martes 15.10.2019
MUJERES FAMOSAS Y REALES

El derecho a no ser madres

Hay toda una generación de mujeres a las que se les regalaba, cuando niñas, un bebé de plástico y había que captar el mensaje: objetivo de mayores, ser madres y buenas esposas. Hay muchas de ellas que fueron madres por convicción y, otras tantas, que no lo fueron por lo mismo

Maribel Verdú.
Maribel Verdú.

Hay muchos ejemplos de mujeres famosas que no han sido madres, que nunca quisieron serlo. Elizabeth Gilbert es una escritora estadounidense que ha desarrollado su carrera como novelista, biógrafa y ensayista, escribiendo para el New York Times Magazine, entre otros medios. Uno de sus artículos sobre su experiencia como camarera dio lugar a una película, Coyote Bar. Un día decidió que no quería seguir con su marido y que tampoco quería tener hijos. Viajó por Italia, India y Bali y escribió el best-seller 'Come, reza, Ama'. Elizabeth ha escrito sobre su no maternidad: "no ser madre me ha permitido ser exactamente la persona que creí que estaba destinada a ser; no solo una escritora, no solo una viajera, sino algo también maravilloso: una tía".

Por poner un ejemplo español, hay que mencionar a la gran actriz Maribel Verdú, ganadora de dos Goyas y del Premio Nacional de Cinematografía y Premio Ariel de México. Es casi imposible recoger la cantidad de películas y obras de teatro en la que ha participado. María Isabel Verdú Rollán, que hoy tiene 45 años, pertenece a las Academias de Cine de Hollywood, España, México y a la Academia Europea. Verdú no tiene hijos porque no quiere y ha dicho repetidas veces que "ser mujer no es sinónimo de ser madre".

Hatherine Hepburn

Por seguir en el cine, también es significativo el caso de Katharine Hepburn, que dejó de estudiar física para ser actriz; y por aquel entonces nadie imaginaba que se convertiría en la más galardonada de la historia con nada menos que cuatro Oscar. Katharine no acudió a recoger ninguno, odiaba la banalidad de Hollywood. La única vez que pisó la gala de los Oscar fue para entregar un premio y lo hizo en pijama. No quería utilizar maquillaje y llevó pantalones cuando las mujeres solo vestían faldas. Dicen que era un animal único en el escenario, y lo era. Katharine sobre su no maternidad siempre dijo: "habría sido una madre terrible. Básicamente soy un ser humano muy egoísta. Aunque eso no ha impedido que la mayoría de la gente haya tenido hijos".

Pero, más allá de los casos de famosas, existen numerosas mujeres españolas de distintas edades, que no quieren ser mencionadas por su apellido (quizás por lo peliagudo del asunto) y que también han elegido evitar la maternidad. Mafalda es decoradora y ha vivido en París y Londres, donde ha trabajado para empresas importantes, pero un buen día volvió a España y las cosas no le han ido tan bien. Tiene pareja desde hace muchos años, pero no quiere casarse y tampoco tener hijos. "No tendría tiempo suficiente para dedicarles lo que ellos merecen". Esta mujer de 40 años de edad quiere recuperar su vida laboral y tener mucho trabajo, tener mucha vida social, comprarse caprichos. Adora los niños y siempre ayuda a los hijos de sus amigas y a éstas a cuidarlos.

Otra española, Maite, que es periodista, tiene 48  años, vive con su pareja desde hace un año más o menos, se va a casar en breve, pero tampoco ha querido tener hijos. También le gustan los críos y los adolescentes. Está volcada en las dos hijas de su pareja y siempre ha cuidado con mimo y esmero a sus dos sobrinos, hijos de su hermano mayor. El motivo de Maite es que siempre se ha preocupado tanto por la gente, por los suyos, que un hijo la hubiese desbordado.

Por último, está Inmaculada, que tiene 53 años y jamás quiso hablar de niños. Está divorciada desde hace mucho. Ella y su ex marido nunca se plantearon tener descendencia, aunque él luego se casó con otra mujer y tuvo hijos. La razón de Inma: "miedo al embarazo y al parto". Jamás se ha arrepentido de su decisión. Vive sola y feliz.

Siguiendo con las famosas hay que decir que las también llamadas "childfree" son muchas: Alaska, Mercedes Milá, Lidia Lozano... Carmen Alborch (PSOE) y Luisa Fernanda Rudi (PP) son mujeres que optaron por potenciar su carrera política y profesional en lugar de decantarse por ampliar la familia y tener que repartir su vida laboral con enfermedades de niños, potitos y matriculaciones en la escuela. Todo el mundo sabe que las celebrities sin instinto maternal abundan en Estados Unidos. La portavoz internacional de las VIPs sin hijos es Cameron Díaz. La rubia angelical lo dice bien clarito: "Tengo una vida genial en muchos sentidos precisamente por no tener hijos. Es solo una opción".

Simone de Beauvoir

Y para poner punto y final a este reportaje hay que hablar de Simone de Beavoir, absoluto icono del feminismo. En 1949 se le ocurrió escribir "El Segundo Sexo" y la lió parda. El libro removió cimientos y conciencias, tanto que llegó a formar parte de la lista prohibida por el Vaticano. Simone no podía aceptar que se educara a las niñas para realizarse como personas por medio del matrimonio y la maternidad y consideraba fundamental la libertad de elección sobre ésta. Simone rompió todas las reglas y los moldes establecidos y fue fiel a su propio sentir, a sí misma. Decidió no casarse nunca y no tener hijos.

Comentarios