lunes 09.12.2019
Un juez

Le quitan su hija a una concursante de Supervivientes

Y todo porque ha preferido seguir en el concurso y no abandonar y tener que pagar una multa

María Jesús Ruiz, junto a las otras dos nominadas.
María Jesús Ruiz, junto a las otras dos nominadas.

Qué tendrá la TV, el salir en ella y ganar dinero con ella, que una persona es capaz de perder hasta a su propia hija, aunque sea de manera temporal, por seguir en pantalla. Eso es lo que ha hecho María Jesús Ruiz, que salió de la isla de Supervivientes sólo de manera momentánea para acudir a un juicio con su ex y ha vuelto compuesta y sin niña. 

La que fuera Miss España, que tuvo que abandonar Honduras porque no la quedaba otra que acudir al juicio contra su exmarido Gil Silgado por malos tratos, se reincorporó este jueves junto al resto de sus compañeros y, aunque intentó que la audiencia la mandara de regreso definitivo a casa, al estar nominada junto a Melissa y Mayte Zaldívar, se quedó con las ganas ya que fue la ex de Julián Muñoz quien hizo las maletas.  

Aunque no era lo que quería, María Jesús Ruiz terminó aceptando de buena gana la decisión de la audiencia, después de haber pedido infructuosamente a ésta que la echaran, "pido que me ayuden y me voten. ¿Por qué? Porque ya no se trata solo de mí, hay un ser muy pequeño que ha sufrido y está sufriendo porque la han arrebatado de su madre".

Se refería claro está a su propia hija, la que, por decisión del juez encargado del caso, tendrá que vivir con su padre, Gil Salgado, ya que a éste le ha sido concedida su custodia temporal mientras ella siga concursando en el reality de Telecinco. A ella le quedaba la opción de irse por su cuenta, o directamente de no haber vuelto a la isla, pero, quizás pensando en la sanción a la que se exponía y el no poder seguir facturando dinero, la desechó por completo. 

Quiso por el contrario que su marcha fuera 'legal', y por eso en su alegato tras regresar a la isla anunció a todo el mundo que "me han quitado a la niña temporalmente. No me rindo y no voy a aguantar ni un chantaje más. ¡Yo sigo aquí porque es mi derecho y me obligación trabajar como madre que soy y no me va a detener ningún tío!".

Por ese motivo precisó que "así que hasta el final, a morirme, porque si acepto irme ahora, el próximo trabajo también me lo van a quebrar y no me da la gana... ¡Joder! Así que por eso estoy aquí y me han quitado a mi hija y me han dicho que hasta que no pise España, ya con la expulsión, no me la devuelven. ¡Pues no! ¡Pues hasta el final!", siendo hasta aplaudida por ello por sus compañeros. 

Comentarios