La "fama" que logró Miguel L.F. tras su paso por el programa "Mujeres, hombres y viceversa", donde se dio a conocer como Maikel, podría retomarla ahora en otros espacios de Telecinco amantes de noticias como la que ha protagonizado en Baleares, donde ha pasado 48 horas en prisión tras ser detenido por un suceso acaecido el pasado mes de abril, cuando el susodicho y otros tres jóvenes supuestamente habían agredido a una pareja gay.

En concreto ocurrió sobre las seis y media de la mañana el pasado 6 de abril, cuando Maikel y sus amigos habían abordado en las escaleras que unen el Paseo Marítimo y la zona de Gomila, cerca del puerto de Palma, a una pareja de chicos que se encontraba en actitud amorosa. De reprenderles habrían pasado a insultarles primero y a lanzarles piedras después. 

Al defenderse la pareja y contestar el ataque, el ex de Telecinco y sus amigos fueron hacia ellos y él mismo le infringió un puñetazo a uno de ellos, italiano para más señas, ocasionándole diversas fracturas en la cara. Su compañero, de nacionalidad española, también recibió varios golpes, aunque ninguno tan grave como el de su amigo, que sufrió un derrame cerebral. Fue su acompañante agredido quien llamó a una ambulancia, la cual trasladó al joven al hospital y permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde finalmente entró en coma, según el "Diario de Mallorca".

Policías detenidos

A partir de ese momento, agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de Balears iniciaron una investigación sobre el suceso que, finalmente, dio como resultado el arresto de los cuatro jóvenes el pasado jueves por delito de lesiones graves con el agravante de homofobia, dado que el móvil de la agresión fue la orientación sexual de las víctimas. Los detenidos son Miguel L.F., de 33 años, Alfonso L.C., de 25 años, Juan R.P., de 24 años, y Francisco J.N., de 22 años.

El sábado fueron puestos a disposición judicial, después de permanecer encarcelados desde el jueves en la Jefatura Superior de Policía de Balears. El juez ha dejado a Maikel en libertad con cargos, pese a que éste negó cualquier relación con el delito, aunque se le ha retirado el pasaporte y se le ha impuesto que comparezca en el juzgado los días uno y quince de cada mes.

Por si el caso no tuviera ya suficiente reclamo, en la investigación se han visto también implicados un agente del Cuerpo Nacional de Policía y un agente de la Policía Local de Móstoles, amigos del exparticipante. Al parecer, teniendo constancia de los hechos, en lugar de actuar en consecuencia, aconsejaron a Maikel para que se quitara de en medio, motivo por el que ambos fueron detenidos el pasado viernes por omisión del deber de perseguir delitos como funcionarios policiales. Al día siguiente, los dos quedaron en libertad también con cargos.