martes 26/10/21

Polémica en La Ruleta de la Suerte, ¿Por qué el público canta y grita con el riesgo de contagio?

La dinámica del programa se ha mantenido con menos público pero con el mismo nivel de cantos y gritos
La Ruleta de la Suerte2

La Ruleta de la Suerte, concurso de televisión presentado por Jorge Férnandez en Antena 3, con 14 temporadas en antena, está envuelto en la polémica a raíz del público. Siempre se ha caracterizado el programa por tener gran animación por parte de los asistentes, pero en estos momentos de pandemia, este hecho está generado un problema en este caso de salud.

Si bien es cierto que se ha reducido el nivel de público que había antes de la aparición del Coronavirus en nuestras vidas, no es menos cierto que los cánticos y el griterío por parte de la gente que allí se concentra, se mantiene a pesar del uso de las mascarillas y más teniendo en cuenta que estamos hablando de un recinto cerrado, donde se concentran más de 30 personas( entre miembros del público, la orquesta, los presentadores, los cámaras y el regidor) y una distancia entre ellos que no supera el metro y medio.

Los expertos han advertido en múltiples ocasiones del peligro que suponen los aeresoles, que se desprenden al hablar y sobre todo al cantar y gritar, hecho que ocurre todos los días en el programa.

Según algunos investigadores, la probabilidad de contagio en espacios cerrados cuando se canta o se grita se multiplica por 50, por lo que estamos hablando de un riesgo muy elevado y más teniendo en cuenta la tasa de incidencia que tenemos en España, y a las puertas de la 3ª ola de la que ya hablan muchos médicos una vez que pasen las Navidades.

Por otro lado, no podemos olvidar que cuando se canta o se alza la voz la mascarilla se mueve y se desajusta, lo que incrementa aún más el riesgo de expulsión de aerosoles al ambiente.

Actualmente, en los lugares donde hay una gran concentración de personas en espacios reducidos como puede ser el metro, los cercanías o los trenes, se recomienda permanecer en silencio a ser posible o hablar en voz baja, con el fin de no expulsar esas partículas al ambiente. No tiene por tanto mucho sentido que se recomienden estas directrices en unos lugares sí y otros no.

Es cierto que un concurso sin público y sin aplausos está más descafeinado y tiene menos ambiente, pero en los tiempos en los que estamos viviendo ahora mismo no queda otro remedio hasta que podamos erradicar la pandemia de nuestra sociedad.

La dirección del programa y la productora deberían tomar nota de los consejos que dan los expertos, ya llegarán mejores tiempos para volver a vivir los concursos como en épocas anteriores.

Desde la dirección del programa se defienden alegando que los techos son altos, que nos se producen contagios y que hay distancia de seguridad.

Pero a los asistentes no se les practica ninguna prueba PCR o test de antígenos que demuestre esa versión.

Comentarios