Sábado 22.09.2018
Violencia de género

Su padre pudo viajar a Francia para defenderla y el agresor los mató a todos

Los vecinos y compañeros de la familia de Pilas asesinada en Pau (Francia) están convencidos de que el padre acudió en su ayuda. Manuela Morales acababa de denunciar por malos tratos a su marido, un francés de origen marroquí de 32 años. Lo mató a todos: a su esposa, a su hijo de 2 años y a sus suegros. Luego, se suicidó   

 

Manuela Morales y su marido, el presunto asesino de su familia en Pau (Francia)
Manuela Morales y su marido, el presunto asesino de su familia en Pau (Francia)

Se había refugiado unos días en casa de una amiga con su hijo de 2 años. Tenían problemas. Según los compañeros del colegio en el que daba clases la mujer su marido era celoso. Cuando su padre, al que estaba muy unida, llegó a Pau (Francia), probablemente para socorrerla, ella volvió a la casa. Quizá eso precipitó el desenlace. El marido de Manuela acabó con la vida de todos, prendió fuego a la casa y se cortó las venas.

Cuatro de los cinco fallecidos en lo que parece ser un nuevo caso de violencia machista son originarios de Sevilla, de las localidades de Pilas y Arahal.

Manuela, de 36 años, se casó con su pareja, Badr, hace 12 años. Él no tiene antecedentes policiales.

Manuela y su marido, el presunto asesino, que se ha quitado la vida

Una amiga del instituto en el que trabajaba ha escrito este mensaje en su página de Facebook: "Me había contado cosas pero no pensaba que era hasta este punto. Estoy destrozada porque la queríamos mucho y siempre era muy alegre cuando llegaba al instituto. Su página en esta red social está llena de fotos con su marido y con su padre, con el que compartía viajes y al que se sentía muy unida.

Manuela y su padre, también asesinado, posan juntos

La investigación apunta a que el marido de Manuela mató a los otros tres y, posteriormente, se suicidó, mientras que el menor falleció a causa del incendio, ya que no presentaba heridas externas.

Las llamas obligaron a evacuar a los 27 habitantes del edificio, que fueron provisionalmente albergados en dependencias municipales.

Según el relato de algunos vecinos a medios locales, la familia se había trasladado a esa vivienda hace un año, después de que la mujer encontrara en la ciudad un trabajo en la docencia.