sábado 31/10/20
ANA OBREGÓN SE SINCERA CON BERTÍN

“Me ofrecieron 2 millones de libras por contar mi relación con Beckham”

La actriz, presentadora, guionista y bióloga acudió al programa ‘En la tuya o en la mía’, donde habló sobre las infidelidades de Lecquio, su ‘affaire’ con Alberto de Mónaco y su tonteo con Robert de Niro

ana-1
Ana Obregón y Bertín Osborne en 'En la tuya o en la mía'. | TVE

La intimidad de Ana García Obregón no es ningún secreto, pues ella misma se ha encargado de, a lo largo de su carrera mediática, ir contando píldora a píldora los capítulos más llamativos de su alocada vida. Entre risas y copas de vino (del que no paraba de decir que se le estaba subiendo a la cabeza), Obregón fabricó un compendio de experiencias para Bertín Osborne en el programa ‘En la tuya o en la mía’, grabado en esta ocasión en casa de la actriz.

La confianza entre ambos era latente. Se conocen desde hace muchos años (de hecho, son vecinos), cosa que provocó una relajación absoluta por parte de la actriz, que desgranó algunas de las experiencias más truculentas de su vida. “Me operaron a vida o muerte cuando solo tenía 14 años”, narró. De hecho, estuvo en quirófano ocho horas, tras las cuales salió con una gran cicatriz que le recorría el estómago de forma vertical: “En la prensa dijeron que me había quitado una costilla, pero en realidad me acababan de extirpar un tumor”.

Asegura que siempre ha sido considerada la oveja negra de la familia por la gran imaginación y energía que demostraba, de hecho la llegaron a apodar como “Antoñita la fantástica”. Su padre, reputado arquitecto, insistió para que terminara sus estudios de biología antes de comenzar su carrera como actriz, su verdadero sueño. Criticada por muchos, que aseguraban que no estaba licenciada, cerró bocas cuando mostró su título (enmarcado) a cámara, además de otro de un máster en dirección de empresas.

Después de terminar la carrera marchó a Hollywood, donde, asegura, se valió por sí misma: “Nunca me gustó depender económicamente de mis padres. Había trabajado como modelo y tenía algunos ahorros, y allí me puse a trabajar en una pizzería fregando platos”. Entre tanto, estudiaba en actor’s studio, donde consiguió sus primeros trabajos en EEUU: un papel para ‘El equipo A’ y otro para una película con Bo Derek.

Una paella para Spielberg

Más tarde conoció a Steven Spielberg, que llegó a invitarla a su casa en Malibú. “Me dijo que le encantaba la paella, y yo, sin saber nada de cocina, le dije que le hacía una. Llamé a mi madre para que me dijera los pasos, tomé notas pero se me olvidaron cuando fui a su casa”, contaba risueña. Como resultado, una masa verde que la propia Ana cataloga como “repugnante e incomestible”, pero que finalmente acabó catando el director: “era muy educado”.

Otro fantástico episodio internacional fue el que vivió junto al actor Robert De Niro. El intérprete de ‘Toro salvaje’ también invitó a su casa a la que por aquel entonces era una gran promesa de la interpretación. Obregón cuenta sorprendida que se quedó anonadada al entrar en el baño y ver su premio Oscar colocado encima del WC: “Yo lo habría puesto en la entrada bien visible. A la pregunta de Bertín de si tuvo un romance con el actor, asegura que no pasó nada pero que “podría haber pasado”, dando a entender que De Niro le propuso algo más allá de la amistad.

Pero la aventura Hollywoodense de Anita no llegó a ser un completo camino de rosas. Visiblemente afectada, Obregón narraba un terrible episodio que vivió mientras estaba sola en su apartamento: “Entraron a robarme. Me ataron de pies y manos en una silla, temí por mi vida. Menos mal que un vecino oyó el jaleo y llegó alarmado a mi casa. Loa ladrones se asustaron y se fueron”. Por esta razón se fue a vivir a casa de Julio Iglesias, íntimo amigo de su padre, donde convivió casi dos años con la familia y se convirtió en el mito erótico de Enrique y Julio José: “Me lo confesaron años más tarde. No me lo podría creer”, ríe al comentárselo a Bertín.

Fue objetivo de ETA y se peleó con Victoria Beckahm

En EEUU se enamoró del jugador de baloncesto Fernando Martín, con el que asegura que pasó los mejores años de su vida. Estuvieron juntos cuatro años, hasta que él falleció en un accidente de coche: “Él quería que dejara mi trabajo como actriz y yo no. Nos peleamos y justo cuando estábamos enfadados ocurrió la tragedia. No pude decirle que le seguía queriendo”.

obregon-fernando

De su primer novio, Miguel Bosé, asegura que es un hombre encantador, y que lo pasaron genial juntos pese a la furia de sus fans: “Una chica me preguntó por la calle que si era la novia de Bosé, le dije que sí y me dio un puñetazo”, asegura.

De entre todas sus parejas elije a Alessando Lecquio como el hombre de su vida, por haberle dado “lo más grande que tengo”, su hijo Álex: “Un día conocí a Alessandro, que en el fondo me lo presentó Antonia (su exmujer) en Italia y se vino a Madrid y empezamos nuestra historia. Como resultado, lo mejor de mi vida. Es muy buen padre, pero como marido es imposible. Yo le pillé, bien pilladito y se acabó. Aunque ahora nos llevamos muy bien”.

Como uno de sus peores sucesos narró el momento en que se enteró que estaba amenazada por ETA. Cuando la banda terrorista asesinó a Miguel Ángel Blanco, Ana leyó en la prensa que habían descubierto unos documentos que demostraban que habían hecho un seguimiento sobre su persona. Cuenta que inmediatamente le llamaron desde el Gobierno, que pudo ver con sus propios ojos todo lo que tenían guardado y que leyó que lo último que apuntaron fue que estaba embarazada: “Álex me salvó la vida”.

hijo1

Para terminar, otro chascarrillo por los que Ana Obregón se convirtió en uno de los personajes más divertidos y queridos del ‘cuore’ español. Cuenta con mucha guasa que, estando ella tan tranquila en el gimnasio, vio como una persona se le acercaba en actitud amenazante. Era Victoria Beckham, que según cuenta la agarró del tirante de la camiseta y la amenazó para que dejara de escribir a su marido: “Yo no tenía culpa de nada, era Beckham el que me acribillaba a mensajes”, y continúa: "Desde la prensa británica me llamaron para ofrecerme dos millones de libras (2.630.000 euros al cambio actual) por contar lo sucedido. Dije que no", concluye, ante un atónito Bertín que no daba crédito a las aparentemente increíbles palabras de la que ya todo el mundo conoce como 'Anita la fantástica'.

Comentarios