Jueves 21.06.2018
CLAVES PARA ENCENDER LA CHISPA

Desata el sexo este verano

El sexo nos carga de energía positiva por los cuatro costados y, sin embargo, dicen los estudios que los españoles le dedicamos una media de una vez a la semana. Por fin, ha llegado el momento de la revancha: ¡las vacaciones! Sí, porque en las épocas cálidas aumentan las relaciones, su calidad y la felicidad sexual

Un arrebatador momento de pasión. | GTRES
Un arrebatador momento de pasión. | GTRES

"El sexo forma parte de la naturaleza. Y yo me llevo de maravilla con la naturaleza", decía la rubia eterna, Marilyn Monroe. Y razón no le faltaba. En ese sentido, todos nos llevamos bien con la naturaleza porque ¿a quién no le gusta el sexo? ¿Y entonces?

"Llevamos una vida muy loca, con muchas actividades y responsabilidades. Uno de los mayores problemas en el tema de las relaciones sexuales es que, aunque no lo parezca, le dedicamos poco tiempo. Nuestro día a día está tan cargado y estructurado que, sobre todo, en parejas estables la frecuencia sexual disminuye. No tanto por el deseo, sino por el cansancio", explica la doctora Francisca Molero, vicepresidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, (FESS) y directora del Instituto de Sexología de Barcelona.

El deseo y la continuidad sexual aumentan si se piensa en ello

Las claves para encender la pasión pasan por encontrar un espacio para el descanso, la relajación, la comunicación, la intimidad. Un nuevo entorno ayuda a desconectarse de las urgencias de lo cotidiano. Por eso, en verano, todo cambia. "El deseo y la continuidad sexual aumentan si se piensa en ello, y si se hace, de manera positiva. Lejos del estrés y la rutina todo es diferente y las conductas varían. Hay más predisposición y motivación al ocio, a buscar cosas que te gusten y el sexo forma parte de eso. El juego de la seducción, el erotismo divierte y relaja mucho y aumenta la autoestima porque te hace sentir interesante para la otra persona", afirma la doctora Molero.

Y, claro, todo influye. Cambiar de ambiente, el aire libre, la playa, el olor a mar, a chiringuito, los torsos desnudos. "En verano no vamos tan tapados y la poca ropa que usamos es más llamativa. Todos los sentidos intervienen en las fantasías sexuales. Los estímulos visuales son realmente importantes, tanto para hombres como para las mujeres. También el tacto, los olores... nos evocan muchas cosas y en el campo o en el mar las sensaciones son diferentes. El aire libre nos conecta con la naturaleza y eso nos revitaliza y ayuda mucho a mejorar las relaciones sexuales", asegura Francisca.

Y si no se puede cambiar de ámbito, la imaginación hace maravillas. "El buen sexo no es algo que tengas que exigir, ni comprar, ni adornar. Te lo tienes que construir, utilizando la imaginación y la autonomía. Busca en cuanto eres y está a tu alcance el material indispensable para el ejercicio de los sentidos, objetos apropiados a tus acciones y a tus características físicas y anímicas, poténcialas con tu trabajo personal y según tu libre elección y habrás dado con la fórmula que más te conviene, un plan seguro para desembocar poco a poco en descubrimientos espontáneos y conquistas según tu ritmo natural y el de tu pareja", asegura la escritora mallorquina Roser Amills en su libro "Me gusta el sexo".

El buen sexo no es algo que tengas que exigir, ni comprar, ni adornar

Humor, picardía, juego, curiosidad. Se trata, según los expertos, de explorar a diario y juntos nuevas formas de hacer lo mismo de siempre. "El sexo es, sobre todo, sentir y cuando más sientes es cuando más relajado estás y te dejas llevar", asegura la doctora Molero.

Por eso las vacaciones vienen de maravilla para dedicarle tiempo, desestresarse y reforzar el interés. "Son el lapso ideal para vivir el sexo de manera más relajada y placentera porque lo lúdico es un recurso muy valioso a la hora de cautivar a la pareja", dicen los que entienden.  Sexo matutino, ducha juntos, dormir sin pijama para sentir el aroma y las texturas de la piel... Y si quieres, ponte unas gotas de Chanel nº 5, como Marilyn.

Comentarios