Martes 19.06.2018
La llama "cantamañanas"

Pérez-Reverte manda a Ada Colau "a hacer puñetas"

El escritor incluso pone en duda el sexo de la alcaldesa de Barcelona

Ada Colau y Pérez-Reverte.
Ada Colau y Pérez-Reverte.

Hay que ver el juego que está dando la visita de Arturo Pérez-Reverte el pasado sábado al plató de La Sexta Noche, y, sobre todo, su frase "creo que a Rufián le pegaban en el colegio, de ahí su conducta". A partir de ahí no sólo entró en liza en las redes sociales el citado portavoz de ERC, aclarando que él no había sufrido acoso escolar y que "hay que ser muy miserable para frivolizar así el bullying", sino también la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que salió en defensa de su colega de profesión indicando que "en esto tiene todo mi apoyo: Pérez-Reverte debería pedir disculpas a víctimas de bullying".

La primera respuesta del escritor en su cuenta de Twitter ya dejó clara sus sentimientos hacia ella, "váyase a hacer demagogia barata a otra parte, señora. A usted nadie le ha dado pandereta en esta fiesta", pero con posterioridad ha decidido compartir en la misma red social una especie de comunicado en el que se dirige tanto a Rufián como a Colau, "para los idiotas con escasa comprensión lectora o audiovisual y los que sólo se enteran por resúmenes facilones de Twitter", recordándoles a ambos que "a algunos niños no nacionalistas los acosan en algunos colegios catalanes desde hace décadas".

Pérez-Reverte insiste en que en su entrevista en La Sexta "manifesté mi sospecha (y lo sigo sospechando, sin tener que disculparme por sospechar lo que me apetezca) de que Gabriel Rufián, su exagerado histrionismo independentista y y sus grotescos excesos, que deshonran el Parlamento y nos deshonran a todos, por lo cual también son asunto mío, son resultado directo o indirecto de ese acoso escolar".

A continuación, el escritor se dirige a "todos los cantamañanas (palabra válida tanto para el sexo masculino como femenino, incluida la alcaldesa de Barcelona) que pretenden sacarle otra clase de punta al asunto del acoso para decirles que pueden irse a hacer puñetas". 

A Ada Colau se dirige directamente al final de su escrito: "Para que lo entienda mejor la alcaldesa Colau (que la noche de la entrevista no pudo verla porque estaba desnudando su corazón en "Sálvame de Luxe" [sic.]), anar-se'n a fer punyetes".

Comentarios