lunes 20/9/21

El fuego desatado en Queralt avanza sin control y crea "situación crítica"

 El incendio forestal desatado ayer en el municipio tarraconense de Santa Coloma de Queralt avanza sin control 

E7Gdq6FWEAQgDqB.jpeg

 El incendio forestal desatado ayer en el municipio tarraconense de Santa Coloma de Queralt avanza sin control por la comarca de Conca de Barberà y la barcelonesa de Anoia, donde ha generado "una situación crítica" que, previsiblemente, no mejorará hasta la noche y cuya evolución dependerá del viento.

El incendio ha quemado, hasta el momento, más de 1.200 hectáreas forestales y de cultivo, pero su evolución compromete hasta un total de 5.000 si el viento, que soplará de sur, rompe el flanco izquierdo y la cabeza del fuego avanza hacia el norte, en dirección al núcleo de Sant Martí de Tous, según los Bombers de la Generalitat.

Las llamas avanzan con un frente de diez kilómetros y una cabeza muy activa de dos kilómetros.

En la zona trabajan en estos momentos 331 bomberos con 138 dotaciones, de las que 50 son camiones de agua, además de 26 unidades, con cuarenta personas, de la Unidad Militar de Emergencias (UME) llegadas desde Zaragoza, entre otros efectivos de diversos cuerpos de emergencias.

Los trabajos sobre el terreno cuentan con la ayuda de una quincena de medios aéreos, de los que nueve los ha enviado el Ministerio de Transición Ecológica.

Los equipos de emergencias han desalojado hasta el momento 82 personas de varios municipios, así como un número aún indeterminado de habitantes de masías aisladas de la zona.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, quien esta mañana ha hablado con el presidente Pedro Sánchez sobre esta catástrofe ecológica, ha hecho un encarecido llamamiento a toda la población para que evite toda actividad en el medio natural de Cataluña y, con ello, evitar nuevos incendios que requieran desplazar medios y efectivos, que ahora se destinan a este incendio que avanza entre las provincias de Tarragona y Barcelona.

David Borrell, inspector jefe de los Bomberos de la Generalitat, ha explicado que el fuego avanza sin control y en ocasiones con episodios "violentos en algunos momentos".

Borrell ha indicado que el viento que soplará esta tarde sobre la zona hace temer a los efectivos que no podrán comenzar a dominar las llamas, como pronto, hasta las nueve de la noche.

"Trabajamos para estabilizarlo. Trabajaremos esta tarde, pero no será fácil", ha lamentado Borrell, quien ha afirmado que "el escenario es crítico en las próximas horas".

Ante el escenario de que las llamas alcancen Sant Martí de Tous, de unos 1.200 habitantes, los bomberos han guardado un retén de doce camiones de agua para proteger a la población, dispositivo al que se suman efectivos de los Mossos.

Aragonés ha recordado que, en los pasados días, las autoridades ya alertaron de que este fin de semana era de alto riesgo de incendios forestales, por lo que tomaron medidas, pero ha incidido en que los fuegos "se apagan en invierno", por lo que ha propuesto estudiar tras el verano la implantación de nuevas políticas de gestión forestal en todo el territorio catalán. "Cataluña tienen un reto", ha destacado.

Respecto de la ayuda pedida al Gobierno central, el presidente catalán ha agradecido la ya enviado y ha adelantado que se pedirá "la que haga falta en cada momento".

El incendio forestal ha quemado, hasta el momento, 1.228 hectáreas, de las que 1.052 corresponden al municipio barcelonés de Bellprat. La última actualización del Cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat señala que, de momento, del terreno afectado, 876 hectáreas son forestales; 347, agrícolas; y 5, urbanas.

Del total de hectáreas afectadas, 796 se encuentran dentro del Espacio Natural Protegido del Sistema Prelitoral Central.

Por otro lado, los bomberos han dado por estabilizado esta mañana el incendio que comenzó también ayer en Ventalló, en la comarca gerundense del Alt Empordà, y que también ha afectado al municipio de Vilopriu. En este fuego han quedado afectadas 52 hectáreas, en su mayoría de masa forestal.

El incendio que arde desde el jueves en el parque natural de Montgrí (Girona), por su parte, está controlado y los bomberos trabajan para lograr extinguirlo totalmente tras afectar cerca de un centenar de hectáreas. 

Comentarios