jueves 12.12.2019
No mejora

Una popular cantante de Operación Triunfo sufre una enfermedad incurable

Ha sacado cinco discos y quedó octava representando a España en el Festival de Eurovisión

Beth, junto al resto de concursantes de Operación Triunfo 2.
Beth, junto al resto de concursantes de Operación Triunfo 2.

El próximo 7 de octubre se cumplirán 15 años del estreno de la segunda edición de Operación Triunfo. Diecisiete jóvenes se subían al plató del programa de TVE con un sueño, el de triunfar en la música o, cuando menos, tener el mismo éxito que los Rosa, Chenoa, Bisbal y compañía de la primera entrega. Han pasado casi tres lustros y algunos han conseguido su meta y otros encontraron su camino en otro terreno. 

El programa todavía estaba presentado por Carlos Lozano, y la directora de la academia era la cantante Nina, con Ángel Llácer como profesor de interpretación. Aunque se dijo que los concursantes tenían más nivel que sus predecesores, les faltaba la naturalidad y la inocencia de los primeros 'triunfitos'. Una de aquellas candidatas ha visto cómo en todo este tiempo ha tenido alegrías y tristezas, tanto a nivel profesional como personal. 

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 16.45.58

Se trata de Beth, que no ganó en aquella edición, aunque ya fue un éxito para ella estar, junto a Manuel Carrasco y Ainhoa, que fue la ganadora, entre los elegidos de un casting de 80.000 personas y, con posterioridad, estar en la gran final y poder representar a España en el Festival de Eurovisión de 2003. Fue en concreto el público del programa quien la eligió para acudir a la ciudad letona de Riga, donde defendió más que dignamente el tema “Dime“, con el que quedó en el octavo puesto. Como ya ocurriera el año anterior con Rosa López, el certamen fue el espacio más visto ese año en España en 2003 y, gracias a ello, Beth fue número 1 en la lista de Los 40 con su segundo single, 'Parando el tiempo'.

Desde entonces, la catalana ha participado en varias series de televisión, programas como El Club o Lalola, obras de teatro como 'Tirant lo Blanc' y 'L'illa dels Monzons', y compatibilizó su carrera como cantante, lanzando cinco discos, aunque el último data ya de 2013 ('Familia', que publicó en catalán), con la crianza de sus dos hijas y con la labor que le da firma de moda infantil que ella misma creó y que lleva el nombre de su hija, Little Lia. Quizás, el único pero que pondría a su vida es la enfermedad incurable que padece y que, después de confesarla hace ya unos meses, parece que no mejora. 

Enfermedad y catalanismo

Beth ya tiene 35 años, y su look ya no se parece al de la joven rebelde con rastas que participó en Operación Triunfo. En la actualidad mantiene una relación con Joan Boix March y es mamá de Lia, de cinco años… toda una pequeña it girl que comparte plano de vez en cuando con la cantante en las redes sociales.

A la cantante la diagnosticaron endometriosis, una enfermedad crónica que consiste en la aparición y el crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino.

Por desgracia, no existe actualmente cura para la endometriosis, aunque existen diferentes tratamientos que incluyen analgésicos para el dolor, tratamiento hormonal y cirugía. La cantante desveló que la padece desde los dieciséis años, y aunque uno de los síntomas es la infertilidad, ella pudo ser madre gracias a la fecundación in vitro.

Su enfermedad desde luego no tuvo tanta polémica como el haber aceptado en el primer trimestre del año convertirse en protagonista del anuncio de CatalApp, una aplicación de móvil que buscaba 'catalanizar' los comercios de la comunidad autónoma. Impulsada por la Plataforma per la lengua, el objetivo de esta nueva herramienta era el de "mejorar la situación del catalán en restaurantes, comercios, museos, cines y toda clase de establecimientos". 

En el spot, y a través de la figura de Beth, se invitaba a los usuarios a descargársela, para así poder buscar y consultar los establecimientos que atienden a sus clientes en catalán, a la vez que da la opción de valorar el uso que hacen de esta lengua. Su pasión 'catalanista' se incrementó en 2010 cuando grabó su tercer disco, Segueix-me el fil, en catalán.

Comentarios