sábado 4/12/21
Y MEJORAR SU IMAGEN

Un reality busca convertir a jóvenes en monjas

Cinco candidatas de entre 21 y 26 años entrarán en conventos para formarse y ver si cogen o no los hábitos

Las cinco candidatas a monjas.
Las cinco candidatas a monjas.

Ese afán por seguir innovando en TV ha llevado a Lifetime a crear 'The Sisterhood: Becoming nus' ('La Hermandad: Convertirse en monja'). El espacio sigue a cinco jóvenes que están considerando la decisión de hacer los votos religiosos para convertirse en monjas católicas

El formato de momento ya ha conseguido que, por primera vez en la historia, se permitiera el acceso a tres conventos a las cámaras de televisión para que las aspirantes puedan vivir y trabajar junto a religiosas durante la fase de "discernimiento", el proceso en el que decidan si quieren continuar formalmente en su camino santo.

En observancia de los votos sagrados de castidad, pobreza y obediencia, el programa intentará que dejen atrás todo lo que han llegado a amar-novios, familiares y todas sus posesiones mundanas para ver si tienen lo que se necesitan para llegar a ser siervas de la iglesia y novias de Cristo. 

Los conventos visitados son los de las Carmelitas para los Ancianos y Enfermos, en Germantown, Nueva York; las Hijas de Santa María de la Providencia, en Chicago, Illinois; y las Hermanas de San José Obrero en Walton, Kentucky.

Lo que el programa pretende es desterrar la imagen de aburrimiento asociada a las monjas y hacer ver que ellas también se lo pasan bien. Como precisa Stacey, una de las participantes, "la gente cree que las religiosas son agrias y aburridas, pero nunca me había reído tanto como con ellas".

Las candidatas

Durante los seis episodios de que consta esta primera temporada, el programa seguirá los pasos de seis jóvenes de entre 21 y 27 años.

Claire, de 26 años, es "ministra" de música de la parroquia de Joliet, Illinois, y durante su infancia fue educada en un hogar católico devoto.

Un año más tiene Christie, de Glendale, California, a la que su pasión por el rock le llegó a formar su propio grupo de música country, lo que no la impide seguir todos los principios tradicionales de la Iglesia.

Eseni, de 23 años, fue reina de belleza y aspirante a modelo en el Bronx neoyorquino. Aunque se rebeló contra la Iglesia cuando era adolescente, ahora ha vuelto al catolicismo en busca de su verdadera vocación.

Francesca, de 21 años, se acaba de graduar recientemente y se declara como una acérrima creyente de Nueva Jersey, aunque también lucha con las posiciones de la Iglesia sobre temas candentes.

Por último está Stacey, de 26 años, católica de toda la vida que vive en Nueva York y que ha viajado por todo el país actuando en el teatro musical. Según ella, "¿se pregunta la gente lo que es importante en la vida? ¿Quién soy yo sin mi teléfono, mi maquillaje o la atención de los hombres?". 


 

Comentarios