lunes 14.10.2019
CONCILIACIÓN

Cuatro ministerios y el Senado, sin guardería para Diego Bescansa

Los departamentos de Educación, Justicia, Exteriores e Interior no cuentan con estas prestaciones. Entre los demás funcionarios públicos, las condiciones para accerder a los servicios son dispares

Carolina Bescansa, diputada de Podemos, junto a su hijo en el Congreso.
Carolina Bescansa, diputada de Podemos, junto a su hijo en el Congreso.

Tras la polémica creada por Carolina Bescansa al llevar a su hijo de seis meses al Parlamento, muchos diputados y diputadas, entre ellos Carme Chacón y Celia Villalobos, han recordado a la parlamentaria de Podemos la existencia de una guardería para los hijos de los trabajadores de la Cámara Baja.

La exministra socialista Carme Chacón sabe de qué habla. La guardería del Congreso de los diputados se abrió en 2006 por una iniciativa suya y cuenta con 54 plazas para niños de entre cero y tres años. La medida fue apoyada por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que la consideró necesaria debido a la inexistencia de la baja por maternidad para las diputadas. Los senadores y senadoras, en cambio, no cuentan con esta prestación, que contribuye a “conciliar la vida laboral y familiar”, según ha apuntado Podemos como justificación al acto de Bescansa.

Existen grandes diferencias entre los españoles a la hora de disfrutar de una plaza de guardería. La socialista Carme Chacón lo recordó para rechazar los argumentos de la formación de Pablo Iglesias y aseguró que “hay muchas trabajadoras en este país que no pueden hacer esto”. En realidad, esas mismas diferencias son patentes incluso entre los funcionarios públicos. Hay, por ejemplo, ministerios que no ofrecen estos servicios. Y entre los que sí disponen de guarderías, los precios son muy dispares.

El Ministerio de Defensa fue pionero en promover la creación de guarderías para los hijos de sus trabajadores, civiles y militares. En la actualidad, cuenta con 25 centros repartidos por el territorio español.

Por su parte, los funcionarios de los ministerios de Industria, Economía y Hacienda también cuentan en su sede principal de Madrid con este servicio subvencionado para sus hijos, con una guardería que ofrece 84 plazas. Según explicaron fuentes del Ministerio de Economía, el coste es de 180 euros mensuales, precio algo mayor que el de la guardería destinada a los trabajadores públicos de los ministerios de Agricultura y Fomento, que pueden llevar a sus niños a unas instalaciones en el distrito madrileño de Nuevos Ministerios por unos 100 euros al mes.

Otros departamentos, sin embargo, no cuentan con estos servicios. Los ministerios de Exteriores, Justicia, Interior y Educación no poseen instalaciones de este tipo para sus empleados. Sus trabajadores, por tanto, no tienen la opción de disfrutar de un servicio de guardería subvencionado por el Estado, a pesar de trabajar también para el sector público.

En los hospitales

Por otra parte, el hospital público madrileño Clínico San Carlos, situado en el distrito de Moncloa, también cuenta con su propio centro para los hijos pequeños de sus funcionarios. “Yo entré en el año 1989 y ya estaba”, asegura una empleada de la centralita del hospital. De hecho, la guardería abrió sus puertas en 1973, siendo entonces el único hospital que ponía una prestación de este tipo a disposición de sus trabajadores. “Nuestro objetivo era ayudar a compatibilizar el trabajo en el hospital con la vida familiar”, asegura Carlos González, jefe de comunicación del centro.

Esta guardería, gratuita para los trabajadores del Clínico, acoge diariamente a 140 niños y niñas de hasta tres años de edad, que son atendidos con un equipo de 22 auxiliares de enfermería. Pero esta prestación es única en la Comunidad de Madrid, y en el resto del territorio español solo existe servicio de guardería en el Hospital del Vall d’Hebron de Barcelona y en el de Tenerife, explica González.

Comentarios