jueves 18.07.2019
Tecnología

Consejos para mantener la privacidad en dispositivos Android

Tradicionalmente el esquema de negocio en informática era bastante similar al resto de industrias, los clientes obtenían servicios de hardware y software de las compañías mediante la compra de productos. Pero, de un tiempo a esta parte, sobre todo con la era de internet, han aparecido compañías que han desplazado a las tradicionales mediante la oferta de servicios gratuitos

Consejos para mantener la privacidad en dispositivos Android

En este artículo veremos qué hay detrás de esos servicios gratuitos y qué podemos hacer para protegernos de prácticas abusivas.

El negocio de los datos

Como ya advirtiera en su momento Richard Stallman: “si el servicio es gratuito el producto eres tú”. ¿Qué modelo de negocio hay detrás de las grandes compañías que ofrecen sus productos de forma gratuita? Rentabilizar su gran número de clientes de formas alternativas:

  • Modelo de beta abierta: El servicio se ofrece de forma gratuita durante el periodo inicial, posteriormente el servicio se convierte en un servicio de pago.
  • Servicios freemium: El servicio básico es gratuito, pero se ofrecen características adicionales, como soporte avanzado o más funcionalidades por un precio.
  • Servicios de publicidad basados en datos: Aquí empieza el problema, la compañía utiliza los datos de sus clientes para generar perfiles que hagan más jugosa la publicidad para sus anunciantes.
  • Servicios basados en datos: Esta es quizá la parte más preocupante que conllevan estos servicios, y es la venta que estos puedan hacer de los datos de sus clientes (supuestamente anonimizados) para explotación estadística o usos de terceros.

Son precisamente estos dos grupos los que han despertado la preocupación en la opinión pública, las revelaciones de Snowden marcaron un primer punto de preocupación, pero la sociedad comenzó a tener conciencia del valor real de sus datos y del peligro que supone para su privacidad el uso de dichos datos con el caso de Cambridge Analytica.

¿Cómo obtienen nuestros datos?

Esta es la pregunta que seguramente a todos nos viene en la cabeza, hemos de distinguir el rastreo que se realiza en navegadores web y el que se realiza mediante aplicaciones en nuestros dispositivos.

El sistema de rastreo web necesita ofrecer una funcionalidad interesante a los sitios web, en el caso de Google esto se consigue con Ads y con Analytics, en el caso de Facebook y Twitter esto lo consiguen con los timelines embebidos o los botones de me gusta.

Los navegadores modernos bloquean las cookies para dominios distintos, por eso es necesario utilizar estas funciones para “engañar” a los navegadores de forma que la función pueda tomar datos de la navegación. De esta forma el rastreador puede vincular el perfil de Facebook con la actividad del navegador usando esa cookie.

En el caso del dispositivo Android, lo que suelen hacer las compañías es instalar una aplicación residente (un servicio) que, con la excusa de las notificaciones, puede estar activo recabando datos de aquellas parcelas del sistema a las que tenga acceso.

Con un rastreo o con el otro, las compañías son capaces de obtener multitud de datos de las costumbres del usuario y utilizarlas para modelar las ofertas o para obtener paquetes de datos demográficos bastante más allá del uso supuesto de la aplicación.

¿Qué podemos hacer para evitar esto?

 

El rastreo a través de web puede evitarse con herramientas fácilmente accesibles, pero el principal consejo es ser conscientes de los servicios que usamos. Si utilizamos Google como buscador, hemos de saber que tan pronto como hagamos una búsqueda el rastreador estará activado durante toda la sesión de navegación, aunque utilicemos el modo incógnito del navegador. Si realmente queremos privacidad, deberemos evitar esos puntos de entrada, por ejemplo, usando un buscador alternativo como DuckDuckGo que no realiza rastreos. El modo de navegación privada lo que hace es asegurarse que todos los datos de rastreo e historial se eliminan al cerrar el navegador, por lo que si usamos redes sociales es recomendable cerrar el navegador antes de navegar a otras páginas.

El mismo DuckDuckGo ofrece una extensión de navegador que nos indica los rastreadores activos en cada página y bloquea gran parte de ellos.

Además, es recomendable el uso de una conexión VPN para anonimizar más nuestra conexión, nuestros datos de navegación no podrán vincularse con nuestro origen real y además evitaremos las inspecciones de paquetes de los proveedores de internet.

En el caso del dispositivo Android, obviamente es más difícil librarse de la presencia de Google, pues es su sistema operativo. El primer consejo es utilizar un dispositivo que incorpore Android Pie, ya que esta versión del sistema operativo no permite el acceso a E/S (vídeo, audio, ubicación) a aplicaciones que se ejecutan en segundo plano, lo que evita que los servicios rastreen cuando no esté ejecutándose su aplicación principal.

 Si queremos evitar que Google use nuestros datos la forma más eficiente es no permitir que los obtenga, esto se consigue principalmente de dos formas:

 

  1. Usando distintas cuentas de Google para los distintos servicios que utilicemos para que no puedan vincular los datos.
  2. Limitando el uso que hacemos de los servicios de Google, si utilizamos un buscador alternativo - como hemos indicado -, un navegador alternativo como Firefox o el propio de DuckDuckGo, un servicio de correo alternativo como Fastmail, un servicio de calendario, contactos y tareas alternativo (Fastmail también lo incluye) y un servicio de almacenamiento distinto a Drive, los datos que Google podrá obtener sobre nuestra vida serán mucho más limitados.

Conclusiones

 

En este artículo hemos visto que el modelo de negocio de algunos de los grandes de internet pasa por la explotación (de una u otra forma) de nuestros datos. El uso que hacen de nuestros datos en algunos casos ni siquiera es conocido, así como las medidas de seguridad que se tiene sobre ellos, por ello, si nos preocupa nuestra privacidad, podemos seguir una serie de sencillos consejos que reducirán la cantidad de datos que estas empresas manejan. El esfuerzo a realizar es proporcional a la cantidad de datos que queremos dejar de compartir y dependerá de nuestras preferencias personales.

Comentarios