabajar normalmente, ni siquiera en el plano de la I+D+i, para tener algo que ofrecer que equilibrara nuestra balanza de pagos, además del “sol y playas” del turismo.

       Terminadas las ayudas europeas, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo conseguiremos pagar la deuda de 900.000 millones de euros, la más alta de todos los países del mundo? . Ahora en la actualidad estamos ya pasado el billón y eso porque se ha subido el PIB ¿Y qué me dicen de la deuda de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas? 62.928 millones de euros estas últimas en 2009. Ganaba Cataluña, con 17.666 €, y le siguen: Valencia, con 12.198 €, Madrid, 9.945 €, y Andalucía, 6.867 €. Pagando los Ayuntamientos de media a 240 días, ahogando a las empresas (hasta que a alguien se le ocurre quemarse a lo bonzo); en total, 25.045 millones de euros más, además de las Diputaciones y Cabildos Insulares, con 5.147 millones de euros.

       Es evidente que había que “apretarse el cinturón”, y volver al esfuerzo y a la creatividad, pues los móviles, los DVD, y las consolas no crecen en los árboles, y no podemos vivir de la energía eléctrica francesa, el arroz chino, el pescado de Sudáfrica, etc. Y no nos van a dejar más dinero, si no somos capaces de devolverlo, diga lo que diga Zapatero, y su Ministro de Industria, Sebastián, de ideas luminosas (bombilla de bajo consumo), Plan renove, que ha vendido 4 coches, y consuma productos españoles, que por cierto ya casi no existen.

     Será difícil convencer a las nuevas generaciones que vuelvan al esfuerzo común, sobre todo a algunos de ellos, adoctrinados, por ejemplo, por los partidos nacionalistas, que afirman que hablando euskera o catalán se nos abrirán las puertas del mundo mundial, y a los andaluces y extremeños del PER, que ahora habrá que darle otra vez a la azada, si no al arado romano, con sólo un 4’3% de obreros rurales, del total de la mano de obra nacional.

    ¿Y qué me dicen ustedes de la religión? El laicismo frente al catolicismo (menuda crisis). ¿Y del Estado Providencia, con más de 3 millones de funcionarios, entre 4,5 y 6 millones de parados? ¿Quién fabricará los billetes para que paguen las deudas archimillonarias de estos costes?  ¡Si en el Banco de España, por no haber, no hay ni imprenta!

   ¿Y la cultura? Subvencionando las películas y el teatro. Si no hay demanda de bodrios, ¿por qué tirar el dinero al mar? ¿Y el futuro de nuestros mayores? Cada vez más mayores: 82 años de expectativa de vida. Mucho me temo que tendrán que volver a trabajar los que puedan, pues los que dependan (ley de dependencia), vivirán en la indigencia, causada por el abandono de sus familias. ¿Y la inmigración? Entre 5 y 6 millones de personas, que por hacer el trabajo que los españoles de origen no han querido hacer estos años pasados, nos han ayudado a salir del bache, pero ahora reclaman, y con justicia, sus derechos.

     La sanidad, hasta hoy de calidad y buen servicio, ya no es equitativa, pues las CCAA se han dotado sus propios Sistemas y la Atención Sanitaria no es la misma en Madrid o Barcelona, que, en las famosas Hurdes, por no decir en Ciudad Real o Toledo.

       Vayamos al Barómetro del CIS (enero 2009), pues las encuestas nos retratan la realidad social, en la que el 70% consideran la situación económica como mala o muy mala, y esto es social, no economía, pues es una percepción de la realidad y no la realidad misma. Otro 70% piensa que es peor que hace un año, y el 68% piensa que dentro de un año será igual o peor.

     La situación política: ¡estos políticos que dicen que se encargan de organizar lo social! mientras saquean a manos llenas las arcas del Estado, para su provecho particular, salvo honrosas excepciones, por lo que el 40% opina que es mala o muy mala y regular otro 40%, ¿no parecen muy contentos, ¿verdad?; que es igual o peor que hace un año, el 87%, y que será igual o peor dentro de un año, el 72%. ¡Pues vaya unas expectativas!

