sábado 12/6/21

Cinco detenidos por tráfico de armas y drogas en Alicante y Murcia

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en las provincias de Alicante y de Murcia una organización criminal con la detención de cinco personas, cuatro de nacionalidad sueca y una española, que se dedicaban, presuntamente, al tráfico de armas y drogas y a la venta de terminales telefónicos encriptados, ha informado el cuerpo

armas y drogas

Los cinco arrestados, con edades comprendidas entre los 29 y 44 años, llegaron a raptar al hermano de un especialista en la adulteración de cocaína para obligarle a “cocinar” y cortar la droga, para, de esta manera, obtener un mayor beneficio económico.

La semana pasada se llevó a cabo el operativo antidroga con el apoyo de la Policía de Suecia, que culminó con la detención de los cinco miembros de la organización y la práctica de cinco registros domiciliarios.

Los agentes se incautaron de medio kilo de cocaína, 200 gramos de hachís, 32 botes y 200 pastillas de anabolizantes, una escopeta semiautomática sustraída en Granada, dos pistolas, un silenciador, 140 cartuchos, 8 teléfonos encriptados y 100 tarjetas móviles para el uso de estos teléfonos.

Además los agentes hallaron varias armas escondidas en un vehículo que utilizaban a modo de almacén.

La investigación, que se inició en el mes de julio de 2019 por parte de la Policía Nacional, ha contado con la colaboración de la Policía de Suecia, y comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la vuelta al tráfico de drogas de una organización criminal sueca, cuyo cabecilla ya había sido detenido en la localidad alicantina de Torrevieja en 2012 por el mismo motivo.

En aquel momento, se trataba de uno de los 30 fugitivos más buscados por la Interpol y estaba escondido en el municipio alicantino desde 2005.

En esta ocasión la organización se había asentado en la zona de Levante y podrían estar dedicándose a la introducción de cocaína, hachís y anabolizantes para su venta y distribución en España y en Suecia. Además, en esta ocasión, el grupo criminal también se dedicaba al tráfico de armas.

La organización había adquirido un locutorio desde el que distribuían terminales telefónicos encriptados tipo “encrochat” y tarjetas para estos terminales.

Comentarios