martes 20/4/21

Estrella Digital

El fiscal pide 5 años de cárcel por una doble agresión racista en Barcelona

El fiscal de delitos de odio pide cinco años de prisión para un experto en artes marciales que en enero de 2020 agredió y lesionó a dos inmigrantes en Barcelona y les insultó al grito de "negro de mierda", llevado por su "aversión" hacia ambos, a los que aborrece y no tolera por su origen

agresion racista

En su escrito, el fiscal atribuye al acusado, M.G.S., un delito de lesiones, por provocar un traumatismo craneoencefálico a una de las víctimas, de origen senegalés, y un delito de lesiones leve por romper el labio al otro, de ascendencia marroquí, en ambos casos con la agravante de discriminación por su origen y por abuso de superioridad.

Según el ministerio público, la "aversión" que el acusado siente hacia el color de piel, los rasgos faciales y el origen de las víctimas provocó que la emprendiera contra ellos el 7 de enero de 2020, tratando de ofenderles "para hacerles patente que no eran dignos de su respeto y consideración por los colectivos que representan".

B.M., de origen senegalés, y R.H., marroquí, caminaban por la calle Garcilaso de Barcelona el mediodía del 7 de enero del pasado año cuando se les acercó el acusado en busca de brega porque "aborrece y no tolera" sus orígenes, según el fiscal.

A B.M. le propinó dos puñetazos y un fuerte rodillazo en la cara, mientras que a R.H., que intentó salir en defensa de su compañero, le dio un puñetazo en la mejilla que le partió el labio.

Ambos intentaron huir, ante lo que el acusado les amenazó al grito de: "Ahora la habéis cagado, estáis muertos", momento en que R.H. se resbaló y cayó al suelo, cuando arrojaba una botella al atacante para disuadirle, lo que el atacante aprovechó para propinarle varias patadas en la cabeza, que lo dejaron inconsciente.

El fiscal resalta que el acusado es un experto en artes marciales, por lo que ese día se aprovechó de ello para disminuir la posibilidad de defensa de sus víctimas, motivo por el que le atribuye la agravante de superioridad, además de la de odio por discriminación por su origen.

En su escrito, el ministerio público solicita, además de una pena de cinco años de cárcel, que el acusado pague una multa de 720 euros y que indemnice a R.H. con 31.000 euros por las lesiones sufridas y secuelas y a ambos con mil euros por el daño moral que les causó.

Además, pide que se imponga al acusado una orden de alejamiento de mil metros durante siete años respecto de R.H. y de seis meses respecto de B.M. EFE

Comentarios