viernes 15.11.2019

Mujeres juristas reclaman a empresas y poderes públicos que adopten medidas efectivas para corregir la desigualdad

La VII Cumbre de Mujeres Juristas ha concluido con la lectura de las conclusiones generales de un encuentro al que han asistido más de 200 profesionales del ámbito de la abogacía, la magistratura, la política o la empresa

Begoña Castro Jover
Begoña Castro Jover

En el documento, que han hecho público la vicedecana del ICAM, Begoña Castro, y la diputada Ángela Cerrillos, la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid, junto con el resto de participantes en la Cumbre solicita a los poderes públicos que adopten medidas de acción positiva para corregir situaciones de desigualdad en ámbitos como el empleo, la formación y la promoción profesional a fin de erradicar las intolerables desigualdades laborales que aún persisten.

También destacan la necesidad de promover socialmente la implicación de los padres en la crianza de hijos e hijas, entendida como un avance hacia la corresponsabilidad y, por tanto, hacia la igualdad real entre mujeres y hombres, recordando que los cuidados familiares han sido históricamente asumidos por las mujeres, “no por una cuestión biológica sino por razones sociales vinculadas al género”.

La conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, recuerda el ICAM en otro punto del documento, “es un derecho reconocido en las leyes nacionales e internacionales, sin que puedan quedar excluidas los y las abogadas que trabajan por cuenta propia”. En ese sentido, y a la espera de que se promulgue de una vez por todas la Ley Orgánica del Derecho de Defensa, las juristas consideran necesario “promover con firmeza las modificaciones necesarias en las leyes procesales en materia de suspensiones de vistas y plazos en supuestos de maternidad, paternidad, adopción y acogimiento de forma que los mismos no supongan un impedimento en el desarrollo de la carrera profesional”.

Asimismo, los participantes en la Cumbre reclaman la prevalencia de la dimensión constitucional de las medidas normativas tendentes a facilitar la conciliación profesional y familiar frente a cualquier duda interpretativa que pueda suscitarse ante la aplicación a un supuesto concreto de una disposición que afecte a estas cuestiones.

Por otra parte, y para evitar la “infrarrepresentación de las mujeres en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas” a que aboca la brecha digital de género existente, se advierte que “las políticas públicas de igualdad deben remover los obstáculos que impidan el acceso y desarrollo de las mujeres en los ámbitos de la ciencia, la investigación y la tecnología”.

En el ámbito de los despachos y firmas legales, continúan las conclusiones, la igualdad de oportunidades pasa por facilitar el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad y toma de decisiones. “La apuesta por la diversidad, por la inclusión, o por la igualdad no tiene que ser un complemento sino algo que esté dentro de la estrategia de los despachos”, señalan, lo que pasa por implementar un nuevo estilo de liderazgo y medidas como “la inclusión de mujeres en todos los órganos de decisión, flexibilidad en el trabajo, mentoring y esponsorización, promoción del networking, o visibilidad de los éxitos para lograr el cambio cultural necesario y una mayor representatividad femenina”.

Para finalizar, el manifiesto de las mujeres afirma que la erradicación de la discriminación por cuestiones de género en el ámbito de la empresa pasa por “el compromiso de implantar planes de igualdad en las empresas y de establecer mecanismos de penalización y sanción de los incumplimientos legales que se detecten”.

La Abogacía, motor de la igualdad

Tras la lectura de las conclusiones, el decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega y la coordinadora general de la Alcaldía de Madrid, Matilde García Duarte, han puesto punto y final a la séptima edición de una cita que, de manera ininterrumpida desde el año 2013, promueve desde el ámbito jurídico la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Frente a las previsiones del Foro Económico Mundial, que cifran en más de 100 años el tiempo necesario para cerrar la brecha de género global, Victoria Ortega ha señalado que la Abogacía no está dispuesta esperará tanto tiempo, confiando en que gracias a iniciativas como la Cumbre de Mueres Juristas logre alcanzarse mucho antes. Asimismo, la presidenta del CGAE se ha comprometido a trasladar las conclusiones de este encuentro a los representantes d los grupos políticos que acudirán próximamente a la sede del Consejo.

Por su parte, el decano José María Alonso ha reconocido la labor a favor de la igualdad de las mujeres que forman parte de la Junta de Gobierno del ICAM, cuyo esfuerzo para hacer realidad medidas como el Plan de Igualdad de la institución permitirá que las políticas de igualdad no solo se implementen en la abogacía sino también en el conjunto de la sociedad madrileña. “No nos limitemos a aplicar en nosotros la igualdad, sino que convenzamos a nuestros clientes para que la apliquen también”, ha reclamado.

Al igual que la Abogacía fue determinante para lograr la instauración de la democracia, ha añadido Alonso, también tiene que ser determinante en la consecución de la igualdad en todas las esferas de la vida.

Comentarios