miércoles 22/9/21

Un error humano, detrás del intercambio de dos bebés en Logroño hace 19 años

El intercambio de dos bebés en el año 2002 en el antiguo Hospital San Millán de Logroño. ¿Fue un error humano según afirma la consejera de Salud de La Rioja, Sara Alba o una negligencia como asegura el abogado de una de las partes?

ACCIDENTE BEBE

En un encuentro informativo, la consejera ha explicado que no se ha podido concluir quién fue el autor de ese error humano dado que "los sistemas de identificación con los que se contaba antes no estaban con tanto detalle como ahora".

Este caso se remonta a 2002, cuando dos niñas nacieron el mismo día en el Hospital San Millán de la capital riojana, que ya no existe. Ambas precisaron estar en incubadora, tras lo que cada una de ellas fue entregada a los padres de la otra, según ha avanzado este martes el diario La Rioja.

En 2017, la abuela de una de las niñas interpuso una demanda de alimentos contra el padre de su nieta, a lo que este se negó al decir que no era su hija. El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Logroño ordenó entonces una prueba de ADN, que confirmó que el hombre no era el padre biológico.

También se constató que esta niña, que entonces tenía 15 años, tampoco tenía una relación genética con la que consideraba su madre, y en 2018 reclamó la averiguación de su identificación con arreglo al principio de veracidad biológica.

Hace tres años falleció la supuesta madre biológica de esta niña y aún se está pendiente de conocer el resultado de la prueba de ADN realizada, en enero pasado, a su supuesto padre biológico.

Este caso se judicializó durante la legislatura pasada, ha explicado Alba, quien ha confirmado que su consejería está "profundamente volcada en resolver la reclamación patrimonial solicitada y con absoluto respeto a los procedimientos judiciales y con la máxima colaboración con la Justicia".

Ha recordado que "hay un procedimiento administrativo de reclamación patrimonial, que está suspendido porque el judicial tiene prioridad", por lo que, "hasta que no acabe el judicial, no se podrá resolver el administrativo".

"Estamos a disposición de la familia para dar el apoyo necesario que pueda necesitar, manteniendo la confidencialidad y el respeto que requieren este tipo de situaciones", ha insistido.

La Consejería de Salud, en estos momentos, "garantiza que esta situación no puede volver a suceder", ha resaltado, dado que "han cambiado los sistemas de identificación en estos años y los procedimientos son seguros y fiables".

Ha transmitido un mensaje de tranquilidad a la población pues en 2002 se realizaba una ficha personal con huella digital que luego se modificó con huella plantar. En la actualidad se utiliza una muestra de sangre del cordón umbilical.

"Es importante destacar que estos procedimientos actuales permiten afirmar que sería imposible que algo así, a día de hoy, volviera a ocurrir", ha reiterado.

Por otro lado el abogado de una de las dos bebés intercambiadas, José Sáez Morga, ha dicho que se trata de "una negligencia enorme, que habla por sí sola" y por la que su clienta pide a la administración sanitaria riojana más tres millones de euros por "una responsabilidad patrimonial por daños morales".

"Esto lo que es, es un error manifiesto, enorme e inadmisible", ha incidido Sáez Morga, para quien "la seguridad es el error cero" y, en este caso, "también deberían de haberse cumplido una serie de atenciones que han dejado bastante que desear".

"El nombre de los responsables directos no nos afecta a nosotros, ni penalmente, dado el tiempo transcurrido", según el abogado, "ni nos va ni nos viene", ya que "la responsabilidad objetiva es de la Administración de la que dependían aquellas personas, cualesquiera que fueran sus identidades".

Sáez Morga denuncia que "esta chica tiene un daño moral inconmensurable, que afecta a la dignidad personal". "Se le ha privado de la presunta madre biológica, que, incluso, ha fallecido y no ha tenido ocasión de conocerla" -señala- así como "su derecho a ser educada y criada por sus padres biológicos, que tampoco se ha podido cumplir".

Según Sáez Morga, la segunda niña, que "se mantiene en el anonimato", no tiene intención de plantear acciones jurídicas y no se ha pronunciado sobre si las dos afectadas por este intercambio de bebés mantienen alguna relación.

"Estas niñas han nacido con cinco horas de diferencia, mi clienta nace posteriormente, pero hasta el día siguiente no se le da un número de historia clínica, de registro, que tienen 9 números posteriores a la primera", ha relatado.

Además, "curiosamente, resulta que la segunda que ha nacido es entregada a la madre que primero ha dado a luz. Parece ser, por estudios internos, que estas niñas neonatas, por bajo peso, pasan directamente a las incubadoras, sin contacto con las madres".

Ocuparon incubadoras consecutivas, números 1 y 2; y "allí habrían pasado teóricamente a las cunas 6 y 7, pero, por ejemplo, en las fichas se refleja, respecto a mi clienta, que tanto está en la 6 como está en la 7. Hay errores de bulto", ha insistido.

El Ministerio Fiscal inició un procedimiento para determinar la correcta afiliación y la corrección que se derive en los Registros Civiles y la jueza ordenó, en enero 2021, pruebas de ADN, cuyo resultado no se conoce, a los que pueden ser su padre y hermanos biológicos, dado que su supuesta madre biológica falleció.

Por otro lado, se ha iniciado un expediente de responsabilidad patrimonial contra la Consejería de Salud por daños morales, que, actualmente, "se ha suspendido, teóricamente por una mayor protección y tutela de los intereses", a la espera de esos últimos resultados de ADN, aunque cree que "no era necesario".

"Por los datos que ya hay y por los indicios más que elocuentes que existen, que no van a cambiar, el ADN no va a hacer más que confirmar, esperemos, las deducciones y, por la investigación interna del hospital, ya pueden deducirse con facilidad"

EFE

 

Comentarios