jueves 21/10/21
TELEVISIÓN

El gallego de Rojadirecta que pudo hasta con Obama

Igor Seoane se ha convertido en el "Robin Hood" que les "roba" señales a los poderosos para dárselas a los internautas

rojadirecta
rojadirecta

Ni pirata, ni corsario. Ni capitán William Kidd, que sólo tenía licencia para atacar barcos franceses, ni capitán Jack Radman, que sólo se dedicaba a pequeñas capturas costeras. Igor Seoane es más bien un Robin Hood contemporáneo que les "roba" señales a los poderosos para dárselas a los "pobres" internautas. Eso sí, él no hace distingos, lo mismo atenta contra empresas de un país que de otro.

Este gallego, con el que no han podido, por ejemplo, ni la justicia española ni el gobierno estadounidense, que en 2012 tiró la toalla, un año y medio después de bloquear su web, se ha convertido en el enemigo número uno a perseguir por empresas audiovisuales que contemplan cómo este hombre, sin gastarse ni un euro, ve cómo sus cuentas no paran de recibir dinero, mientras que aquellas, invirtiendo grandes cantidades, cada vez tienen menos clientes. 

Eso sí, mientras que Robin Hood estaba más que identificado, mallas verdes incluidas o no, de este gallego sólo se se sabe que es un coruñés de mediana edad, del que no hay ninguna imagen y del que dicen en su tierra que que pasa la mayor parte del tiempo en la costa Este de Estados Unidos, sin apenas pisar su Galicia natal.

Sí estaba allí en 2005, cuando, a través de Puerto 80, una empresa radicada en la localidad coruñesa de Perillo, puso en marcha una página web llamada "rojadirecta", con el fin de poder enlazar a sus usuarios con cualquier retransmisión deportiva que se ofreciera en cualquier televisión del mundo.

Lo que comenzó siendo el punto de encuentro para los "amantes de lo gratis" y aficionados a deportes menos populares, ha terminado por convertirse en la página de referencia para cualquier seguidor que acude al ordenador, a la tableta o incluso al móvil en busca de un sitio donde seguir a su equipo o deporte favorito sin necesidad de pagar por ello, desde partidos de la liga española de fútbol a partidos de curling, pasando por encuentros de la NBA, la liga de béisbol, carreras de Fórmula 1 o de la Nascar, golf, ciclismo... Todo tiene ya cabida en ella.

Lo de menos es que la calidad no sea la óptima, que haya cortes en la transmisión, que la señal llegue con cierto retardo o que los comentarios sean en una lengua desconocida o, cuando menos, "diferente" a la suya. Sus seguidores saben que siendo gratis no es cuestión de quejarse.

2,5 millones y medio de usuarios

Gracias a ello, ahora "rojadirecta" ya cuenta con una audiencia mensual cercana a los dos millones y medio de usuarios únicos (el pasado mes de febrero, según datos de ComScore, el 9% de todo el tráfico por Internet en España se dirigía hacia ella). 

A Seone se le atribuye la frase: "Yo soy como Google", ya que siempre ha precisado que su web no ofrece fútbol gratis, sino una lista de páginas donde sí se ofrece. Lo suyo es dirigir y diseñar las páginas enlazadas hasta por escrito, ya que sus afiliados le pagan una parte de los ingresos que tienen por publicidad.

En nuestro país, él no paga ni un euro por los derechos de fútbol que gestiona Mediapro y que pagan, entre otros, PRISA TV y Gol Televisión. Lo malo para estos operadores es que mientras que ellos ven cómo cada mes pierden abonados los usuarios de Rojadirecta siguen subiendo.  

En España, el servicio fue denunciado en 2007 por Audiovisual Sport y el caso fue archivado en dos ocasiones. En abril de 2010, la Audiencia Provincial de Madrid desestimó el recurso de Audiovisual Sport, recordando el juez que el enlace a retransmisiones deportivas no es delito en España. 

"Guerra" contra EE UU

Claro que si de algo puede presumir Seoane es de haber incluso ganado en los tribunales al mismísimo gobierno de Estados Unidos, que en febrero de 2011 decidió bloquear, sin juicio previo, el dominio "rojadirecta.org" y "rojadirecta.com", alegando que violaba las leyes que prohíben la distribución de materiales con derechos de propiedad intelectual.

Un anuncio del Departamento de Justicia y el Centro de Coordinación Nacional de Derechos de Propiedad Intelectual indicó que la página era clausurada por "reproducir o distribuir material con copyright sin autorización de los propietarios de los derechos de autor.

Un año y medio más tarde, y viendo que la página seguía funcionando a través de otros dominios, como "rojadirecta.me" o "rojadirecta.in", así como desde su dirección IP, el Gobierno americano tiraba la toalla y era el propio Seoane quien presentaba en junio una demanda contra aquel, en lo que supuso el primer desafío contra la política de Washington de bloquear dominios bajo su jurisdicción sin notificación ni juicio previo.

Los abogados de Puerto80 aseguraron que el bloqueo de los dominios constituían una restricción previa del derecho a la libertad de expresión de los usuarios, ya que Seoane puntualizaba que "en estos momentos no sabría decir qué cantidad de dinero hemos perdido",  por culpa  del bloqueo de los dominios y del coste de las acciones judiciales.

Tras este intenso periplo judicial en EEUU, el gallego incluso buscó el lado pragmático a todo este asunto, afirmando en unas declaraciones a Navegante que "además de conseguir que se nos devuelvan los dominios, que lógicamente era el fin y que por supuesto considero que era lo justo, personalmente había algo que sabía que ganaba 100% seguro: el aprendizaje (el llamado 'know-how') que he podido adquirir de trabajar en este asunto con algunos de los mejores abogados de Silicon Valley como son Mark Lemley y compañía, y de las largas, difíciles e infructíferas negociaciones con el Gobierno, por lo que no hay mal que por bien no venga". Él siempre gana.

Comentarios