domingo 18/4/21

Televisión

Y alcohólica

La madre de un miembro de Sálvame temió que su hija acabara drogadicta

Antes de llegar a la televisión prendió fuego a su propia casa

paz
Paz Padilla, junto a otros compañeros de Sálvame.

Cuando no es protagonista un colaborador, lo es otro o... la propia presentadora. Esta vez le ha tocado el turno a Paz Padilla, que se temía lo peor cuando Kiko Hernández anunció un "bombazo" que iba a dar sobre ella.

Una vez más, como casi siempre, lo anunciado a bombo y platillo no era ni mucho menos tan fuerte como todo el mundo esperaba y todo quedó reducido a la entrada vía telefónica de la madre de la presentadora, Lola, para felicitarla por su cumpleaños.

Eso sí, la progenitora dio bastante juego, ya que además de contar que la naturalidad de Paz es la misma delante y detrás de las cámaras, contó cosas desconocidas de su hija, como que "de pequeña era muy mala... Fíjate si era mala que una vez se metió debajo de la cama y prendió fuego a la casa".

Lo peor para la madre de la carrera de su hija fue su temor a que se hiciera artista por los riesgos que ella veía en ese mundo del espectáculo: "Una niña que estaba en un pueblo y se mete en el mundillo con tanta droga... A mi me daba miedo que se hiciera artista por la droga y por el vino".

Claro que tampoco le gusta mucho el papel que lleva a cabo en 'La que se avecina', donde da vida a una drogodependiente y prostituta como la Chusa: "Me entran las negras, no sé como la meten en eso porque me descompongo... Ya sé que es un personaje pero me imagino las madres que tienen hijas así y me pongo mala".

Kiko Hernández aprovechó su presencia para preguntarle si Lydia Lozano, su archiconocida enemiga, es la colaboradora que menos le gusta de todos los que a diario acuden a Sálvame, pero Lola reconoció por el contrario que es la que más le gusta.

Comentarios