sábado 27/11/21

Un hombre cae de un barco en medio del Pacífico y sobrevive 14 horas agarrado a una boya

Después de luchar por mantenerse a flote hasta que salió el sol, Perevertilov percibió una mancha negra en el horizonte y decidió nadar hacia ella

oceano-mar

Vidam Perevertilov,  marinero que cayó por la borda sobrevivió aferrándose a un "pedazo de basura marina", sobrevivió 14 horas en el agua después de caer del carguero al Océano Pacífico a primera hora de la mañana. reveló su hijo.

El hombre de 52 años, que no llevaba chaleco salvavidas, atribuye su decisión  de nadar hacia un "punto negro" a varios kilómetros y poder así salvar su vida. Una vez que llegó al objeto que había visto a lo lejos en el mar, resultó ser una boya de pesca, a la que se agarró hasta que le rescataran.

"Parecía unos 20 años mayor y muy cansado, pero estaba vivo", dijo su hijo Marat al programa de noticias de Nueva Zelanda Stuff . Perevertilov es ingeniero jefe lituano del barco Silver Supporter, que estaba realizando un recorrido para suministro de materias primas, entre el puerto de Tauranga de Nueva Zelanda y el aislado territorio británico de Pitcairn.

La caída al al mar, se produjo después en la sala de máquinas para bombear combustible, se sintió "acalorado y mareado", dijo su hijo. Más tarde salió a cubierta para tomar aire,  alrededor de las 04:00 de la mañana del 16 de febrero, antes de caer.

Marat, quien pudo informarse de los detalles de la historia de supervivencia de su padre a través de mensajes de chat, cree que pudo haberse desmayado, ya que no recuerda haberlo hecho. Sin darse cuenta de que un hombre había caído por la borda, el barco zarpó.

Después de luchar por mantenerse a flote hasta que salió el sol, Perevertilov percibió una mancha negra en el horizonte y decidió nadar hacia ella.

"No estaba anclado a nada ni a un barco, era solo un pedazo de basura marina", dijo Marat sobre la boya de pesca abandonada.

La tripulación del barco tardó unas seis horas en darse cuenta de que faltaba su ingeniero, momento en el que el capitán dio la vuelta al barco.

Según los informes, la tripulación determinó su ubicación aproximada mirando los registros de trabajo del Sr. Perevertilov, que mostraban que estaba a bordo por última vez a las 4 a.m. Las coordenadas del barco en ese momento estaban a unas 400 millas náuticas al sur de las Islas Australes de la Polinesia Francesa.

A continuación, se enviaron por radio mensajes de socorro a los barcos de la zona. Los aviones de la Armada francesa se unieron a la búsqueda desde Tahití y el servicio meteorológico de Francia estudió los vientos para calcular posibles patrones de deriva.

Comentarios