domingo 24/1/21

¿De verdad estamos hablando de libertad de expresión?

 Esos “Liberales” españoles (y alguno internacional) que nunca lo han sido, están especialmente rabiosos en los últimos días ya que a su caudillo Trump, le han anulado sus cuentas en las redes sociales. Esta gente dice que estamos ante un problema de libertad de expresión. Esto es una falsedad más del mundo Trumpiano. Donald Trump tiene a su disposición todos los medios de EEUU. Ante cualquier cosa que quiera decir, tendrá todos los micrófonos a su disposición. Tiene la propia cuenta en Twitter de @potus: donde puede comentar lo que le plazca. Incluso la cuenta de la Casa Blanca, donde puede anunciar cualquier cosa.

Lo que hemos visto en los últimos cuatro años en EEUU es una tragedia. Un país que desde su fundación no ha sabido lo que es una dictadura, ha estado a punto de saberlo. El Presidente Trump tiene a un dictador en sus adentros. Y no puede causar sorpresa lo que ha ocurrido, el propio Trump lo comunicó al mundo entero. Cuando se le preguntó en su momento qué ocurriría si perdiera las elecciones frente a Biden, respondió casi textualmente: “No sé lo que puede ocurrir. Yo soy muy mal perdedor. No me gusta perder”. Lo que hemos visto en el Capitolio y no es descartable que volvamos a ver, es consecuencia de un tirano golpista, populista y totalitario que ha querido encender y casi diría quemar a los EEUU. Para Trump (como para todos los populistas) quien no piensa como él, es en este caso un peligroso social-comunista, pagado por Soros y Bill Gates.

Lo que vimos en el Capitolio fue un intento de Golpe de Estado no comparable con otras cosas con las que de nuevo ciertos “liberales” españoles han comparado para no condenar lo ocurrido en EEUU. El asalto al Congreso no se puede comparar con el rodea el Congreso que ocurrió en España (por muy condenable que fuera lo nuestro). El entrar con pistolas, armas de fuego y la bandera confederada (es como si en el Bundestag ondeara la bandera nazi) en el Capitolio, si se puede comparar con algún aspecto relativamente cercano de la historia de España, es con el 23F. Con la diferencia que, en el caso de EEUU, el Golpe de Estado venía alentado, apoyado y dirigido por el Presidente de la República.

El Presidente Trump llamó públicamente a hacer lo que se hizo.  Inmediatamente antes en un mitin cerca del Capitolio, fue el mismo Trump el que dijo textualmente: “Y ahora iremos al Capitolio. Yo, os acompañaré”. Una vez más, echando leña al fuego. Es más, mientras se estaba produciendo el asalto al Congreso y el asesinato de policías, a quienes eso perpetraban, el Presidente de los EEUU los llamó: “Gente especial y patriota”. El Presidente Trump ha utilizado sus redes sociales para inflamar a la sociedad americana, ha llamado traidores a todos aquellos Republicanos que ahora ya no le han reído las gracias. También hay que decir que el Partido Republicano es muy culpable de lo que ha ocurrido. Durante cuatro años han creado, alentado, apoyado, seguido al monstruo. Y ahora tampoco se acaban de desmarcar de él.

En las redes sociales de Trump y de sus aliados, se ha animado a (por ejemplo) asesinar a su Vicepresidente Pence. Conocido ultraconservador y que a última hora ha querido mostrar una cara más amable (seguramente para ser uno de los candidatos republicanos en 2024) y no le ha reído las gracias a Trump. Aunque tampoco se ha desmarcado del todo de él. Esto último se muestra en el no querer llevar adelante la Enmienda 25 de La Constitución, o no posicionarse a favor del impeachment.

En las redes sociales trumpianas, (con el propio Presidente riéndoles las gracias) se dice que se volverá a repetir el asalto al Capitolio. Esta vez con más armas y mejor preparados. Y se aboga por fabricar, ocultar, crear y usar armas y bombas caseras.

Esto no es libertad de expresión. Es llamada al golpismo y al asesinato de todo aquel que no piense como Trump y los suyos. A esta gentuza hay que cerrarle todas las puertas que se les pueda cerrar.

Ojalá el Presidente Biden sea capaz de hacerlo bien. Tendrá muy difícil sanar todo lo que Trump ha enfermado, que es muchísimo. Trump ha estado a punto de crear una guerra civil en su propio país. Donald Trump pasará a la historia de EEUU como el peor Presidente y como el que alentó un intento de Golpe de Estado. Ojalá los EEUU y el mundo entero en general, olvide pronto a este golpista y con él a todos los populistas que en el panorama internacional han crecido gracias a Papá Trump. Con su derrota, ojalá venga la derrota de toda la porquería populista.

 

(Álvaro Lodares). Economista.

 

¿De verdad estamos hablando de libertad de expresión?
Comentarios