domingo 26.01.2020
UN MAL NEGOCIO PARA TODOS

La Liga de Campeones arruina a todo el mundo

Hacerse con los derechos para lo que queda de temporada y para las dos próximas le costaría a Telefónica 631 millones de euros

La "Champions" trae de cabeza a todo el mundo.
La "Champions" trae de cabeza a todo el mundo.

Los derechos de emisión de la Liga de Campeones de fútbol van camino de convertirse en la peor inversión de la historia de las retransmisiones deportivas en España. Ni los que se han hecho con ellos, Mediapro, ni los que han intentado conseguirlos sin éxito, Movistar +, ni, por supuesto, los que han pagado o no pueden pagar por ver los partidos, están en estos momentos satisfechos.

Sólo, como mucho, Vodafone y Orange, que han alquilado el servicio a la productora catalana y que han conseguido aumentar su número de abonados gracias a ello, pueden estar contentos a medias, ya que también han tenido que desembolsar una fuerte cantidad por ello (se estima que entre ambas habrían pagado unos 200 millones de euros).

Ellos y los bares y restaurantes, que han visto cómo por un desembolso de únicamente 50 euros mensuales, frente a los 275 euros que tienen que pagar por tener Movistar +, sus instalaciones tienen los martes y, sobre todo, los miércoles -día en que no hay partido en abierto-  muchos más clientes a las horas del fútbol. La Asociación de Bares y Hostelería estima que la afluencia ha crecido un 70% ese día.

Ahí, en este último apartado relacionado con la hostelería patria, es donde por el contrario Movistar + sí que ha notado también el descenso de clientes, ya que muchos han preferido abonarse a una oferta que tuviera también la 'Champions' antes que seguir pagando a otra que carecía de ella.

50 euros por bar

En tan sólo los dos meses que lleva en activo la máxima competición continental de clubes de fútbol, septiembre y octubre, 15.000 establecimientos han decidido abandonar Movistar + y sumarse a la oferta de Bein Sports, que a día de hoy sólo distribuye para los bares Vodafone.

Esa cifra apenas es un diez por ciento de los 100.000 establecimientos en que se fija este mercado potencial de clientes, y que por tanto podrían seguir sus pasos.

A estos abonados, a los que se conoce comercialmente como 'HORECAS' (Hoteles, restaurantes y 'catering'), es a los que Bein Sports ha decidido cobrar 50 euros al mes (sin IVA), a cambio de un mínimo garantizado del 2% de los clientes de este tipo.

Según Mediapro, esta penetración mínima habría sido de 30.565 abonados en el caso de Telefónica, con un coste total para esta temporada de 15,28 millones de euros mensuales.

Para Movistar+ la cifra sería más del doble, 38,2 millones de euros, de ahí que que cada jornada de Champions que pasa sin acuerdo más se encarece el producto y más complicada se antoja la firma de un pacto.

Mientras, y pese a no tener ahora los derechos de la Liga de Campeones, Telefónica mantiene ese precio de 275 euros mensuales para los hosteleros de la pasada temporada, cuando sí disponía de la Champions a través de Canal+ Liga de Campeones.

Guerra de cifras

Pese a ello, y dado que con la fusión entre Movistar y Canal + la plataforma Movistar + cuenta con más de 3,8 millones de abonados, Telefónica no tiene ninguna prisa en llegar a acuerdo alguno, sobre todo al tener en cuenta que ya ha desembolsado esta temporada 600 millones de euros por los derechos de la Liga y la Copa del Rey.

Los 133,7 millones que le pide Mediapro por los de la Liga de Campeones significarían que, en caso de llegar a un acuerdo en estos momentos, cada uno de los nueve partidos que podría rentabilizar de esa competición de aquí a su final (no contarían los otros que ofrece en cada jornada), le costaría 14,4 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que Antena 3 y TV3 dan un partido gratuito cada martes y que el interés principal para los aficionados españoles estaría en el choque de los miércoles de alguno de nuestros representantes, por lo que en ese 'pack' de enfrentamientos a rentabilizar entrarían los dos de las dos últimas jornadas de la fase de grupos, cuatro de octavos, dos de cuartos y uno de semifinales, ya que la final también puede verse en abierto.

Movistar+ no ve factible rentabilizar esos 14,4 millones de euros por choque, ni cobrando un extra a sus dos millones de clientes potenciales de su plataforma interesados en la Champions. Y más teniendo en cuenta que pronto tendrá que pujar otra vez por los derechos de Liga y Copa para la próxima temporada, con los que la Liga de Fútbol Profesional quiere recaudar más dinero que este año.

Y es que a la propuesta de Roures de 3,20 euros por abonado residencial, que estima en los 3.820.000 euros confesados por Telefónica, y que suponen esos 134,4 millones de euros, habría que sumar los 38,2 millones que le costaría a la compañía de Alierta el rentabilizar su opción en bares y restaurantes, por lo que la cifra alcanzaría ya los 172,6 millones de euros.

A todo ello habría que añadir que de cara a la próxima temporada, y teniendo en cuenta sus propias previsiones de crecimiento de 500.000 abonados por año, a Telefónica la siguiente temporada la Liga de Campeones le podría suponer un desembolso de 217 millones de euros, que en 2018 serían de 242 millones, cuando podría rozar los cinco millones de abonados.

Éstos, mientras, son los grandes damnificados de que no se haya llegado a ningún acuerdo entre Telefónica y Mediapro. Muchos de los abonados de Movistar + han tenido que pagar además por abonarse también a Bein Sports. Lo peor es que ni tan siquiera pagando por ver la Liga de Campeones están disfrutando, habida cuenta de los múltiples problemas técnicos que están padeciendo al saturarse la conexión a Internet. Los paganos de siempre.

Comentarios