       Y ahora agarrarse a la silla, no porque el problema principal para la gente que es el paro, 75%, los problemas económicos, el 52%, el terrorismo, el 22%, sino porque sólo le preocupa la corrupción y el fraude, al 0,4%, los jueces, al 0’3%, la juventud, al 0’8%, la crisis de valores, al 1’5%, la educación, al 3’2, el funcionamiento de los servicios públicos, al 0’1%, etc. ¡Vamos, banalidades sin importancia! Lo importante es la “Andorga “, o sea la de Sancho Panza, y estas respuestas se repiten más o menos en la encuesta, cuando se le pregunta en respuesta espontánea, o cuál de ella le afecta personalmente. De tres respuestas posibles (donde el Gobierno y los partidos políticos le importan sólo al 1’7%, los jueces al 0’0%, la corrupción y el fraude al 0’1%, las drogas al 0’4%, y aunque se repita, el paro al 36%, las economías personales al 45’8%, o la vivienda, el 13’8%.

     Aquí tenemos, pues, retratada una sociedad que sólo se mira el ombligo, hedonista ciento por ciento y a la que realmente no le preocupan, o le preocupan muy poco los problemas sociales. Lo único positivo para los liberales es que el 13% se declaran liberal, mientras que socialistas, el 21%, frente al 11% conservadores, 8’3 socialdemócratas, 7’1 demócrata cristianos. A la hora de valorar a los políticos, que como hemos visto más arriba les importan un rábano, de 0 a 10 todos suspenden: Zapatero, 4’55, Rajoy, 3’51, ¡Menudas notas! Diría que están todos suspendidos. Pues ya saben ustedes, en septiembre a examinarse. La gestión del PSOE, 77%, entre regular, malo o muy malos, y la del PP, 62%, o sea, que fatal ambos.

    Para terminar este, supongo, que somero repaso a la percepción social, nos queda la Organización de la España de las Autonomías, donde prácticamente ha desaparecido la población rural. En Murcia, por ejemplo, sólo lo es el 5’8%, como en Madrid, el 5’7. Así pues, somos urbanitas, sólo quedan algunas áreas rurales en ambas Castillas.

  Al final, el 21’4% rural, frente al 78% en población urbana. En crecimiento exponencial Madrid, que se espera para 2025 llegue a los 15 millones de habitantes, es decir, se ha conseguido lo contrario que se buscó. España es hoy más centralista que la Napoleónica París de la Francia. Desde 1950, la población rural se ha dividido entre 2 y la urbana creció al 40%, con notables desequilibrios en el presupuesto: se gasta menos en Madrid, 3.169 euros por habitante, que, en Extremadura, 5.284, Andalucía, 4.889, Cataluña, 4.113, País Vasco (¡vaya Concierto!), 4.870 y Navarra, 6.948 (¡vaya vida la Foral!)

   Y en cuanto a las soluciones para la crisis, hay que dar las gracias a los países del G7, reunidos en Roma, el 14 de febrero, que han decidido no ser proteccionistas, en tanto nuestro Zapatero dale que dale, con que papá Estado va a resolver el problema, pero ésta no es mi ponencia. Aunque sí lo es el que a mayor deuda menor libertad. No debemos dejar que se endeuden por nosotros, hay que levantarse, movilizarse y gritar, Señor Zapatero, está en juego nuestra jubilación, nuestro futuro y el de nuestros hijos. Váyase a su casa, ya que es usted un incapaz. Váyase y déjenos resolver nuestros problemas en libertad.

    No fuerce usted la mano a la sociedad, y no quiera imponer normas o estereotipos, a través de leyes que, como se ha visto, a los españoles les importan un rábano. Acabe con la corrupción y el despilfarro y ocúpese de lo verdaderamente importante: la salud mental y social de la nación.

        En 2009 Hicimos el gran debate en el Ateneo desde el club Liberal Español,  en el que dije: Estamos aquí para iniciar el COVADONGA de la Reconquista liberal, o el 2 de mayo de 1808, e impulsar las ideas centrales de la Constitución de Cádiz de 1812, es decir, para darle a la Sociedad y a los Partidos un impulso distinto, renovador y revolucionario, que les permita afrontar la crisis política social y económica  que estamos padeciendo, por la escasa capacidad de innovación de los Partidos, que pueden encontrar en las Ideologías consolidadas, como la nuestra, que ya en 1835 y en este Ateneo fundado por los liberales, Duque de Rivas, Salustiano Olózaga, Mesonero Romanos, Alcalá Galiana, Juan Miguel de los Ríos, Francisco de Fabra y Francisco López Olavarrieta, siendo Reina Regente María Cristina de Nápoles. Nuestra ideología liberal, por otra parte, está no sólo de moda, sino que es la que ha dado al mundo el mayor progreso. Y un 14% de la población española se declara liberal, frente a un 18% que se declara socialista.

