lunes 16.12.2019
Olvidó a su hijo en el coche

La Policía ha dejado en libertad al padre al tratarse de un despiste

La Policía Nacional ha dejado en libertad al padre de la bebé de 21 meses que murió ayer en Madrid después de pasar horas en un coche, olvidada por su progenitor cuando la llevaba a la guardería

Imagen de archivo del Samur.
Imagen de archivo del Samur.

Los padres de la bebé, que tienen otros tres hijos mayores, se encontraban ayer en estado de shock y los agentes no pudieron tomarle declaración hasta última hora de ayer por la tarde. El hombre estaba destrozado y tuvo que recibir atención psicológica.

El coche estaba aparcado en el distrito madrileño de Hortaleza, en una zona no muy transitada. El coche tiene las lunas tintadas y la sillita del menor del 10 meses estaba en el asiento trasero colocada del revés, lo que imposibilitó que ninguna persona se percatase de que había un bebé en el interior del coche y pudiera dar aviso a la Policía.

El hombre prestó a última hora de ayer por la tarde declaración ante los agentes del grupo V de Homicidios y ha quedado hoy en libertad a la espera de que el juez le cite a declarar acusado de un homicidio imprudente, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

El hombre, tras dejar a sus tres hijos en el colegio, estaba convencido de haber dejado a su hija pequeña en la guardería, y se fue del coche convencido de que así lo había hecho.

El suceso ocurrió ayer en el distrito madrileño de Hortaleza, en el número 32 de la calle Ana de Austria, donde el hombre, de 43 años, dejó aparcado su coche, un monovolumen con los cristales tintados, lo cerró, se fue a trabajar y dejó a la pequeña dentro sin acordarse de que no la había dejado en la guardería.

Cuando la madre, de 39 años, fue en torno a las 15:00 horas a recogerla, los responsables del centro infantil le dijeron que la niña no había acudido a la guardería.

Fue entonces cuando la madre encontró a la niña en el coche que abrió con otro juego de llaves que tenía. De hecho, cuando llegaron los sanitarios del Samur-Protección Civil la pequeña ya estaba fuera del coche y había entrado en parada cardiorrespiratoria.

Los sanitarios intentaron reanimarla y durante 45 minutos le practicaron las maniobras correspondientes, pero solo pudieron confirmar el fallecimiento.

Un caso similar ocurrió el pasado mes de agosto en Manacor, Mallorca, donde murió una bebé de 10 meses por un fuerte golpe de calor después de que su abuelo la dejara olvidada en el coche unas ocho horas.

En julio de 2009 murió un niño de tres años en la localidad de Leioa (Vizcaya) después de que su madre también se olvidara de dejarlo en la guardería. El pequeño se quedó dentro del coche mientras ella iba a trabajar.

En el verano de 2008 se sucedieron en pocos días dos casos similares: el 18 de julio un niño de dos años murió por deshidratación en Sevilla y el 31 de julio un bebé de tan sólo 25 días falleció en el maletero de un coche en Olot (Gerona), al parecer por un descuido del padre, que introdujo la canastilla en el vehículo sin percatarse de que dentro estaba el pequeño.

En 2007 había fallecido una niña de 21 meses en el interior de un coche cerrado en Jávea (Alicante).