martes 20/10/20

Ley de Memoria Democrática: una nueva habilidad de Sánchez

El Gobierno que preside Pedro Sánchez sacará adelante la llamada “Ley de Memoria Democrática”, que es un paso adelante más en lo que se refiere a la “Ley de Memoria Histórica” de Zapatero. Esta nueva ley es una nueva constatación de la habilidad política de Sánchez. El actual Presidente del Gobierno, puede gustar más, menos o incluso nada, pero nadie le puede negar la astucia política. Va un paso por delante del resto de políticos actuales.

Pongo por delante que a mí me parece bien que se saque el cadáver del dictador de un mausoleo que pertenece a Patrimonio Nacional y que por tanto pagamos todos los españoles. Una vez que el dictador está fuera de ahí, por mí como si tiran el cuerpo al mar y se lo comen los peces. Es más, como comenté hace unos días en una tertulia radiofónica creo que esto se debería haber hecho mucho antes y además por parte de la derecha cuando ha gobernado en España.

La historia de España está llena de momentos oscuros como por ejemplo el franquismo. Una España enfrentada en una Guerra Civil que no concluyó en el 39 como suele decirse, ya que después el bando vencedor mediante una dictadura prolongó esa guerra civil entre españoles. Para aquel Régimen dictatorial todos los españoles que no fueran franquistas, eran malos españoles y antipatriotas. Y al contrario de lo que suele decirse, en aquella España no hubo dos Españas, a mí me gusta hablar de una Tercera España. Esa España liberal que fue silenciada por las otras dos y que más que probablemente hubiera sido fusilada (si hubieran podido) por ambos bandos. Esa España es la España de Ortega, de Marañón, de Chaves Nogales, de Madariaga, de Sánchez-Albornoz…

Pero más allá de este repaso histórico, volvamos a la astucia política del Presidente Sánchez ¿Por qué Sánchez hace esto ahora? La respuesta es muy simple: porque con ello va a volver a vislumbrarse lo que es un discurso político que le ha salido y le está saliendo a la perfección a Sánchez: “O yo o la ultraderecha”. Hay un grupo político en el Congreso de los Diputados que no me cabe la menor duda que va a saltar ante esta nueva Ley de Memoria Democrática como ya saltó cuando se sacó el cadáver del dictador del Valle de los Caídos.  Con lo cual Sánchez que está encantado con ese grupo político ya que es el seguro de su permanencia en La Moncloa, podrá volver a decir una vez más que la alternativa a él es la extrema derecha. Por tanto esta nueva Ley de Memoria Democrática hará que veamos de nuevo al Sánchez que más disfruta con la política.

¿Qué solución habría para que a Sánchez le saliera un poquito peor la jugada? Que el centro-derecha en España, se desmarcara de todas todas de su extremo y votara a favor de esta ley. Pablo Casado tiene otra oportunidad de oro para desmarcarse de su extremo. Además tiene una razón de peso para hacerlo: Casado tuvo un abuelo fusilado por el bando franquista. Si el PP hiciera eso, la izquierda quedaría absolutamente descolocada. Sería un juego de buena política por parte del centro-derecha. No tengo mucha confianza en que esto ocurra, ya que desgraciadamente la política española ha dejado de estar en la centralidad para situarse en los extremos. Los partidos con vocación de gobierno, han preferido pactar con sus respectivos extremos antes que entre ellos mismos. Grave error. Pero aquí al menos dejo escrita la idea de un liberal, que fue educado en los principios de la Transición y en la oposición a cualquier dictadura (de la ideología que sea) que se haya dado y se de a lo largo de la Historia.

 

 

Ley de Memoria Democrática: una nueva habilidad de Sánchez
Comentarios