Jueves 21.06.2018
Tecnología

Los portátiles reacondicionados, una forma fantástica de mejorar la movilidad sin sacrificar el presupuesto

Si os estéis planteando la compra de un ordenador portátil con el objetivo de mejorar vuestra movilidad, los portátiles reacondicionados se convierten en una de las alternativas más interesantes, ya que por un precio más económico podemos tener en nuestras manos un equipo que satisfará todas nuestras necesidades

No hay duda alguna de que, para poder disfrutar de la máxima movilidad a día de hoy es imprescindible contar con un buen ordenador portátil, y en este sentido os recomendamos que tengáis en cuenta los Portátiles reacondicionados, ya que es una oportunidad fantástica para poder disfrutar de ordenadores portátiles de última generación pero unos precios que verdaderamente son un regalo. A continuación os vamos a dar algunos consejos que os ayudarán a elegir el mejor ordenador portátil reacondicionado en función de vuestras necesidades.

Las ventajas de utilizar los ordenadores portátiles reacondicionados

En la actualidad, tanto estudiantes como trabajadores y empresarios necesitamos tener a nuestra disposición todos los recursos tecnológicos e informáticos a través de los cuales podamos llevar a cabo nuestro cometido diario con la máxima diligencia y con los mejores resultados, algo que supone que en ocasiones podemos acceder a ellos directamente en nuestro hogar, oficina, etc., pero en la mayor parte de los casos también necesitamos salir fuera a realizar otras tareas, lo que significa que lo mejor que podemos hacer es optar por tener a nuestra disposición un buen ordenador portátil gracias al cual no tengamos que interrumpir nuestros quehaceres en ningún momento.

En definitiva, un ordenador portátil nos va a permitir la máxima movilidad, ya sea en el trabajo, en la Universidad, o incluso también en nuestro día a día, ya que pronto vendrán las vacaciones y es una buena manera de tener a nuestra disposición un equipo informático que poder utilizar en el lugar de destino al que nos dirijamos.

Por otra parte, tenemos los portátiles reacondicionados que son de los que estamos hablando hoy en concreto, y en este sentido debemos tener en cuenta que contamos con la posibilidad de optar por estos equipos que básicamente son nuevos pero pueden ser nuestras por un precio muy inferior al que tienen en el mercado.

Esto se debe a que un equipo reacondicionado es un equipo que ha sido utilizado en una exposición, o que ha presentado algún tipo de problema de fábrica en el funcionamiento, de manera que ha vuelto de nuevo a las manos del fabricante que ha procedido a realizar una completa reparación, certificando que ya se encuentra en perfectas condiciones, lo que significa que se trata de un equipo totalmente nuevo, que funciona a la perfección, pero que sale a la venta por un precio muy inferior puesto que ya no se puede presentar como artículo totalmente nuevo, pero en cualquier caso sigue manteniendo su garantía de dos años.

En definitiva, se trata de una forma muy interesante de poder comprar un equipo en perfectas condiciones y con toda la potencia que necesitemos pero a un precio más asequible como viene a ocurrir con los vehículos kilómetro cero.

Aspectos a los que hay que prestar atención a la hora de elegir un ordenador portátil que se adapte a tus necesidades

Es importante tener en cuenta que, si estamos pensando comprar un ordenador portátil, es esencial que se adapte a nuestras necesidades, es decir, tenemos la posibilidad de elegir entre un amplio abanico de modelos en el mercado, pero dependiendo del uso al que lo vayamos a destinar, nos puede interesar que tenga una pantalla más o menos grande, una mayor o menor potencia, etc.

Muchas veces pensamos que cuanto más potente sea mucho mejor, pero el problema en estos casos es que en los ordenadores portátiles vamos a tener que renunciar a unas cosas a cambio de otras, lo que significa que de una buena elección vamos a tener la posibilidad de disfrutar de un equipo adecuado.

Por ejemplo, en cuanto al tamaño del monitor, el mínimo exigible es de 13 pulgadas, ya que con menos prácticamente no vamos a poder trabajar ni movernos con soltura, aunque la media generalmente se establece en las 14 pulgadas. Sin embargo, en la actualidad tenemos la posibilidad de encontrar modelos incluso hasta de 18 pulgadas, por lo que, si necesitamos la máxima superficie por ejemplo para utilizar varios programas, realizar diseños, etc., esta puede ser una buena alternativa.

No obstante, un monitor de mayores dimensiones también implica un mayor consumo, por lo que la autonomía se puede ver reducida. En este sentido, un ultrabook por ejemplo puede llegar incluso a alcanzar autonomías de 15 horas, mientras que los ordenadores portátiles con pantallas de grandes dimensiones que pueden moverse entre las tres y las cuatro horas.

De igual manera tenemos que elegir un procesador adecuado, es decir, si tan sólo tenemos el ordenador portátil para navegar, enviar correos electrónicos e incluso utilizar algún programa sencillo, entonces nos interesa optar por un procesador más pequeño como un Intel Core i3, ya que vamos a aumentar la autonomía puesto que el consumo de este micro es inferior. Sin embargo, si queremos disfrutar de la máxima calidad en multimedia, jugar a juegos, utilizar varios programas a la vez o que tengan una potencia considerable, como mínimo deberemos optar por un Intel Core i5, al ser posible de la serie 6000 en adelante, ya que de esta forma tendremos la garantía de que contamos con cuatro núcleos que nos permitirá multitarea con mucha eficiencia.

Por supuesto, cuanto mayor sea la potencia del microprocesador, mayor será también el consumo, y lo mismo ocurre con la tarjeta gráfica. Todas las placas base llevan incorporado una tarjeta gráfica de Intel, que para el uso normal de un equipo es más que suficiente. Sin embargo, si necesitamos conectar varios monitores externos al ordenador portátil como por ejemplo cuando lleguemos a la oficina o a casa, o incluso vamos a utilizar juegos con buenos gráficos, entonces evidentemente nos interesará incorporar una tarjeta gráfica adicional.

Básicamente estos son los elementos que debemos tener en cuenta a la hora de tomar una determinación, ya que son los que influyen más en la autonomía del equipo, sin olvidar por supuesto también la necesidad de optar por un buen sistema de refrigeración que nos ayude a mantener la temperatura lo más baja posible.