jueves 19/5/22

Los detenidos por apropiarse de donaciones para el cáncer niegan haber estafado nada

Los tres detenidos de la cúpula de la Fundación CIBI, acusados de estafar un millón de euros mediante el desvío de fondos recaudados por esta entidad benéfica para niños vulnerables con cáncer, han defendido su inocencia, convencidos de que se demostrará que no se han apropiado de donaciones

Los Mossos d'Esquadra detuvieron la semana pasada a la presidenta y a otros dos miembros de la dirección ejecutiva de la Fundación CIBI, en el marco de una investigación del juzgado de instrucción número 20 de Barcelona por un delito de estafa, para aclarar si desviaban las aportaciones recibidas, destinadas a obra social, para su propio beneficio, un esquema con el que se habrían embolsado casi un millón de euros.

En un comunicado, el despacho Molins Defensa Penal, en nombre y representación de los tres detenidos, ha alegado que desde el primer momento los arrestados han mostrado su "plena disposición" para colaborar con la justicia para aclarar los hechos, ya que tienen la "certeza" de que en el procedimiento se pondrá de manifiesto que no han cometido el delito del que se les acusa.

Los tres miembros de la cúpula detenidos, a los que el juez dejó en libertad tras su arresto, se muestran convencidos de que la investigación judicial demostrará que "en ningún caso" se han apropiado a título personal de las donaciones recibidas por la Fundación y que se han respetado los procedimientos y los fines para los que se constituyó esta entidad.

Los detenidos, miembros de la misma familia que la presidenta de la Fundación, están acusados de desviar fondos recaudados para apoyar a familias de menores con cáncer en situación de exclusión social.

El jefe de la unidad de investigación del barrio barcelonés de Sant Martí de los Mossos d'Esquadra, Xavier Pereta, explicó el pasado sábado que la entidad recaudó ese millón de euros en cuatro años a través de micro-donaciones depositadas en las 12.000 huchas que tenía repartidas en establecimientos de Cataluña y del resto de España.

Los detenidos, que supuestamente sustituían las huchas de otras fundaciones por las suyas, solo destinaron a ayudar a niños con cáncer o a sus familias unos 4.000 euros del millón recaudado, según Pereta.

La investigación, que ha contado con la colaboración del Protectorado de Fundaciones del Ministerio de Cultura y Deportes, comenzó en 2017 a raíz de las denuncias de varias fundaciones benéficas dedicadas a ayudar a niños con cáncer, que alertaron a la policía del funcionamiento "anómalo" de dicha entidad.

Los Mossos creen que la actividad ilícita comenzó cuando un clan familiar de origen venezolano constituyó la Fundación CIBI e inició una relación socio-comercial con otras asociaciones del mismo sector.

Esta fundación tenía repartidas por comercios de todo el país unas 12.300 huchas para recoger donativos con los que teóricamente llevaban a cabo las campañas de ayuda a niños con cáncer y a sus familias.

No obstante, la policía ha podido determinar que, entre 2017 y 2020, los investigados habrían recaudado cerca de un millón de euros en donaciones y aportaciones, de los cuales sólo destinaron 4.000 a obra social, es decir, el 0,47 % del total.

En el marco de la investigación, el lunes de la semana pasada se llevaron a cabo varias entradas y registros en domicilios y locales, entre ellos la sede de la fundación, así como las viviendas de los imputados, a excepción de uno, que se encuentra en paradero desconocido, probablemente fuera de la Unión Europea.

La magistrada instructora y la Fiscalía han decretado medidas cautelares sobre el patrimonio de la fundación, cuyas cuentas corrientes han sido bloqueadas, y se han suspendido sus actividades provisionalmente. EFE

Los detenidos por apropiarse de donaciones para el cáncer niegan haber estafado nada
Comentarios