Martes 16.10.2018
Segunda huida

Dos presos peligrosos se fugan en quince días durante sus permisos

El preso Santiago Izquierdo Trancho, que cumplía una condena de tres años por tres delitos de robo con fuerza, se fugó el pasado lunes de la cárcel de Mansilla de las Mulas (León) aprovechando un permiso penitenciario

Preso fugado de la cárcel de León
Preso fugado de la cárcel de León

Es el segundo preso fugado en quince días durante permisos penitenciarios. Según  la Delegación del Gobierno  el último es un convicto conocido por su amplio historial delictivo, con delitos por los que llegó a sumar 138 años de cárcel, pero que ahora cumplía una pena por tres delitos de robo.

El suceso se produjo el lunes después de que el preso obtuviese un permiso judicial similar al tercer grado al haber cumplido un cuarto de su última condena por la que se encontraba interno en esta prisión. 

Se trata del artículo 100.2, que introduce el llamado principio de flexibilidad y concede un régimen de autogobierno de unas pocas horas.

En el caso de Santiago Izquierdo Trancho, se le concedió la libertad temporal para trasladarse de la prisión de Villahierro de Mansilla de las Mulas, en la que cumplía condena, al Centro de Inserción Social (CIS) Jesús Haddad Blanco de León.

Aprovechando estas horas en régimen de autogobierno, el preso abandonó la cárcel pero no ingresó en el CIS, han confirmado las mismas fuentes. 

Es el segundo preso que se fuga en las últimas semanas de cárceles españoles durante sus permisos penitenciarios  El primero fue Guillermo Fernández Bueno de la cárcel de Dueso en Santander. Huyó con su pareja, una educadora social a la que había conocido en la cárcel, y fue detenido 10 días después en la frontera entre Senegal y Gambia

Santiago Izquierdo Trancho es un recluso conocido por haber cumplido en distintas cárceles españolas varios años de condena desde la década de los ochenta por distintos delitos como asesinato, secuestro de funcionarios, intentos de evasión, desacato, agresión, amenazas y robos, por los que llegó a sumar una condena de 138 años de prisión.