sábado 19/9/20

Once años de prisión por abusar de la hija de su pareja entre 2006 y 2014

La Audiencia de Alicante ha condenado a once años y un día de prisión a un hombre por abusar sexualmente de la hija de su compañera sentimental desde que ella tenía 6 años, entre 2006 y 2014, según la sentencia dada a conocer este miércoles

Once años de prisión por abusar de la hija de su pareja entre 2006 y 2014

Los hechos se produjeron en el domicilio del municipio alicantino de Callosa d’En Sarrià, en el que el ahora condenado, de 40 años y nacionalidad ecuatoriana, residía junto a su pareja y la hija de ella.

La sección tercera de la Audiencia de Alicante considera probado que el acusado se introducía en la cama de la menor, “guiado por el deseo de satisfacer su ánimo libidinoso,” para realizarle “tocamientos en el pecho y en el resto del cuerpo”, señala el fallo.

Dichos episodios se agravaron desde que la víctima tuvo 11 años, cuando esos tocamientos dieron paso a “penetraciones por vía vaginal” hasta que cumplió los 14 años.

El tribunal estima que la víctima relató en el juicio los abusos sufridos “de una manera convincente” al detallar que los tocamientos se producían “cuando su madre se ausentaba" de la casa por motivos laborales.

De acuerdo con la versión de la menor, el acusado comenzó a penetrarla “siempre que podía” en cuanto ella cumplió los 11 años. También aseguró que él le decía que "si contaba tales hechos a su madre, le haría daño".

El tribunal señala que la declaración de la niña fue ratificada por el testimonio de su madre y por los informes elaborados por los peritos, en los que se concluye que “su testimonio resultaba creíble” y que “padecía una afectación psicológica” por el que se le recomendó que asistiera a sesiones de terapia.

El acusado, por su parte, se acogió a su derecho a no declarar en el juicio, como tampoco lo hizo durante el proceso de instrucción. Según la resolución judicial, tan solo manifestó en sede policial que los hechos por los que se le acusaba no eran ciertos.

Además de ser condenado una pena de once años y un día de cárcel, el procesado deberá pagar una indemnización de 12.000 euros en concepto de daños morales ocasionados a la menor.

Comentarios