        Ayer, en la conferencia de Paul Romer, en la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, bajo la presidencia de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, nos relacionaron claramente desarrollo con aumento de población, con educación elevada adquirida sobre todo en Instituciones universitarias, que trabajan con nuevas Tecnologías en I+D+I, y que la crisis  pasará más deprisa para aquellos que acumulen más inteligencia, que aquellos Keynesianos que se arrebujan bajo las faldas de papá Estado, y acuden al déficit público para resolver sus pecados y sus faltas. Rebajar los impuestos (IVA y Sociedades) dejaría en manos del público y de las empresas los recursos para salir adelante con más facilidad. Pues bien, aquí hay ideas: en Paul Romer, Raymond Aron, von Mises, Karl Popper, Ortega y Gasset, Schumpeter, Milton Friedman, Étienne Mantoux, Henry Hazlitt, Robert Merton, Isaías Berlín

     Y si se quiere, se puede ir a los clásicos: Stuart Mill, Lord Acton, Tocqueville, Juan de Mariana, etc. De forma que, si quieren IDEAS y FILOSOFÍA, aquí la pueden encontrar, y en cantidades absolutamente asombrosas. No creo que nos llamen ni Zapatero, ni Rajoy, ni ninguno de los líderes nacionalistas minúsculos de Cataluña y Euskadi, pero de todas formas nos da igual. Las ideas son nuestra fuerza y son las ideas las que hacen las revoluciones, contra este Régimen de Transición que ya está hartando a muchos españoles, dispuestos incluso a la Revolución.

    Un agradecimiento especial para los ponentes: Que han desarrollado brillantemente sus ponencias en este 2009 en el que atacamos con nuestras ideas, el mal funcionamiento de la Transición.

Pablo Casado Blanco. Presidente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid. Aurelio García de Sola. Vicepresidente del Club Liberal Español. Ignacio del Río. Vicepresidente del Club Liberal Español. Fernando Maura Barandiarán. Consejo de Dirección de UPyD. José María Montoto Cañas. De Innovación Democrática y Patrono de la Fundación Encuentro en Libertad. Fernando Navarrete Rojas. Director de Economía y Políticas Públicas de la Fundación FAES. Joaquín M.ª Nebreda Pérez. Doctor en Derecho. Abogado. Miembro del Club Liberal Español. Miguel Ángel Quintana Paz. Prof. Univ. de Valladolid. Del Consejo Político de UPyD. Carlos E. Rodríguez. Periodista. Miembro de la Ejecutiva del Club Liberal Español. Ana Torme Pardo. Diputada por Valladolid del Partido Popular

   En marzo 2009 Frente a la crisis: innovación. Frente a la crisis, ya casi cataclismo económico y social, los españoles no tenemos otra solución que ponernos juntos a trabajar y resolver el problema con I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) de aquellos productos y de aquellos sectores en los que, como el Turismo, somos líderes, o podemos llegar a serlo.

    Para ello vamos a realizar un “road show” de Metaforums -, el primero de ellos un debate sobre el tema, con empresarios baleares, que celebraremos el próximo 5 de marzo, con la colaboración de la Direcció General de Recerca, Desenvolupament Tecnológic e Innovació de la Conselleria d 'Economía, Hisenda e Innovació del Govern de les Illes Balears, conjuntamente con el Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade), y su Gerente, Aurelio García de Sola, creador de la empresa Red de Parques y Clusters de la Comunidad de Madrid, para presentar a altos Directivos de las empresas baleares el «Macro estudio prospectivo Delphi. Escenarios de futuro de los Clusters y parques tecnológicos de empresas de nuevas tecnologías a 2012», que, en colaboración con la CEIM, y con el patrocinio de la Red de Parques y Clusters de la Comunidad de Madrid, estoy realizando en el Gabinete de Estudios Sociológicos Bernard Krief, que me honro en presidir desde hace 44 años, y que presentará como ejemplo los «Escenarios Prospectivos a 2012 del Clúster de Logística» (integrado por destacadas empresas nacionales, como Renfe, Seur, Agroman, Puerto de Barcelona, Inditex, etc. ).

