martes 14.07.2020
JORDI ÉVOLE REGRESA ESTE DOMINGO

De "Follonero" a "Salvador" de La Sexta

En seis años ha pasado de estar con pie y medio en la calle a conseguir tres Ondas, cinco Iris y el reconocimiento de público y crítica

Jordi Évole.
Jordi Évole.

De secundario de Buenafuente a principal estrella de La Sexta, con permiso del Gran Wyoming y Ana Pastor. De ser “el Follonero” a tener ya en su casa tres Premios Ondas, una Antena de Oro y cinco Premios Iris, los que entrega la Academia de las Ciencias y las Artes de la TV. ‘Salvados’, que estrena este próximo domingo nueva temporada, acaba de cumplir seis años en antena y, su creador, Jordi Évole, con sus 40 años casi recién cumplidos, ha pasado de tener pie y medio fuera de la casa, a mitad del trayecto del programa, a lograr no sólo el reconocimiento de la crítica sino también del público.

Se dio a conocer de la mano de Andreu, a cuya productora todavía está ligado, dando vida el Follonero pero en 2008 pudo volar solo con ese personaje e hizo un especial centrado en las elecciones generales de 2008, en dos entregas bajo el título de ‘Salvados por la campaña’, con el que ganó ya su primer Ondas.

Lo que en un principio era un formato parecido al ‘Caiga quien caiga’, basado más en el humor que en ser vehículo de crítica social, consiguió superar el millón de espectadores, lo que hizo que la cadena apostara por darle más oportunidades.

Évole pasó a competir así contra una serie como ‘Aída’ que por entonces estaba en su mejor momento, con una cuota de pantalla por encima del 30%, y eso hizo que fuera perdiendo público, terminando la temporada con un ‘Salvados por las vacaciones’ que no llegó a los 500.000 espectadores, con un 4% de cuota.

Cambio de registro

Quizás ese pequeño varapalo le vino bien a Évole, que volvió en octubre de 2008 con un ‘Salvados’ bastante cambiado, en el que ya no sólo se basaba en el humor. Lo mismo debatía con Carlos Navarro, alias ‘El Yoyas’, que empezaba con alguna sección de denuncia o incluso de entrevistas a políticos, como al mismísimo Arnaldo Otegui. El 6% con el que acabó esta segunda temporada tampoco le satisfizo del todo, y de ahí que volviera a replantearse el espacio.

Ahí fue donde ya se puede decir que nació el ‘Salvados’ de hoy en día, ya que optó por no darle al humor todo el protagonismo. Pero la travesía fue larga, y hasta enero de 2012 no empezó a recoger elogios y más premios como los Iris (un año antes se había hecho con su segundo Ondas, como Mejor Presentador). Lo mismo ahondaba en la crisis económica española, analizando la situación bancaria, que hablaba del auge de las tiendas de ‘Compro Oro’. En vez de humor, lo primordial aquí era la forma distinta de preguntar y la mayor accesibilidad posible.

El 3 de junio de 2012, con ‘Parados en espera’, superó ya la barrera del 10% de “share”, con casi 1,8 millones de fieles, de la que ya no bajaría en ninguna de las entregas de la siguiente temporada, donde tampoco bajó de los 2 millones. Esa cantidad incluso la doblaría ya al año siguiente.

Atrevido y sincero

‘El Follonero’ primero y Évole después ha terminado conectando con la audiencia quizás porque es de los pocos que se atreven a preguntar lo que ellos quisieran preguntar y a denunciar todo lo que ellos consideran denunciable.

Y es que lo mismo le hizo una entrevista en un coche al entonces ministro de Defensa José Bono, preguntándole por su acento, que simuló haber tenido relaciones amorosas con Susanna Griso, al ofrecerle que se tocara la oreja durante el informativo si quería una cita con él (en ese informativo también se tocaron la oreja Roberto Arce y José Antonio Luque).

En 2006 interrumpió la gala del centenario del diario ‘Mundo deportivo’ sólo para felicitar al entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, al que cantó en voz alta el “Feliz cumpleaños”, y un año más tarde su intento de entrevistar y dar un regalo en Venezuela a su presidente, Hugo Chávez, a punto estuvo de causar un incidente diplomático.

