lunes 27/9/21

La familia a la que se entregó un cadáver equivocado recibe el de su familiar

La familia de una mujer fallecida por coronavirus a la que se entregó por "un error humano" las cenizas de un hombre muerto por la misma causa recibirá este lunes el cadáver de su familiar para su incineración, mientras el Instituto de Medicina Legal de Madrid ha abierto una investigación sobre lo ocurrido

urna funeraria cenizas

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, lo ha indicado tras presidir una nueva reunión telemática del Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (Platercam), donde se han abordado la situación de los incendios forestales en la región, las previsiones meteorológicas y el seguimiento de la pandemia.

López ha explicado que se ha abierto una investigación en el Instituto de Medicina Legal de Madrid (que recibió ambos cadáveres) para esclarecer este asunto, que ya está judicializado.

El consejero, no obstante, ha felicitado al instituto porque sus protocolos de seguridad han funcionado "a la perfección" ante "un error humano que ha provocado una entrega de un cadáver a una familia que no era el cadáver de su familiar y que se detectó en menos de veinticuatro horas".

"En los últimos años, desde el Instituto de Medicina Legal se han entregado más de 35.000 cadáveres y sucesos de este tipo se han producido en tres ocasiones, la última esta, y siempre se ha solventado gracias a esos excelentes protocolos de seguridad que han funcionado y seguirán funcionando", ha subrayado.

Por ello, ha hecho una llamada a la tranquilidad de la sociedad madrileña y ha insistido en que "hay unos excelentes profesionales al frente del Instituto de Medicina Legal y que los protocolos de seguridad funcionan".

El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Madrid informó el pasado jueves, 19 de agosto, a la familia de M.S.B., una mujer de 65 años, de que las cenizas que habían recibido no eran suyas sino de J.S.M., un hombre de 75 años incinerado en su lugar por error.

Los cadáveres de ambos, en estado de descomposición y fallecidos por COVID-19, ingresaron el 4 de agosto en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses para la práctica de las correspondientes autopsias, en los dos casos a instancias del Juzgado de Instrucción número 24 de Madrid, según confirmaron a Efe fuentes del instituto y de la Comunidad de Madrid.

El 5 de agosto, el Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid, en funciones de guardia, envió un oficio al Instituto para poner el cadáver de la mujer a disposición de la familia para que fuera incinerado en Alcobendas.

Pero un día después, el 6 de agosto, en vez del cadáver de la mujer se entregó el del hombre por una cadena de errores de un trabajador del instituto, de la empresa funeraria, así como del médico forense y del auxiliar que le practicaron una técnica tanatológica de conservación temporal.

El tanatorio Parcesa de Alcobendas confirmó a Efe que el 6 de agosto fue incinerado el cuerpo de una mujer, M.S.B., aunque en realidad se trataba de los restos mortales de un hombre, J.S.M.

La familia de la mujer fallecida entregó a la Policía Judicial el viernes 20 de agosto las cenizas del hombre para su traslado al Instituto de Medicina Legal, tras ser informada del error, y este lunes recibirá el cadáver de su familiar para su incineración, que mientras tanto ha estado en una cámara frigorífica en el centro, dependiente de la Comunidad de Madrid.

En declaraciones a Efe, la hija de la fallecida anunció que emprenderá acciones legales y que pedirá indemnización por daños morales. EFE

 

Comentarios