   Los Clusters son, además, una forma avanzada de conjuntar la 1+D+I de las empresas, que ponen en común sus conocimientos y que han conseguido, como el Silicon Valley en California, crear desarro110 económico e investigación, transformándose en Regiones Avanzadas que lideran el desarrollo económico y científico mundial desde Shanghái hasta USA, pasando por Europa, y como dice Aurelio García de Sola:

  «Está claro que para competir en un mundo globalizado es necesario que nuestras empresas sean innovadoras, investiguen, patenten nuevos productos y sean capaces de adaptarse a los cambios de este mundo tan cambiante. Cada Comunidad Autónoma debe implementar aquellos programas que considere más beneficiosos para su tejido empresarial, pero el modelo parece que es muy común a todos, y no es otro que el de implementar políticas que favorezcan la innovación. Éstos son los objetivos de la jornada que celebraremos, y en la que contaremos también con el apoyo y la colaboración de la Conselleria d´Economía, Hisenda i Innovació del Govern de les Illes Balears. Con este proyecto deseamos contribuir a generar sinergias entre Comunidades Autónomas para conseguir el desarrollo de los Clusters y Parques Tecnológicos». 

     Este proyecto ilusionante es para mí una gran satisfacción profesional, pues ya en 1968, en que logré unir ASIMA, la Cámara de Comercio, los sindicatos de entonces y la Fundación Europea Dragan, creando una Asociación para el Desarrollo Económico, Social y Cultural de les Illes Balears, que desgraciadamente se abortó por la inoperancia y el deseo de protagonismo de alguna de esas entidades en el franquismo residual. Una lástima, pues nuestro slogan era: «Mallorca engorda, pero no crece», y nuestra ilusión «para que las estrellas fugaces dejen de serlo». Lo comento, por el olvido del decano de la Universidad Balear, Román Pinya que menciono en otra parte de este libro.

   Hoy, en cambio, en pleno Siglo XXI, las Autonomías, casi todas ellas se han dotado de Organismos que encauzan la I+D+i en Clusters y Parques Tecnológicos, especializándose según su distribución geográfica y su actividad, pero es preciso que estos esfuerzos obtengan sinergias multiplicadoras con la mutua colaboración, sobre todo ante la crisis que, de económica, puede pasar a social, según palabras de la presidenta del Foro Económico Mundial, celebrado en Davos esta semana, María Ramos, que ha dicho que «si en seis meses o un año las cosas continúan como hoy, se habrá fracasado y el conflicto social será absolutamente drástico», la 'stagflación'

     Como de costumbre acudimos a Cádiz, para celebrar “La Pepa” en 2009. Algo debía estar pasando en España cuando este año, en Cádiz, el 19 de marzo, a sólo 3 años de la celebración del Bicentenario de la Constitución Liberal de Cádiz, “la Pepa”, en la ofrenda floral al Monumento, en la Plaza de España, nos encontramos, en vez de los cincuenta, como mucho ochenta personas, que nos habíamos reunido los últimos 25 años, a más de 3.000 personas. Una compañía de infantería de marina con banda de música, dos centenares de personas ataviadas con uniformes de época, y de majas y majos de 1812, que desfilaron ante nuestros atónitos ojos de liberales, acostumbrados exclusivamente a nuestro propio entusiasmo. El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarría (Hoy imputado por el caso de los cursos de formación en Andalucía), la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y los alcaldes de Móstoles y San Fernando, además del presidente del Ateneo y el presidente del Club Liberal 1812, Enrique García Agulló, que nos dedicaron sendos parlamentos, por cierto, el mejor, el de nuestro compañero Enrique, por lo vibrante de su tono y su capacidad de entusiasmar, en este caso, a la multitud.

     Asombrados, contemplamos el izado de la Bandera de España, en tanto la banda de música de infantería de marina interpretaba el Himno Nacional, coreado con vítores a la libertad y a la patria por la muchedumbre, y una descarga de espingardas que de paso ahogaba una manifestación de obreros de la empresa Delphi, abandonados a su suerte por la Junta de Andalucía, y rodeados por numerosos efectivos antidisturbios, que le daban color local.

   Ver para creer, ante la lápida que reza “las Cortes declaran solemnemente que en ellas reside la soberanía nacional”, eso a la izquierda, porque a la derecha se hallaba a Fernando VII, el Rey felón, antiliberal, a quien habría que quitar del Monumento.

