martes 26/1/21

Osakidetza indemnizará con 478.175 € a la familia de un muerto por cáncer

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha condenado al Servicio Vasco de Salud, Osakidetza, a indemnizar con 478.175 euros, más los correspondientes intereses legales, a la familia de un paciente guipuzcoano aquejado de un adenocarcinoma de próstata con metástasis óseas que murió tras "un error de diagnóstico claro"

En una sentencia a la que ha tenido acceso efe, el TSJPV confirma así una resolución previa del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Vitoria, también favorable a la viuda y a los hijos del finado, representados en este caso por la letrada Larraitz Ugarte, y que había sido recurrida por Osakidetza.

Los allegados del fallecido mantenían que su familiar se había visto abocado a "una pérdida de oportunidad curativa o de una mayor esperanza de vida" pues, desde que en 2012 le fue descubierta una hipertrofia prostática, "no se le realizó ningún seguimiento hasta 2015, cuando ya le detectaron las metástasis óseas y su enfermedad tenía un pronóstico muy negativo".

El documento judicial aclara que en este caso Osakidetza no discutía "la existencia de una responsabilidad patrimonial, sino únicamente la cuantificación del daño" en las indemnizaciones económicas a percibir por la familia.

A tenor de lo expuesto por los peritos del caso, el TSJPV considera ahora acreditado que la curación del enfermo "no era posible", dada la "especial agresividad y resistencia" de su cáncer "a los tratamientos disponibles", aunque el paciente sí disponía de "una franja de posibilidad de supervivencia de entre nueve y diez años" desde que en 2012 le fue descubierta la hipertrofia prostática.

"Teniendo en cuenta que falleció en el año 2018, se ha disminuido su esperanza vital en cuatro años" y "ello debe imputarse al retraso diagnóstico", porque "a nadie se le escapa que, si se hubiera detectado el cáncer en un estado inicial" y se hubiera iniciado el tratamiento "cuanto antes", el avance del tumor se habría ralentizado sin llegar a una "metástasis masiva en tres años, como ocurrió en este caso", explica la sentencia.

"El error médico reconocido por la Administración -añade- se produjo desde el momento en el que, constatada la hipertrofia prostática, no se pautó ningún seguimiento ni prueba adicional que permitiera un diagnóstico precoz del cáncer y evitar la metástasis generalizada que acabó con la muerte del paciente", al que finalmente sólo se le pudo ofrecer ya un tratamiento "meramente paliativo, sin esperanzas de curación".

Un contexto en el que el enfermo sufrió "un deterioro temprano" de su estado general "con notables padecimientos físicos y psicológicos", describe la sentencia, que recuerda que el afectado murió una vez iniciado ya este proceso judicial.

"La sala entiende que se produjo un error diagnóstico claro. Está acreditada la falta de seguimiento y retraso de diagnóstico" así como la "gravedad" del "padecimiento" del afectado", indica la resolución del TSJPV, que entiende que el enfermo "perdió" de esta manera "la posibilidad de alargar su vida".

"Por consiguiente, la Administración sanitaria provocó una pérdida de oportunidad de haber evitado el fallecimiento temprano del paciente, lo que genera un derecho al resarcimiento por responsabilidad patrimonial de Osakidetza en favor de la viuda y los hijos" del fallecido, insiste el TSJPV que da por buena la compensación de 478.175 euros, más los intereses devengados, fijada en primera instancia por el Juzgado de Vitoria por la muerte del enfermo y el "dolor" padecido. EFE

Comentarios