jueves 21/10/21

Un conductor borracho y drogado mata a dos motoristas con su coche

Dos personas que circulaban en una moto a la altura de Lleida han muerto esta noche al ser arrolladas por un vehículo cuyo conductor estaba borrado y drogado 

Accidente conductor borracho  (1)

Dos personas que circulaban en una moto a la altura de Lleida han muerto esta noche al ser arrolladas por un vehículo cuyo conductor estaba borrado y drogado y que fue detenido a dos kilómetros del lugar del suceso tras darse a la fuga.

Los Mossos han informado este sábado en un comunicado de que el suceso ha tenido lugar sobre las once de la noche en la autovía A-22, a la altura de Lleida.

Sobre esa hora, una patrulla de los Mossos que hacía labores de seguridad ciudadana se encontraba en una gasolinera ubicada en la N-240, paralela a la autovía, donde observaron cómo un vehículo circulaba por la A-22 en sentido Lleida a muy poca velocidad y con un ruido compatible con un pinchazo en una rueda.

Los mossos accedieron entonces a la autovía y pararon el vehículo en el Camí del Romànic. Una vez estacionado, comprobaron que el coche presentaba un fuerte golpe en la parte delantera, le faltaba la matrícula y el parachoques, y tenía una rueda pinchada.

Los agentes comprobaron también que en el vehículo sólo viajaba el conductor, que presentaba síntomas evidentes de ir bajo los efectos de alguna sustancia.

Efectivos de la unidad policial de Trànsit practicaron al conductor las correspondientes pruebas, que detectaron una tasa de alcoholemia de 0,83 miligramos por litro, tres veces más de lo permitido, así como el consumo de algún tipo de droga.

Mientras se realizaban estas gestiones, un conductor se paró en el lugar y les explicó que en la autovía A-22, a unos dos kilómetros, se había producido un accidente.

Al llegar al lugar indicado, los policías encontraron dos personas muertas y restos de su motocicleta. También hallaron la matrícula del vehículo que se había dado a la fuga.

Las primeras hipótesis del caso apuntan a que el conductor habría provocado el accidente mortal y después habría seguido la marcha durante un par de kilómetros, hasta que fue interceptado por los Mossos.

El detenido es un hombre de 38 años, nacionalidad española y vecino de Lleida, al que se le imputan dos homicidios por imprudencia grave, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, y omisión del deber de socorro.

Las víctimas mortales son J.L.M., un hombre de 41 años, y M.M.F, una mujer de 39, los dos vecinos de Lleida.

El detenido pasará en las próximas horas a disposición del juzgado de guardia de Lleida.

En este suceso intervinieron, además de las patrullas de los Mossos, tres dotaciones de Bomberos y tres ambulancias y un equipo de asistencia psicológica del Sistema de Emergencias Médicas (SEM). 

Comentarios