      Habíamos ido los liberales de los Clubs de Asturias, Madrid, Málaga, Zaragoza, Valladolid, Salamanca y Cádiz, a entregar los Premios Liberales del año 2009, más tarde, por la noche, en el Casino, otorgándose a Pepe Oneto el “Libertad de Expresión”, de la Federación de Clubs Liberales, el “Hayek” a Cristóbal Montoro, otorgado por el Club Liberal Español (entregado por Pedro Schwartz), y los Premios “Libertad” y “1812″, del Club 1812 de Cádiz, a Ignacio Camuñas y Carlos Rodríguez Braun, respectivamente. (Lo de Cristóbal Montoro, evidentemente fue un error, pues no ha habido ningún ministro menos liberal que él en nuestra reciente historia). Y como es buen amigo, tanto él como su esposa no dejaré de glosar su subida en la escalera de la vida:

    Cristóbal Ricardo Montoro Romero (Cambil, Jaén, 28 de julio de 1950)​ es un economista español y el actual ministro de Hacienda y Función Pública español desde el 22 de diciembre de 2011. Entre 2000 y 2004 fue también ministro de Hacienda en el gobierno de Aznar, y ha sido europarlamentario y miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

   En 1973 se licenció en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, en la que en 1981 obtenía el doctorado. Ejercería como profesor ayudante primero y luego titular, para finalmente obtener en el año 1989 la cátedra de Hacienda pública en la Universidad de Cantabria.

    En marzo de 1990, tras el relanzamiento por parte de Felipe González en el debate sobre el estado de la nación de la idea de un «pacto de progreso», consideró que este debía incluir, además de la moderación salarial, una revisión completa de la política económica (fiscal y de rentas), la actuación sin demora en materia de infraestructura, la liberalización de sectores y mercados básicos (laboral, energético y financiero), así como la privatización de servicios y empresas públicas. Asesor durante varios años del presidente del Partido Popular, José María Aznar, y miembro del equipo económico de esta formación, abandonó el IEE cuando se hizo pública su candidatura, como independiente, al Congreso de los Diputados como número nueve de la lista del PP por Madrid en las elecciones generales del 6 de junio de 1993, en las que fue elegido diputado. Durante esa legislatura fue portavoz de Economía del Partido Popular en el Congreso de los Diputados.

    En los comicios del 3 de marzo de 1996 fue de nuevo elegido diputado por Madrid del PP y nombrado secretario de Estado de Economía en el primer Consejo de Ministros presidido por Aznar el 7 de mayo de 1996. Como secretario de Estado de Economía, Montoro fue un firme defensor de la incorporación de España al primer grupo de países participantes en la moneda única, así como del proceso de liberalización y privatizaciones puesto en marcha por el Gobierno de José María Aznar.

  Durante la celebración del XIII Congreso Nacional del Partido Popular en Madrid, en enero de 1999, fue elegido vocal del Comité Ejecutivo Nacional como integrante de la lista con la que José María Aznar fue reelegido presidente del partido. En las elecciones generales del 12 de marzo de 2000 fue elegido diputado del Partido Popular por Jaén y el 27 de abril de ese año Aznar anunció su nombramiento como ministro de Hacienda.

   Tras las elecciones de 2004, en las que llega al poder el PSOE con mayoría simple, cesa en su cargo y es elegido eurodiputado en las elecciones de ese mismo año. En 2008 vuelve a ser elegido diputado por Madrid, ocupando el cargo de portavoz en la Comisión de Economía y Hacienda hasta su nombramiento como ministro el 22 de diciembre de 2011.

    En la ceremonia habitual en el Palacio de la Zarzuela tomó posesión por la fórmula del Juramento como ministro de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de España. El 3 de noviembre de 2016, el presidente Mariano Rajoy anunció que mantendría el ministerio de Hacienda, aunque perdería las competencias de Administraciones Públicas, que pasarían al creado Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales que dirigirá la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Por otro lado, añadiría las competencias de Función Pública. Así, el 4 de noviembre de 2016, en un acto conjunto de toma de posesión del nuevo Gobierno de España, el segundo de Mariano Rajoy juró su cargo como ministro de Hacienda y Función Pública.

