jueves 12.12.2019
Anécdotas del certamen

Lo que no sabe o no recuerda del Festival de Eurovisión (y II)

Conozca el primer nombre del Festival, los países con mejores y peores registros en él y cuál es la mejor canción de toda su historia

Así posó Abba con su galardón
Así posó Abba con su galardón

Después de descubrir en la anterior entrega todas las curiosidades relacionadas con la representación española en Eurovisión, en esta ocasión toca intentar desvelar las que atañen al festival en sí, y al resto de países que han participado en el mismo desde que se pusiera en marcha el 24 de mayo de 1956, en Lugano. En aquella primera edición sólo participaron siete países, y el anfitrión, Suiza, se convirtió en el primer ganador del mismo.

suiza

La idea de organizar un concurso de canciones había surgido por vez primera en la reunión del comité de la Unión Europea de Radiotelevisión (UER) celebrado en Mónaco en enero de 1955, teniendo como objetivo mejorar las redes de telecomunicaciones así como crear lazos entre los países miembros en una Europa que empezaba a recuperarse de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Los organizadores se inspiraron en el éxito del Festival de la Canción de Sanremo, Italia, y comenzó llamándose El Gran Premio de Eurovisión (Le Grand Prix de Eurovision).

Aquello sirvió para poner las bases del mismo, añadiéndose cada año nuevas reglas, y así, por ejemplo, se estableció en 1960, un año antes de que debutara España en el certamen, que las canciones no podían durar más de tres minutos, un tiempo que, pese a lo corto del mismo, parece que le costó llenar a Roberto Chikilicuatre. La decisión se tomó porque en la segunda edición, la de 1957, el italiano Nunzio Gallose había enrollado demasiado con su canción, nada menos que 5:09 minutos, que por supuesto hoy en día sigue siendo la más larga. Por el contrario, la más breve de todas las ediciones ha sido la que presentó Finlandia en 2015, con un minuto y 27 segundos, que superó el récord que ostentaba hasta ese momento la británica Patricia Bredin, que apenas estuvo cantando sobre el escenario 1:52 minutos.

nora nova

En esto de la brevedad también se ha analizado a lo largo de los años hasta el título más corto de una canción, registro en el que España ocupa la primera posición, junto a otros tres países, gracias a el ‘Él’ que entonó Lucía en 1982. Alemania, ya saben, el país que menos votos nos ha dado en el festival, mantiene por contra el récord del título más largo ‘Man gewöhnt sich so schnell an das Schöne”, que interpretó en 1964 una tal Nora Nova y que significa algo así como “Reíros, pero dentro 50 años todos querréis aprender alemán”.

Ganadores y curiosidades

También fue significativo el cambio a la hora de elegir al ganador del certamen. Primero, los votos de un país se decidían mediante un jurado interno de expertos, pero todo eso cambió en 1997, cuando cinco países decidieron experimentar con el televoto, dándole así a los espectadores la oportunidad de elegir sus canciones favoritas. El experimento fue un éxito y se introdujo en 1998, aunque en los últimos años se ha apostado porque las votaciones fueran mixtas, contando tanto ese televoto como el de un jurado de cada nación.

Ya fuera de una forma o de otra, algunos países al final han tenido siempre la misma 'fortuna' en el Festival, como es el caso de Portugal, que ostenta el récord de ser el participante más antiguo que nunca ha conseguido estar entre las cinco primeras posiciones. Cuando menos no tiene uno tan negativo como Noruega, que es el que más veces se ha quedado sin un solo voto, algo que logró hasta en cuatro ocasiones.

Todo lo contrario que  Reino Unido, que es el país que más altas puntuaciones ha obtenido a lo largo de la historia del Festival sumando un total de 350 puntos, seguido de Francia (244) e Irlanda (205). España, con 128 puntos, ocupa un digno noveno puesto en ese ranking. Sin salir de las islas, Irlanda es el que más veces ha ganado Eurovisión, en concreto en 7 ocasiones, y el único que lo ha hecho 3 veces consecutivas (1992, 1993 y 1994).

Entre las anécdotas del certamen se encuentra la que protagonizó en 1973, Ilanit, representante de Israel, que actuó con un chaleco antibalas bajo el traje por aquello de que los servicios de seguridad aún estaban en alerta máxima tras los atentados terroristas de los Juegos Olímpicos de Múnich, en 1972.

También sorprendente fue que países como Eslovenia y Eslovaquia se hayan llegado acusar de robarse puntos por lo parecido de sus nombre, o que en 1964,mientras cantaban los españolesTNT, unos espontáneos salieron con pancartas contra los dictadores de España y Portugal, Franco y Salazar, respectivamente, o incluso dos matrimonios ganaran juntos el Festival en 1974, algo que protagonizaron los componentes de ABBA, cuyos miembros, Bjorn, Frida, Anette y Benny, cuando cantaron la mítica ‘Waterloo’, estaban esposados.

tnt

Y lo de ‘mítica’ canción es porque los  eurofans de toda Europa, en el 50º aniversario del Festival,  le otorgaron a la misma, en masiva votación (más de dos millones de televotos recibidos), el premio a la Mejor Canción de la Historia de Eurovisión. La lástima es que ABBA ni siquiera tuvo la deferencia de acercarse a recoger el premio.

humper

Ellos desde luego no fueron los participante más jóvenes de este evento, recayendo tal honor en Jean Jacques, que con 13 años representó a Mónaco en 1969 con la canción 'Maman, maman', ni los ganadores con menos años, algo que todavía le corresponde a la belga Sandra Kim, que se impuso en 1986 con sólo 13 años. La delegación de su país había dicho previamente que tenía 15 años y así lo decía en su canción 'J'aime la vie'. Desde entonces, la UER decidió que la edad mínima para participar fuese de 16 años. En el polo opuesto figuran el inglés Englebert Humperdich y la rusa Natalya Pugacheva, ambos con 76, que coincidieron además en la edición de 2012.

Comentarios