viernes 14/5/21

Un juez declara nulo el desahucio erróneo de una anciana de 97 años

Por otro lado, la defensa de la familia está ultimando otra denuncia, en este caso civil, para reclamar una indemnización "por los bienes sustraídos y el daño moral"

El juzgado de instrucción número 8 de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha declarado nula el acta de lanzamiento del piso de Rosario, la anciana de 97 años desahuciada por error, y ordena la devolución de los bienes y objetos personales que había en el inmueble y que desaparecieron.

Asimismo, la denuncia penal por los delitos de prevaricación, robo, hurto y allanamiento de morada, entre otros, que presentó la familia hace unas semanas ha sido admitida a trámite, según ha explicado este lunes a Efe el abogado de Rosario, Jesús Rodríguez.

El abogado ha detallado que "en muy breve" van a solicitar que se haga efectiva la orden del juez de retornar los enseres sustraídos.

"Vamos a ver si la propiedad nos sigue eludiendo en la obligación de recuperar y devolver las pertenencias de mi representada", ha remarcado el abogado de la familia, que dos meses después del desahucio erróneo sigue denunciando la poca colaboración del titular del piso.

Por otro lado, la defensa de la familia está ultimando otra denuncia, en este caso civil, para reclamar una indemnización "por los bienes sustraídos y el daño moral".

Según el abogado, la propiedad "intenta eludir su responsabilidad por activa y por pasiva" y ha subrayado: "Tenemos claro es que lo único que nos queda es el auxilio judicial".

El pasado 19 de febrero, mientras la anciana pasaba unos días en casa de su hijo, una comitiva judicial acompañada de un representante de la propiedad desahució el piso, situado en el sobreático primera del edificio, cuando realmente la orden de lanzamiento era para el ático primera.

Después de este error, reconocido por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Rosario pudo recuperar el piso, pero había sido vaciado y gran parte de los bienes de valor de la vivienda, así como sus objetos personales, como el libro de memorias que estaba escribiendo, fotos de su boda o un cuadro de su difunto marido, ya no estaban.

Comentarios