miércoles 29.01.2020

Cuarenta años del 25 de abril, la Revolución de los claveles

Esto de las fanfarrias heroicas a mí me suele poner bastante nervioso. Llega el 40º aniversario del 25 de abril, que liberó a Portugal de la dictadura. Signo de aquellos tiempos (final de la guerra de Vietnam, flower power en California), adornamos los fusiles de nuestros bravos soldados con claveles. Los entusiastas manifestantes llevaban a menudo...

Policías manifestantes

Cuando las Fuerzas de Seguridad se echan a la calle algo funciona mal en el Estado. En Lisboa, ante el Parlamento, ya ha habido dos, numerosas, incluso tumultuarias, una en noviembre, otra hace poco, en marzo. Las manifestaciones de enfermeros, estudiantes, profesores, maestros, obreros, forman parte del paisaje portugués pero las de policías,...

Los símbolos de Portugal

Cuando un país tiene dudas sobre su identidad, su independencia (concepto ya caduco en esta época globalizada) y su energía –Nobre Guedes, conservador, dice que el país ha reculado veinticinco años-, hay que agarrarse a figuras, a personas que lo representen y le den el merecimiento debido. Portugal , además, es un...

Las manifestaciones de Lisboa

Hay una gran tristeza en los manifestantes lisboetas -bajo esta apariencia de movilización social-, una cierta desesperanza que se ve en los rostros graves, en las consignas que lanzan los dirigentes por los altavoces. "É a hora, é a hora do governo ir-se embora” (irse, dimitir). Gente pobre, trabajadores, nostálgicos del tiempo...

Las manifestaciones de Lisboa

Hay una gran tristeza en los manifestantes lisboetas -bajo esta apariencia de movilización social-, una cierta desesperanza que se ve en los rostros graves , en las consignas que lanzan los dirigentes por los altavoces. "É a hora, é a hora do governo ir-se embora” (irse, dimitir). Gente pobre, trabajadores, nostálgicos del tiempo...

Lisboa quiere ser patrimonio de la humanidad

Lo raro es que no lo sea todavía. Todos mis amigos españoles me comentan la belleza de la ciudad, pero también la cantidad de edificios en ruina y un cierto abandono general. Si esta Declaración por la UNESCO sirve para restaurar la ciudad, bienvenida sea. Museólogos y urbanistas están ya trabajando en la candidatura, que tiene que...

El innecesario acuerdo ortográfico Brasil-Portugal

Es corriente desde hace más de un año ver que algunos escritores y periodistas portugueses indican en su firma ‘X. escribe de acuerdo con la antigua ortografía’, o ‘según el antiguo acuerdo ortográfico’. Para quienes amamos las palabras, nada peor que este Acuerdo, que impone una grafía simplificada...

La descolonización portuguesa

Pronto se cumplirán cuarenta años del 25 de abril, que inició la democracia en Portugal. Desde hace un par de años asistimos en el país a una cierta revisión nostálgica de las colonias. Las terribles guerras civiles y masacres que siguieron a la salida de los portugueses -sin comparación con las víctimas que...

La muerte de las librerías de Lisboa

El número y calidad de las librerías es un exponente del alma cultural de una ciudad. Como ya vengo reiterando, una ciudad es un estado de ánimo. Y sus librerías, de nuevo y de ocasión ( alfarrabistas , les llamamos en Portugal a los libreros de lance) nos sirven para tomar la temperatura, el pulso a la ciudad, al país . Que las...

El dulce tedio lisboeta

Sólo a un portugués pudo ocurrírsele escribir un libro titulado Bajo la ceniza del tedio . Fidelino de Figueiredo (1889-1967), hispanista, crítico e historiador literario, escribió también un ensayo llamado Un coleccionista de angustias , sobre el envejecimiento de nuestras ideas filosóficas. El tedio, tan...

La plaga de Lisboa: las pintadas

Todas las sociedades que han vivido en un ambiente político cerrado, dictatorial, tienen dificultades para distinguir, una vez recuperada la libertad formal, entre el derecho y el abuso del derecho. Tras el 25 de abril de 1974, en Portugal se consideró que era lícito pintar las paredes y muros de las calles con frases políticas,...

Submarinos en el Tajo

Como sin duda alguna a estas alturas ya sospecharán mis lectores, soy yo poco aficionado a los asuntos militares, no tanto por rencor histórico, que en mi caso estaría más que justificado, ya que fue un golpe militar el que a la postre, y tras un proceso insensato de colectivizaciones agrícolas, me privó del pacífico disfrute...

Renzo Piano en Lisboa

Ha sorprendido a nuestros hermanos españoles descubrir que, en este pequeño y recoleto jardín a orillas del mar plantado que es nuestro querido Portugal, un gigantesco proyecto arquitectónico que llevaba varios lustros olvidado en el plácido sueño de los justos , se haya reavivado de golpe y porrazo, pero no para desarrollar los...