martes 25/1/22
destrucción papel

Una trituradora de documentos para cada necesidad

Si cierta información confidencial cae en manos incorrectas, las consecuencias pueden ser desastrosas, sobre todo para un negocio pero también para un particular

trituradora

Aunque puedan parecer algo nuevo, las trituradoras de papel llevan más de cien años con nosotros. Desde unas primitivas tijeras de corte múltiple, algo similar a lo que serían varias tijeras pegadas entre sí formando un bloque, hasta los más modernos sistemas de destrucción de documentos. Existe una amplísima gama de instrumentos con distintas capacidades, características y modos de funcionamiento, y la evolución continúa a día de hoy.

Tipos de máquinas destructoras de papel

Los modelos más sencillos son los denominados ‘personales’, y son adecuados para el uso en casa o en una pequeña empresa. Pueden estar en torno a diez minutos triturando papel de forma continua. Su diseño es compacto, y fueron creadas para ser utilizadas de forma ocasional, para destruir facturas y otros documentos confidenciales. El siguiente segmento es de las trituradoras de papel para mediana y pequeña empresa, que incluye aparatos de mayor tamaño, capaces de estar unos 45 minutos funcionando ininterrumpidamente. Estos dispositivos cuentan con mejoras como la alimentación automática de papel o la tecnología libre de atascos.

Abundando en los dispositivos profesionales, encontramos las máquinas de mayor tamaño. Preparadas para un funcionamiento continuo, pueden ser utilizadas por varios trabajadores a la vez. Algunas, de alta seguridad, destruyen los documentos en pedazos muy pequeños, que hacen muy difícil su reconstrucción. Estas destructoras de papel tienen precios acordes a su categoría, si queremos conocerlos podemos consultar el catálogo de una tienda online como Disofic, que tiene gran variedad en su oferta, y muchos otros productos de oficina a disposición de sus clientes.

Formas de cortar el papel

Para triturar los documentos se utilizan dos métodos, uno es el de corte en tiras, en el que unas cuchillas rotativas cortan el papel en forma de delgadas tiras. En este caso, los restos que van quedando son bastante voluminosos. Es el método más sencillo por el tipo de mecanismo que utiliza, y por tanto las máquinas necesarias son menos costosas.

La forma más segura de realizar el corte, sin embargo, es el llamado corte en confeti o partículas. Se emplea para ello un sistema de corte cruzado que reduce el papel a fragmentos, que se van cortando de nuevo hasta alcanzar el tamaño deseado. Entonces, pasan por un tamiz al depósito de residuos, los cuales ocupan un volumen mucho menor que con el método anterior.

El tamaño de los pedazos importa

Ha habido casos muy sonados de documentos triturados que fueron posteriormente recuperados y reconstruidos. Aunque es difícil, no es imposible llegar a restaurar papeles que han pasado por la trituradora, sobre todo en el caso del corte a tiras y si este corte no ha sido lo suficientemente exhaustivo. En los últimos años, los procedimientos informáticos han hecho que esta posibilidad sea todavía mayor, y la única forma de asegurarse de que los documentos no serán recuperables es reducirlos al mínimo tamaño posible.

Las máquinas destructoras de papel tienen una clasificación por niveles, que va desde el P-1 al P-7. Esta clasificación indica el tamaño de los pedazos, en el caso del corte en partículas, y el ancho de las tiras, para el corte en forma de tira. El P-1, que es el menos seguro, establece un ancho de 12 mm en las tiras, o un tamaño de partículas máximo de 2000 mm cuadrados. En el otro extremo está el nivel P-7, que especifica un ancho máximo de 1 mm para las tiras, y una superficie de 5 mm cuadrados para cada una de las partículas. Esta característica es una de las más importantes de cuantas debemos observar a la hora de escoger una máquina destructora de papel, ya que en función del tipo de documentos con el que trabajemos, será suficiente con un nivel o habrá que buscar el superior.

Comentarios