      Y Volviendo a la “Pepa” 2009”, como no hay dos sin tres, previamente organizamos una Mesa Redonda sobre “Respuestas Liberales a la Crisis”, en la que intervinieron: Francisco Cabrillo y Francisco Capella, además de los galardonados, lo que llevó al Diario de Cádiz a decir: “la libertad sonó como un himno en el casino gaditano”

   Se podría haber montado un Gobierno alternativo al de Zapatero, sólo con los presentes en la reunión, y a fe mía que era necesario, pues los ingresos del Estado habían descendido un 9,4%, y frente a nuestras ideas de que cesase el intervencionismo político, la criminalización del sistema financiero y el paternalismo del Estado, dispuesto todavía a mayor gasto público, o como ha afirmado Alberto Recarte en su Informe “Recarte 2009″, reducir precios y salarios son las recetas para salir de la crisis. Alberto no andaba lejos de Cádiz, defiende sus ideas clarísimas sobre los desmanes incontrolados en consumo e inversión, financiándonos con ahorro exterior, es decir, viviendo los últimos diez años por encima de nuestras posibilidades, consiguiendo España el dudoso mérito de ser el país más endeudado del mundo (900.000 millones de euros), con una cobertura de las importaciones sobre las exportaciones, que no supera el 30%.

    Aparentemente todo iba bien y cuando Francisco Pizarro, se enfrentó con Solbes, en aquel famoso debate en televisión auguró el “crac”, pues en la crisis ya estábamos hacía tiempo. También lo vi y saludé en Cádiz, pero a quienes no vi por ninguna parte fue a nuestros flamantes representantes de Unión Mallorquina, integrados con CIU en la Internacional Liberal. Se ve que su liberalismo no va mucho más allá de figurar en los Congresos. Jamás entenderé qué hacen en la Internacional Liberal, a no ser que quieran cobertura para los desmanes, eso sí libertarios para su propio bolsillo, imputados por diversas causas, unos y otros por el Fiscal Anticorrupción de les Illes Balears. Otro día hablaré de corrupción, pero digo yo que la libertad no es incompatible con el control del gasto público, sobre todo aquel que, en el ladrillo, la recalificación de terrenos, o la construcción de carreteras, hace posible enriquecer los bolsillos de los políticos corruptos, que según voy descubriendo son casi todos.

   Además, y para finalizar, y eso para los ignorantes, el neoliberalismo, o el liberalismo a secas, no tiene nada que ver con la crisis mundial, que ha sido provocada por las políticas intervencionistas (Keynesianas) de Carter y Clinton, que crearon las famosas hipotecas basura (subprime), pero que en vez, de darlas con cargo al presupuesto hicieron que las Instituciones financieras pusieran el dinero. Estas, respuesta lógica, intentaron recuperarse mezclándolas con otras buenas, que se revendían (titulización), y al final nadie sabe cuántos y cuáles de esos activos son “tóxicos”, es decir, no valen nada, porque se dieron a gente sin capacidad de crédito, y que lógicamente impagaron. De ahí el efecto “dominó”.

   Llamarse liberal en los USA porque así se denominó a los del Partido Demócrata (más o menos como el socialista de aquí), en tanto que son los conservadores los que apoyan el auténtico liberalismo de Milton Friedman, Jovellanos, o de la Escuela Austriaca (Hayek, Popper, Ortega, Salvador de Madariaga, etc.).

   De forma que ya saben, el 14% de los ciudadanos se proclamaban en 2009 liberales (según Encuesta del CIS), de forma que pronto los liberales echaremos del Gobierno a un Zapatero fracasado en toda la línea, “e si no e vero e ben trovato”, y si no también, ¡VIVA LA PEPA!, porque como la crisis no se resuelve sola, no hay quien la resuelva, y menos  después de oír el debate último en TVE de Corbacho, UGT, CCOO y CEOE, hablaban de un país que sólo existía en su imaginación (Alicia en el País de las Maravillas). ¡Despertad, idiotas!, nos hemos vuelto más pobres, ahora vienen las vacas flacas, y no se trata del huevo o de la gallina, ni siquiera del aumento del paro, sino de cierre en proporción geométrica de las empresas, que nos daban hasta hoy de comer. Hay que estar ciegos, para no ver tan demoledora realidad. Tendríamos que esperar hasta 2016, en que Ciudadanos se declaró Liberal para verlos en el poder, aunque fuera apoyando al PP.

El debate liberal en el Ateneo de Madrid en 2009. Imade. “La Pepa”. Cristobal Montoro
Comentarios