También invitó a Josep Anglada a recorrer la ciudad de Vich con él, sometiéndole a situaciones comprometidas con sus habitantes magrebíes, y hasta interrumpió una actuación en directo de Pau Donés (Jarabe de Palo), para decirle que siempre cantaba lo mismo (“en vez de Jarabe de Palo sois Jarabe del Mismo Palo”).

Las principales polémicas

Ya convertido en icono del pueblo, ‘Salvados’ no sólo ha dado titulares sino que también ha protagonizado alguna que otra polémica con los temas tratados. Una de las principales fue la del espacio titulado “Oligopoly”,  en noviembre de 2012, donde la patronal de las eléctricas llegó a quejarse ante Atresmedia porque el programa no les había dado opción a defenderse, e incluso que no se había emitido una entrevista grabada con el programa de UNESA, y pidiendo al mismísimo José Manuel Lara una “compensación” por las críticas recibidas.

En el programa se explicaba la actual situación de la industria energética en España a través de entrevistas con varias personalidades responsables de empresas energéticas y con personas que habían pertenecido a comités encargados de regular este sector. El espacio tuvo una audiencia de 2.935.000 espectadores, con un 12,9% de cuota, más que con la entrevista con Artur Mas.

Un mes después, en ‘Con la comida no se juega’, un malentendido, cuando Jaume Serra, responsable del Banco de Alimentos de Valencia, afirmaba que Mercadona no donaba comida a su institución, hizo que Twitter llamara a boicotear estos supermercados.

Mercadona tuvo que defenderse públicamente y confirmar que sí realiza acciones de este tipo en ciudades como Barcelona o Alicante, y que no había cerrado ninguna colaboración con el Banco de Alimentos de Valencia, “se lo hemos ofrecido”.

Ya en abril del pasado año, la agencia Reuters sacaba un reportaje en el que indicaba que “Un exitoso programa de TV emerge de entre las cenizas de la crisis española”, comparando ‘Salvados’ con los documentales de Michael Moore. Además, preguntaba por su presentador al ministro de Educación y Cultura español, José Ignacio Wert, que decía que “hace trampa y tiene toda la ventaja”.

En el presente ejercicio, en febrero, el espacio volvió a acaparar protagonismo con el falso documental sobre el 23-F, ‘Operación Palace’, que lo mismo fue vilipendiado por unos que ensalzado por otros, algo similar a lo que ocurrió en lo que se refiere a los protagonistas del mismo, ya que algunos sí aceptaron colaborar y otros, como el expresidente Felipe González, lo rechazaron.

Pese a todo, por lo general primaron los halagos, como el que le hizo el periodista Juan Ramón Lucas, que dijo que “no recuerdo nada tan bueno desde lo que hizo Orson Welles con La Guerra de Los Mundos", mientras que lo que más le gustó a Julia Otero fue que  "otros no salen después a pedir disculpas por engañarnos, pese a que nos montan un fake cada día", en relación con el perdón que entonó el propio Évole por si a alguien le había molestado el que se hubiera jugado así con un hecho tan notable de la historia española.

La última polémica hasta la fecha tuvo lugar en junio, cuando entrevistó, entre otros, al juez Baltasar Garzón, al exfiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y a la abogada del turno de oficio Lorena Ruiz-Huerta, en una entrega titulada ‘Cuestión de Justicia’.

Esta última afirmó cosas como que "un porcentaje de detenidos de la policía sufre diferentes tipos de torturas", o que "en cada guardia del turno de oficio que tengo, la policía maltrata a los detenidos de manera sistemática durante la detención no solo físicamente sino que los veja e insulta", lo que, como era de esperar, no gustó a los Cuerpos de Seguridad del Estado,  y tanto la Unión de Guardias Civiles como la Unión Federal de Policía emprendieron acciones legales contra la abogada.

Para esas asociaciones "esta forma de hacer uso de un derecho tan fundamental como la libertad de expresión en ningún caso debería ser especulador, falto de rigor y sobre todo injurioso", y añaden que "estas injurias dichas en un medio de comunicación de gran audiencia no hacen más que agredir intencionadamente a los profesionales de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad".  Como en espacios anteriores, ‘Salvados’ volvió a conseguir no dejar indiferente a nadie.

Comentarios