miércoles 20/1/21

El Banco de España cuestiona los Presupuestos

El Gobernador del Banco de España Pablo Hernández de Cos, ha criticado de forma muy clara los Presupuestos Generales del Estado. En este mismo medio ya los analicé diciendo que no había por donde cogerlos, que nacían viejos ya que las perspectivas económicas del Gobierno no se iban a cumplir y que además no supondrían la solución a la muy complicada situación económica española, van a suponer todo lo contrario.

Hernández de Cos criticó entre otras cosas la subida de salario a los funcionarios y la revalorización de las pensiones.  También dijo que era contrario a un aumento de la presión fiscal en las actuales circunstancias. Es “simpático” que un gobierno que está formado por bastantes miembros que se autodenominan “keynesianos” aboguen por subir los impuestos en una etapa de crisis como la actual. Siempre he creído que hay mucho keynesiano que no se ha leído nunca a Keynes. En España nos hemos aprendido al dedillo ciertas prédicas keynesianas y no nos acordamos de otras. Keynes decía que cuando una economía crece lo que debería hacer el gobierno es ahorrar (y no gastar) para que cuando vinieran las vacas flacas estuviéramos todos preparados. Y también decía que en una etapa de crisis o recesión económica lo que no había que hacer es subir los impuestos, ya que eso supone un mayor sufrimiento para la gente. Parece mentira que haya tanto keynesiano en España y específicamente en el gobierno y no se hayan leído a Keynes.

Lo que dice el Gobernador del Banco de España es puro sentido común. Pensar que vamos a salir de la situación actual subiendo los impuestos a todos los contribuyentes españoles, o con unos Presupuestos absolutamente irreales, es un serio error. Ese tipo de políticas lo que supondrán para España es un ahondamiento en un proceso recesivo largo y tortuoso. Y además continuaremos en una senda de deuda pública y déficit muy preocupante.

El Gobierno debería estar ya pensando en un plan de ajuste pormenorizado y serio para la correlación progresiva de los desequilibrios presupuestarios. Hay que hacer un esfuerzo para no poner más trabas y obstáculos a quienes lo están pasando mal y serán los encargados de una vez más sacar esta situación adelante.  Hay que vigilar la deuda y el déficit y tener una estrategia de ajuste en el medio y largo plazo. No va a ser fácil, pero lo será mucho menos si no se tiene un plan. Tras la pandemia el ajuste no será ni fácil, ni rápido. Probablemente recuperar la situación anterior y cerrar el déficit estructural nos va a costar más de una década. Necesitamos un plan serio, hay que repasar todas las partidas de gastos e ingresos que de forma irreal se proponen en los actuales Presupuestos. Hay que vigilar ciertos desequilibrios de nuestro sistema, como por ejemplo la Seguridad Social, que soporta gastos impropios, envejecimiento de la población y el sobrecoste de medidas como la revalorización de las pensiones con el IPC.

Lo que hay que hacer se sabe muy bien y está al alcance de todo el mundo. Cometer errores en una situación como la actual nos situará en una situación muy complicada. Y si hay alguno que aún no sabe lo que hay que hacer, que escuche a los expertos, a los que saben. Hoy, al frente del Banco de España hay un señor que sabe de lo que habla.

 

 Álvaro Lodares.

 

Comentarios