martes 27/7/21

La sentencia del 17A admite que las víctimas han sido "las grandes olvidadas"

La sentencia por la que la Audiencia Nacional ha condenado a tres supervivientes de la célula que perpetró los atentados yihadistas del 17 de agosto de 2017 en Cataluña, en los que fallecieron sus autores directos, admite que las víctimas han sido "las grandes olvidadas" durante la instrucción de esta causa

Homenaje a las víctimas de los atentados en Cataluña.
Homenaje a las víctimas de los atentados en Cataluña

Las acusaciones en esta causa, entre ellas la Asociación Víctimas del Terrorismo, pretendían que estos tres acusados, o al menos los dos principales -Mohamed Houli, quien resultó herido en la explosión en Alcanar (Tarragona), y Driss Oukabir, quien alquiló la furgoneta del atropello en Las Ramblas de Barcelona-, fuesen procesados como coautores de las 16 muertes y de los 140 heridos que se produjeron en los atentados del 17A.

Tanto los dos jueces que instruyeron la causa -Fernando Andreu primero y José Luis Calama después- como la Fiscalía se opusieron a ello y finalmente la Sala de lo Penal, al resolver los recursos, avaló la decisión el procesamiento, si bien dejó la puerta abierta a las acusaciones a dirigirse su acción también por esos delitos, lo que así hicieron, y la AVT pidió prisión permanente revisable para dos de ellos.

Ahora, la sentencia, si bien condena a penas ligeramente superiores a la solicitadas por la Fiscalía para esos dos acusados, rechaza condenarles por las 16 muertes y 140 heridos que se produjeron el 17A como pedían las acusaciones.

"En el presente sumario las víctimas", reconoce la sentencia, "han sido las grandes olvidadas durante la instrucción", lo que, añade, "se ha tratado de paliar reconociéndoles la legitimación para personarse y ejercitar las acciones penales y civiles, otorgando así al menos su derecho a la verdad y el derecho a que se les tenga como víctimas del terrorismo a todos los efectos que establece la Ley dirigida a su protección.

Todo ello, "independientemente de que el auto de procesamiento dictado respecto a los ahora enjuiciados no impute a los mismos los hechos acontecidos en Barcelona y Cambrils" y no puedan ser condenados por estos hechos.

"Las víctimas merecen el reconocimiento de dicha condición que conlleva, además del resarcimiento económico por vía administrativa, el todavía más esencial derecho a la memoria histórica", destaca la resolución.

"Tienen derecho a conocer la verdad, por lo que tienen legitimación aun cuando no exista sanción penal al haber quedado extinguida la responsabilidad" de los autores directos por su fallecimiento, precisa

La Sala reprocha también al juez instructor que la tramitación de la pieza separada que se abrió de fallecidos y de lesionados, no haya sido "lamentablemente" "sistemática", lo que ha impedido conocer "el verdadero número de personas lesionadas en los distintos escenarios, así como determinar el alcance de los perjuicios sufridos desde el momento en que faltan informes periciales forenses, tanto de lesionados extranjeros como de residentes en España".

"En cuanto a los daños materiales el olvido del juzgado ha sido absoluto, ningún ofrecimiento de acciones fuera del que se realizó por Mossos d'Esquadra en el atestado unido a la pieza de daños, ni se practicó tasación alguna", critican los magistrados.

Recuerda al respecto la Sala una sentencia del Supremo que dictaminó que en este tipo de procesos debe darse una "respuesta a la acción delictiva mediante la atribución de responsabilidad criminal individualizada a los autores y partícipes, con la consiguiente sanción en su caso,", además de suponer "el reconocimiento del dolor y del daño, casi siempre irreparables en su integridad, infligidos a las víctimas, a través de la condena penal y de las indemnizaciones pertinentes".

A este respecto, la sentencia señala que no existe base alguna para atribuir al Estado responsabilidad por la explosión del chalé de Alcanar en el que fabricaban explosivos, "único objeto del presente enjuiciamiento", precisa.

"Sucesos como los acontecidos deben llevar a extremar las medidas en todos los órdenes para evitar su repetición, pero no se atisba un actuar negligente de los cuerpos y fuerzas de seguridad que, aun de manera subsidiaria, comporte la responsabilidad del Estado", sostienen los magistrados.

La responsabilidad civil recae por tanto en los dos principales acusados, pero "no por su pertenencia a la célula terrorista" sino por ser autores "de los estragos y de las lesiones".

De este modo, ambos han sido condenados a indemnizar a 31 heridos en los atentados, entre ellos once mossos d'Esquadra en cantidades que oscilan entre los 200 y 30.000 euros por las lesiones y entre los 300 y 180.000 por las secuelas, ésta última se la concede a un agente autonómico con incapacidad permanente para su trabajo tras los atentados.EFE

Comentarios